¡¡¡Muchas gracias simios!!!!!

Imagen

 

Sirva este post para agradecer de manera pública el regalazo que me han hecho los simios. Me ha hecho mucha ilusión y no me lo esperaba para nada. ¡¡¡Muchas gracias gañanes!!!

Anuncios

Tres juegos, tres biblios

El blog es reflejo de nuestro pequeño universo simio, y cuando no escribimos, es que no jugamos. El mes de mayo ha sido duro en muchos aspectos, y en particular, prácticamente no nos hemos visto (y menos jugado). Dicen que hace algunos meses se jugó una partida al Aeroplanes, al Pi y al Belfort en la que se juntaron no uno sino los cinco simios, pero de eso no queda constancia escrita en ninguna parte… por ahora. La rutina, el trabajo (o no trabajo) y los altos niveles de polen en el aire están haciendo estragos.

Ahora tiráis encima todo el cartón, y tenéis el primer biblio…

Tras semejante mes, estaba claro que algún día teníamos que poder volver a quedar, incluso en un horario ya casi desconocido, un jueves por la tarde. No recuerdo la última vez que jugamos en jueves, seguramente en 2011… Aunque parecía que volveríamos a hacer pleno, nos juntamos Cristian, Jose y yo a la hora de la merienda para jugar en mi escondite con banda sonora adolescente incluida proporcionada por mis vecinos. Aquí hemos venido a jugar dijo una vez el Capitán Badajoz. Han visto mesa a velocidad hipersónica (en unas dos horas) un Animales en la granja, Un mundo sin fin y San Petersburgo. Com suena. Tras cada partida, se ha hecho un biblio de manual, para no perder tiempo en desplegar el siguiente. ¡Nos ha dado tiempo hasta a comentar la jugada!

Biblio was here

Tres grandes juegos, en el que merece una mención especial el San Petersburgo. En particular, hoy después de muchas discusiones, Cristian me ha demostrado que se puede ganar a un observatorio en turno 1 (sí, soy un paquete jugando). Juegazo con polémica incluida. ¿Hay que quitar el obervatorio? ¿Y el noble de 18 rublos?

Imagen para la expansión del noble Agustín de Betancourt para el San Petersburgo

Esperemos ir volviendo a coger ritmo ahora que empieza el verano.

Día del gañán: Fran, David, Jokin, Jose, Cristian

El primer plan de 5 años de Stalin

Después de un tiempo, ya era hora de sacar a la mesa un clásico de las golfa, el AoI de nuestro querido Wallace. Es un juego del que hemos discutido hasta la saciedad en este blog, así que no le dedicaremos demasiado tiempo. El caso es que había hecho uno de los mapas de Claude Sirois, el apasionado del AoI que diseñó el magnífico mapa para dos jugadores de Los Grandes Lagos.

Una de las cosas que más me gustaba del AoI es la posibilidad de tener diferentes mapas con pequeñas diferencias que le dieran vidilla al juego, así que he seguido el desarrollo de los mapas de Claude en la bgg con interés. La historia es que el mapa de dos jugadores funcionaba realmente bien, con un sistema de orden de turno muy simpático y una duración muy ajustada. Tenía un par de reglas que lo hacían interesante. Borracho de éxito, no ha sacado un nuevo mapa, si no tres, Sudáfrica, Rusia y Bélgica. Casi nada. Intentó autopublicar los mapas con una preorder en la bgg. Necesitaba creo que apenas 100 interesados, y no pudo conseguirlos con un único post en la bgg. No hace falta decir que los gastos de envío y las aduanas (sobre todo) hacían imposible comprarlos desde aquí (aunque lo estuve considerando).

Yo me lei las reglas y el de Sudáfrica no tenía ni pies ni cabeza, pero el de Rusia prometía mucho, así que le hice un P&P. Lo preparé hace no se cuanto tiempo, así que Claude ha sacado no una, si no dos versiones nuevas. Mi P&P estaba obsoleto, pero lo jugamos igual.

Última versión del mapa. Nada que ver con el mío…

El mapa es para 4 o 5 jugadores, aunque la partida fue a 3 jugadores (Fran y Jose fueron los sufridores) por lo que sobraba un poco de espacio. Jugamos con las tres reglas caseras acostumbradas, préstamos tipo London, 1PV por cada vía de tren y la acción dobre costaba dos cartas.

El mapa de Rusia tenía varios detalles, siendo lo más importantes que había una serie de cartas que presentaban los intereses del gobierno que se podían utilizar para construir nuevas industrias ganando 1PV (y además la carta, que es media acción), una única zona para construir cajas (que encima daba PV de bonus), y la más gorda, que no se podía comprar en el mercado exterior mientras hubiera algún recurso en cualquier parte del mapa y además nunca se vendía los recursos a ese mercado.

La primera regla aceleraba la partida (algo parecido a lo que pasaba en el mapa de Japón pero mejor implementado), la segunda estaba simplemente rota (ya la ha cambiado) y la tercera la interpretamos mal, pero para mi fue sin duda la más interesante. La idea es que si hay una mina perdida en el mapa, hasta que no se termine con todos los recursos de esa mina, no se puede acceder al mercado externo (hay que fomentar el desarrollo local camarada). Ese cambio dio muchos quebraderos de cabeza a los pobres playtestes, pero le daba una importancia sin precendentes a las minas de hierro y carbón (normalmente son bastante poco rentables). A mi me gustó mucho.

Obviamente hicimos comunis a dolor. Hice algunas preguntas a Claude en la bgg y para variar la habíamos liado parda. Pero vamos, que la partida estuvo genial, y la regla de la limitación de uso del mercado exterior es genial. La volveremos a probar.

Por cierto, se me olvidaba, al final Claude ha conseguido engañar a los del bgg para vender sus mapas en su tienda con el beneplácito de Wallace. Yo compraré sin duda los mapas de Rusia y Bélgica (también para dos jugadores), que tienen buena pinta.

Portada horrorosa

Hablando con Claude me entra la duda de si jugamos bien, por que siempre está hablando de subir o bajar una peseta el coste de las industrias, y en nuestras partidas eso tiene importancia cero en comparación con ocupar un espacio. Pero bueno, que le vamos a hacer. Quizás un día podemos probar a jugar con la reglas originales, aunque dudo que merezca la pena usar los préstamos iniciales y el dinero de las vías es despreciable en cualquier caso, pero si un amante del juego lo piensa, habrá que probarlo.

Para terminar, jugamos un Yspahan. Fue un poco desastre, ya que Fran y Jose no sabían jugar y tampoco les interesaba demasiado. Para olvidar. Un gran filler para tres simios: Sisan, Jokin y yo.

Día del gañán: Jokin, Cristian, Fran, Jose, David

Los filler del gañán

Parece que ha pasado una eternidad, pero recuerdo que hace algunas semanas que quedamos en un horario un tanto pecualiar, un domingo por la mañana, en vez de ir a misa 🙂

Tocaba mi día del gañán, y como la quedada fue un tanto improvisada y aparecieron nada más y nada menos que cuatro simios, decidí no innovar y repetir una de mis flamantes adquisiciones de Essen 12, el Snowdonia. Es un juego fácil y relativamente corto, por lo que la mañana se antojaba ligera.

Carta promocional de Essen 2012… ¿alguien tiene una de sobra?

El Snowdonia es un juego de colocación de trabajadores bastante sencillo, con un conjunto de acciones para escoger limitado y que además no “crece” a lo largo de la partida. La idea es que los jugadores están ayudando a construir la línea de ferrocarril para llegar a la cima más alta de Gales (si no recuerdo mal), Snowdonia, y con sus dos trabajadores pueden conseguir piedra, hierro y carbón, transformar escombros/hierro en piedra/acero, desescombrar el trazado de las vías para permitir su construcción, construir vías o construir las estaciones intermedias. También puedes hacerte con una locomotora (que te da algo de magia como usar un trabajador más) y lo más importante del juego, conseguir contratos específicos (construir un número determinado de vías, o tantos escombros…) que dan además de muchos PV, alguna acción adicional. No se si queda muy claro, pero la idea es que el juego no tiene mucha más complejidad, al menos desde el punto de vista de lo que pueden hacer los jugadores. Así puesto, parecería un juego bastante sosete, la pequeña innovación que le da gracia al juego es un sistema de eventos aleatorios, el que el juego va construyendo el trayecto y las estaciones a la vez que los jugadores y además, hay un pequeño sistema de clima (con predicción perfecta a tres días, cosa que no se cree nadie…) que hace afecta a las acciones de desescombrar y construir vías. Los eventos y el clima añaden una cierta cantidad de azar (medio controlable) que hace que las partidas sean diferentes unas de otras y que el juego no sea especialmente duro.

En nuestra partida, después de varios días de lluvia intensa en el que apenas se habías construido una cuarta parte de las vías y las estaciones, Bravucón adelanto el buen tiempo y yo me aproveché para desescombrar en un par de turnos hasta la cima, acción que precipitó el final de la partida de forma inesperada… Vamos que en dos turnos se construyó todo lo que se tenía que construir. Bravucón se quedo con cara de canelo con los almacenes llenos de materiales sin usar, y Fran se alzó con la victoria gracias de nuevo a la maravillosa locomotora que da PVs. Esta partida fue muy diferente de la anterior, en este caso por el clima y el contrato que yo cogí (que me permitía desescombrar a doble velocidad).

El setup es horroroso (-1), pero en general dejó un buen sabor de boca como juego ligero de colocación de trabajadores, un poco por encima de un filler de gañanes.

¿Qué es pare mi un filler para gañanes? Un juego no demasiado complicado, que se pueda jugar en tornos a los tres cuartos de hora con gente que lo sepa jugar, y que se disfruté más entre gañanes, no con no jugones. El año del dragón, San Petersburgo, Notredame o el Meuterer (que se podría vender en caja con tablero a 40 euros…) son algunos de los que me vienen a la cabeza. Yo no disfruto un San Petersburgo si no juego con gañanes que van a conseguir y luchar a muerte por el máximo número de nobles…

El caso es que después del Snowdonia (que duró hora y cuarto), sacamos otro juego que podría calificar dentro de esta categoría, aunque se queda un poco fuera por no ser un juegazo (condición indispensable), el Yspahan. El caso es que después de muchos años, volví a jugar una partida en Yucata y tenía ganas de probarlo con gañanes. Este juego no lo disfrutaría con no jugones. Chari me explicó rápidamente en que consiste en juego…

Camellos entrañables…

La primera semana intenta construir todo lo que puedas, en particular el edificio que te da cartas al mandar mercancías a la caravana, en la segunda, manda todo lo que puedas a la caravana y llénate de cartas, a ser posible con envíos dobles, la tercera a rellenar tiendas“.

Esto se tarda una vida en explicar a no jugones, por lo que no lo disfruto demasiado. Con los simios, es un juego rápido e intenso que se juega en un tris. A mi y a bravucón nos encantó, pero tuvo una acogida más tibia (por no decir negativa) con Jose y Fran. El caso, es que nunca le diría que no a una partida entre tres gañanes, pero no se lo sacaría a mi familia… Por cierto tiene dados (+1).

Por cierto, el juego está roto. La estrategía de doble envío es simplemente imparable. Tanto, que hasta en Yucata hay una variante gen G para evitarla más o menos…

Día del gañán: Jokin, Jose, Fran, Cristian, David

Tierra de Nadie X Aniversario

Lunes, 6 de agosto, Punta del Moral – Huelva. Hora Zulú.

Con un mono de jugar que superaba lo humanamente posible, y eso que había jugado con Úrsula a Un Mundo Sin Fin y un Through the Ages, leyendo labsk o la bgg me digo a mí mismo “¿porqué no nos vamos con el peque a las TdN?” Me podría haber contestado yo mismo inmediatamente “¿Con el niño? ¿Y qué hago yo todo el día allí con el niño? – dice Úrsula con cara de que le estoy tomando el pelo – Ummmm, pues jugar y piscineo – respondo con poca convicción – ¡¡Ni de coña!! – zanjó el asunto la jefa”. Tenía que gastar mi última bala , así que me arriesgué a un mes de castigo y pregunté “¿Puedo ir yo?…… Vete, no hay problema, yo me voy a Costa Ballena con el niño a pasar esos días allí con mi hermana – dijo Úrsula”

 

Así comienza una serie de intentos frustrados en loguearme + reservar algo en las TdN, al final tuve que recurrir a Carolina para que me lo gestionase ella (gracias mil Carolina), pero sólo quedaba hueco en tienda de campaña, compartida, y por supuesto sin acceso al comedor. Los demás simios andaban ocupados en quehaceres variopintos, desde problemillas médicos, vacaciones familiares, trabajos y hasta viendo las olimpiadas (que son cada cuatro años, que estas no se van a repetir, bla, bla bla… ;P). Nada de eso me desanimó y confirmé la reserva con picnic incluido (otro año lo va a coger Perry Willson, que yo ya me busco la comida en cualquier lado), total, me dije, por muy mal que se dé la cosa a unos cuantos conoceré de los que van allí. Eran mis primeras TdN y no sabía cómo estaría el apartado de juegos de mesa en estas jornadas eminentemente roleras.

 

Para los que sean como yo y que nunca hayan estado, deciros que no os desanime lo del rol y rol en vivo, una vez allí apenas te enteras que hay un montón de gente jugándolo, ya que las salas Europa y Tekendama se abren sólo para juegos de mesa. Aparte, hay campeonatos de Tenis y actividades de fútbol y baloncesto, aparte de una gran piscina llena de frikis, y es que la ola de calor ha sido impresionante como para no usarla.

 

De los días transcurridos allí contar a todo lo que he jugado:

 

–          Jueves: Lords of Waterdeep, Chronicle, Pax, 51 State, Vanuatu, Mogel Motte y Tourney.

–          Viernes: Runewars, San Juan, Homesteaders, Dungeon Raiders y Liberté.

–          Sábado: La Villa, Pret a Porter, San Juan, Fangfrisch, Air Ships, Fluxx Star, Parade, Gosu, Innovation, Hands Up, Kakerlaken Salat y Mage Knight.

–          Domingo: Grand Cru, Innovation, Le Havre, Carrera de Tortugas (x2), Grimoire, Pax, Tichu y Viva el Rey (x2)

 

Ahora que miro la lista veo que es un montón, pero cuando estás allí o acabas de volver, la impresión que te llevas es que cada año juegas menos, pero charlas y te ríes mucho más con los viejos amigos o los nuevos que haces.

 

Sobre la gente, qué decir, que es un placer veros en estas jornadas y compartir mesa con vosotros, ya seáis conocidos o extraños, me arriesgaré a nombrar unos cuantos dejándome muchos en el tintero, pero me voy haciendo mayor y mi memoria no es la que era: Annagul, Pili y Estrella (por cierto, apuntarnos ya a la familia completa a las Meeting Games 2012), Manuel Suffo (y ya van muchos años jugando contigo ;)), El Comando Pontevedra (Firmino, Jose y Gonzalo con el que ha sido un no parar de reir y jugar), Eloy, Gudix (Juan Antonio ;P), Gixmo y sus fillers asiáticos, Gurney y sus fillers, Ricardo, Lethan (gracias por la explicación del Pret a Porter), Brackder y Kabutor (vaya partidaca al Gosu), Dan Titán (con el que coincidí en varias mesas y luego nos enseñó un par de prototipos),  JavideNuln-Beren (pese a conocernos oficialmente a las tontas del domingo), Georgirion y sus apariciones desde el lado oscuro rolero que lleva dentro, quiero saludar efusivamente también a mi compañero de tienda con el que compartí noches inolvidables de “culing” ;), Kalarien y su espectacular triunfo y no menos espectacular premio en el torneo de Dominion (mucha suerte en los mundiales y a disfrutar de las Gen Con) … Seguro que me dejo a alguien importante, pero que se queje públicamente, que lo bueno es que esto se puede editar ;P

Fotos cortesía de Gudix. Pasaros por su blog a ver todas las de las jornadas: No me canso de jugar.







 

Agradecer desde aquí a la organización, que logra que sólo nos tengamos que preocupar de jugar y disfrutar. Habéis ganado un adepto, mientras que Úrsula y el peque lo sigan permitiendo 😉

 

Todavía ando con sueño atrasado, pero al menos el mono ha estado mitigado durante el lunes, que el martes ya volvimos a jugar los Simios, pero eso ya es otra historia….

 

Moliquedados y Moliquedadas

El último fin de semana de Junio tuvo lugar la quedada anual que hacemos en mi casa, sin otro propósito que jugar todo el fin de semana mientras el cuerpo aguante.

Pese a que faltaron algunos ilustres veteranos en esto de echar el fin de semana en Paraíso (Jokin, Suffo y Miguelón), y otros cuantos que por motivos laborales, paternales, maternales, coincidencia con vacaciones, etc. ha estado bastante animada todos los días, teniendo siendo sus días grandes el sábado y el domingo. Y es que el domingo la gente aguantó más que nunca y la gente empezó a disolverse rozando ya la final de la Eurocopa, sino no sale de aquí la gente ni con agua caliente 😉

Cada año se convierte en más familiar, y no precisamente por los juegos que han visto mesa, sino porque nos ha dado a todos por usar la cabaña de” entran dos, salen tres” del Stone Age, y el jardín y el salón estaba repletos de niños correteando y jugando. Incluso Úrsula que pensaba irse a la playa ese fin de semana, se quedó con Álex, así que me tocó jugar menos de lo esperado, pero viendo lo bien que se lo pasaron ambos acabé encantado.

La fiesta comenzó el viernes a eso de las 16:00 horas, parando para la tradicional cena consistente en “cada uno se trae algo hecho de casa y picoteamos todos”, básicamente es el viernes donde Mercadona se forra vendiendo tortillas preparadas, empanadas, patatas bravas… El pobre Pablo (Frescology en su versión freak) pagó la novatada y se curró una carne buenísima que todos estuvimos encantados de devorar ;P

Del sábado poco que contar excepto el gran partido de Voleypool que todos los años nos echamos en la piscina, donde 10 berracos echamos literalmente a mujeres y niños de la piscina. Cada año se nota más la competencia, y cada año pinchamos más balones (nota mental: quita los rosales que estén cerca de la piscina, o compra una pelota de gomaespuma). El sábado también es tradición salir fuera a cenar unas tapitas a La Sacristía, y comernos las deliciosas berenjenas con miel de caña, allí empezaron a caer algunos de los pobres niños, que se quedaban dormidos apoyados en la mesa.

El Domingo era una incógnita, ya que con la paliza de muchos niños, los padres andaban dudosos de cómo se levantarían al día siguiente, pero no faltó nadie, incluso el hermano de Pili y su cuñada se pasaron a jugar por la tarde con las dos niñas.

Por fin Javi Santos e Isa pudieron disfrutar una Moliquedada sin Jet Lags y estuvieron encantados y encantadores.

En total fuimos: Ppglaf, Febi, Pablo, Bruno, Annagul, Pili, Estrella, Frescology, Javi, Isa, Dessmond, David, Patricia, Laura, Carlos, Raul, Adrián, Bravucon, Musambay, Isa, Alberto, Teresa, Celia, Nuria, Úrsula, Álex y yo. No ha estado mal del todo.

Los demás, no lo sé o no me acuerdo, pero yo jugué, que recuerde a: Mistery Rummy: Jack the Ripper (x3), Fearsome Floors, Pala, Mus, Pocha, Saint Petersburg, Notre Dame, Helvetia, Eclipse y Ora et Labora.

¿Habrá sexta el año que viene? ¿Seremos más y mejores?… Seguro que sí.

Muchas gracias a todos por venir, ya que sin vosotros no existiría la moliquedada, pero sobre todo por vuestro buena disposición y sonrisa permanente, por el salmorejo, por esos cortes de helado bien preparados y sobre todo gracias por el flamante Ora et Labora que me regalasteis. Da gusto invitar a gente como vosotros.

Un abrazo para todos.

Principato, Meuterer, The Boss… tarde de fillers

Llegó el día del gañán del amarillo AKA musambay. Venía con una bolsa de plástico negra opaca para no dejar que viésemos lo que nos tenía preparado, miedo! 😉 Tras una serie de chistes sobre las sensaciones que despertaba la opaca bolsa, se sacó de la chistera Principato del autor de nombre impronunciable, al menos para un español, Touko Tahkokallio AKA “el pavo del Eclipse”.

En Principato representamos a una serie de príncipes del renacimiento que tratamos de sobrevivir a las invasiones de bárbaros (igual que en el afamado Comuni) mientras invierten como mecenas de cultura en forma de monumentos, cuadros o literatura. Llegados a este punto os aseguro que Tom Vasel ya lo hubiera tirado por la azotea. Tema trillado ya hasta la extenuación en el mundo de los eurogames.

La mecánica del juego es sencilla, hay siete cartas desplegadas y tú empiezas con dos cartas iniciales que puedes intercambiar con las del despliegue o activar las de tu propiedad. Algunas cartas se tienen que intercambiar con las del despliegue al activarlas pero otras no.

Cada jugador tiene un tablero individual idéntico que empieza bastante desangelado ¿Qué puedes hacer para darle vidilla a tu principado? Ampliar tus terrenos cosechables y la capacidad de almacenar las cosechas que generan éstos terrenos (cubos verdes). Lo mismo pero con palacios y bancos (hacer cubos amarillos y capacidad para almacenarlos). Otra cosa que puedes hacer es reforzarte militarmente para repeler las invasiones de bárbaros. Te puedes reforzar con dos tipos de ejércitos a estos hay que darles un cubo amarillo o verde en función de que sean milicianos o condotieros como pago por su lealtad tras una invasión. En caso contrario, se suman a los atacantes. Hay un tercer tipo de fichas militares que son las catapultas, son más caras de conseguir pero una vez construidas no hay que pagarles una tasa por defenderte. En cada ataque hay un reparto de puntos en función del poder militar de cada jugador.

tablero indidual del Principato

Al acabar el turno, la última carta del despliegue se va del juego y entra una nueva del mazo. Hay tres mazos con un montón de cartas, demasiadas y poca variedad lo que se traduce en que hay al menos veinte de cada tipo. No sería un problema si las más importantes no fueran escasas y están en su mayoría en el último mazo, se tratan de las que te permiten invertir en cultura y que, para colmo, se pueden activar y mantener en propiedad pudiendo hacer que no salgan al despliegue y no estén nunca disponibles para los demás. Invertir en arte da muchos puntos de victoria, además hay un par de objetivos que se reparten al principio de la partida, pero el hecho de que si pillas el librero, no lo sueltas más en toda la partida, estos objetivos son en la mayoría irrealizables porque premian el tener libros y monumentos o cuadros… y las escasas cartas que te permiten hacer libros, si no te entran en tu turno, no estarán en el despliegue nunca más porque otro jugador la cogerá antes que tú.

a ti te he visto antes, no?

Al principio, el juego te proporciona una sensación de que estás desarrollando tu principado, intentar que las acciones de cosechar/pillar pasta sea lo más optima y puedas almacenar todos los cubos que produzcas, etc. Pero al cabo de unos turnos (mazo y medio aprox.) estás harto de hacer conversiones de cubos amarillos por terrenos cosechables o por catapultas con la ayuda de algún cubo verde… con 4 jugadores se nos fue a los 75 minutos y sobró la última media hora. Debería tener más variedad en las cartas o alguna mecánica que lo hiciera más rápido y menos repetitivo.

 

Uno de los objetivos secretos... dificil dificil.

 

Veredicto: un eurogame sin alma en el sentido más estricto (cubos de diferentes colores que se cambian por losetas que dan más cubos de estos colores) que no parece muy bien acabado, parece que cuando estaba medio desarrollado el diseñador se durmió en los laureles y lo dejó como estaba. Los hay mejores y más interesantes juegos de este nivel dentro de la misma línea de Eggertspiele a la que pertenece Principato, como son Pergamon, Die Speicherstadt o Santiago de Cuba.

Para mejorar la tarde echamos unas manos al siempre divertido Meuterer pero tuvimos que cortar antes de terminar porque el beneficiario del día del gañán se tenía que ir a currar… así que David y Fran me dejaron sacar The Boss, filler de mayorías con información oculta que parece que no terminó de gustar, a mi si aunque quizá sea demasiado frío para ser un filler. Como dueño del juego quizá no soy el más apropiado para desplumarlo, así que esperemos a que estos gañanes se despachen en los comentarios 😛 . A mí me gustó y lo seguiré intentando… si me dejan…

The Boss

Una buena tarde de juegos sólo empañada por el cuadro que le descolgué a David al levantar su sofá para buscar un cubo que al final resultó estar junto al calentador 😦 . Ante el estropicio sólo acerté a decir “He sido yo?”

 

Día del gañán: Jokin, Fran, David, Cristian, Jose.