Round one… fight!

Te mueves menos que la clasificación del torneo de Yomi…

Esta frase se estaba poniendo de moda últimamente entre los simios, y no faltaban motivos… no recuerdo cuando fue la última vez que se jugo una partida a este magnífico juego. Pero antes o después, todo llega. En el último lunes a dos, Lum (Franmoli) se enfrento a el golem de piedra (yo) y salió brutalmente apalizado.

🙂

Jokin, ya puedes actualizar la clasificación.

El ganador del combate

¿Cómo va a ganar con la cara de buenazo que tiene?

La verdad es que el Yomi me encanta. Lo compramos en Mollina el año pasado y no me arrepiento, sólo tiene un defecto, no es ni un filler, ni un juego serio. Está a medio camino y eso lo deja un poco cojo. Hace falta un cierto tiempo y una cierta atención para disfrutar una partida, pero tampoco es para pasarte una tarde entera pegándote galletas (mi época del Magic ya pasó…).

Para el que no lo conozca, Yomi es un juego que intenta simular esas partidas míticas del Street Fighter 2, y para mi humilde gusto, lo consigue muy bien. El diseñado, David Sirling es uno de los campeones mundiales de este tipo de videojuegos y además ha diseñado varios de ellos, incluyendo una de las últimas versiones del Street Fighter. Es un gurú que ha escrito hasta un libro sobre el concepto de jugar para ganar y de ser un scrub/noob, algo así como un novato/llorica/nenaza. No se muy bien como traducirlo. El artículo no tiene desperdicio y me recuerda mis momentos más cyberadicto, en aquellos años en los que para jugar al Counter Strike, tenías que gastarte tus eurillos en un cybercafé.

¿Realmente tiene algo que ver el Yomi con los videojuegos de lucha? Yo creo que sí. El juego tiene mucha alma, y si te gusta el tema, lo vas a disfrutar seguro. Es un piedra-papel-tijeras pero con galletas y alma. En cada turno del combate, cada jugador hace un movimiento (juega una carta) que puede ser atacar, lanzar (hacer una llave), esquivar o parar. El ataque gana a lanzar que gana a la esquiva y a la parada que ganan al ataque. En caso de empate, el ataque/lanzamiento más rápido gana. Cada movimiento hace daño o te deja robar cartas y gana el primero que le quite la vida a su oponente. ¿Queda más o menos claro? Supongo que no 😛

Cada luchador es diferente. Sus movimientos son diferentes en su velocidad, su daño, su distribución y sus golpes especiales. Por ejemplo, Garus Rook, el golem, no puede esquivar, pero tiene los mejores movimientos de lanzar (en relación daño/velocidad). Con estas diferencias, cada luchador juega de forma diferente, y aprender cual es la estrategia de cada uno de ellos es interesante (si tienes suficiente tiempo…).

¿Merece la pena los 18 euros que cuesta cada baraja? Sin duda, más teniendo en cuenta que puedes comprarte una sola baraja para jugar con tus amigos. En todo caso, si alguno lo queréis probar, se puede jugar gratis por internet contra el ordenador.

A parte del Yomi, creo recordar que jugamos otro maravilloso Command and Colors Napoleonics. Otro juegazo. Esta vez Franmoli me destrozó con sus gabachos. Es nuestra segunda partida y las impresiones siguen siendo muy buenas. El cambio de reglas que hace que el número de dados que tira cada unidad dependa del número de bloques que le quedan, cambia el juego completamente con respecto al Memoir o al Ancients. ¿Mejor o peor? Ni una cosa ni otra. Simplemente las tácticas son un poco diferentes.

La verdad es que es bonito el juego

El lunes que viene, más.

El espíritu del guerrero: Clasificación Yomi Simiesco

Tras la reunión extraordinaria del Comité de deportes agresivos el pasado miércoles 7 de septiembre de 2011, se aprobaron las bases del reglamento general que regirá la clasificación de los luchadores simiescos de Yomi profesional.

A falta de concretar ciertos detalles de menor importancia, el Comité acordó instaurar un sistema Suma 0 en base 4, al que aplicar el modificador correspondiente en función de los grandes eventos anuales.

Para que nos entendamos:

Cada participante entra en la clasificación con 100 puntos.

En cada partida de Yomi habrá en juego cuatro puntos a repartir en función en función del orden en la tabla previo a la partida.
Si el ganador está por encima de la tabla, se llevará un punto, y el adversario perderá otro. (Se supone que es lo esperable, que el mejor gane al peor. Poca recompensa).
Si en cambio el jugador peor clasificado es el vencedor, se llevará 3 puntos y el mejor clasificado perderá otros tantos. (Más honor para el que va por debajo, más vergüenza para el que se ve desbordado).
En caso de compartir puesto en la clasificación, serán dos los puntos que se ganen o pierdan.

Posición del ganador
Posición
del
perdedor
     ⬆      ⬇
    ⬆    ±2ptos    ±3ptos
    ⬇    ±1ptos    ±2ptos

«Si yo estoy por encima de ti y te gano, gano un punto. Pero si pierdo, perderé tres».

Base cuatro porque los puntos que ganaría respectivamente cada adversario (uno más tres o dos más dos) suman cuatro.
Suma cero porque los puntos que se lleva el ganador los pierde el rival. Así el total de puntos en juego en el torneo es siempre el mismo: 100xNº de participantes.

<Addenda> La regla Haciendo sangre:
En caso de victorias por más de 40 puntos de vida de diferencia, se ganará y perderá un punto adicional.

Este sencillo sistema de clasificación permite la realización de torneos especiales (como el Gran Torneo Anual del Pollo Gañán) con mayores recompensas mediante la multiplicación por dos o por tres de los puntos en juego, sin alterar el total de puntos del torneo ni requerir cálculos complejos.