De Mesopotamia a Cuba pasando por la fábrica de tinte verde para el pelo

Y por fin llegó el día del gañán del rojo, lluviosa tarde de domingo en la que así como el que no quiere la cosa conseguí negociar con la señora una escapada jugona a Almensilla. bravucon, tiene acostumbrada a la audiencia simia a sorprenderles con unos chuscos curiosos, ya sabéis, cría fama y… aún no me he quitado de encima el Sambenito desde aquella partida al Justinian en 2008 cuando me estaba iniciando en esto de los juegos de mesa. Ya es hora de reconocer que fula sacamos todos ;).

En esta ocasión no tenía ganas de calentarme mucho la cabeza y como éramos sólo 3 (número que no me gusta para mi día del gañán) decidí aprovechar que no estaba David AKA odio los abstractos para desempolvar uno de los grandes, Tigris & Euphrates.

Me encanta mi edición, la de Mayfair por supuesto!

Es normal que en las reseñas simias, expliquemos un poco de qué va el juego, etc… pero en este caso al ser un clásico con 15 años a sus espaldas, tampoco me voy a parar en eso. Sólo decir que Fran nos violó, especialmente a mí que jugué fatal, sólo hubo un color en el que tuve más cubos que en el que menos tenía Fran. Los monumentos jugaron un papel muy importante y hubo conflictos a diestro y siniestro. Este juego es complejo, mucho, y es muy difícil jugarlo bien, sacarlo a la mesa una vez cada dos años definitivamente no da para cogerle el tranquillo. Es una lástima que David no pueda ver a Knizia en general y a este juego en particular porque es uno de esos que merece la pena ser explorado mucho más… la paliza que nos infringió Fran me dejó por un lado con ganas de repetirlo lo antes posible y por otro creo que este no es mi juego. Me gustó a 3 jugadores, no creo que a 4 sea mejor.

Como la partida fue rapidita quedaba tiempo para algún juego más, así que sacamos el Director de Fábrica, otro juego que tenía muchas ganas de volver a jugar (estoy en la fase de sacarle jugo a la colección más que comprar y comprar novedades aprovechando que en la añada de 2011 no veo casi nada que me atraiga).

¿Qué puedo decir de este juego? A parte de que tiene un set up muy coñazo, se trata de un eurogame medio de una hora de duración pero con un montón de decisiones interesantes que tomar y mucho gañaneo en la fase de mercado. Este es un juego que creo que por llevar el sello Alta Tensión ha defraudado a un público que esperaba un nuevo Power Grid. Para mí se trata de un juego muy divertido, en el que siempre  que lo juego pruebo nuevos caminos hacia la victoria pero como le diría Sam a Mapashito “pa mi que no’e por aquí eh, esto está to enconao, el camino to entrecortao, lleno de parmito en roscachapa”.

 

Como dije en mi anterior reseña, soy fan de Friedemann Friese y este me parece otro gran juego de él. Otro más que, bajo mi punto de vista, no está valorado como se merece. Nuevamente Fran ganó, seguido muy de cerca por José y yo, como de costumbre, hundido en el fango.

Dejad de entrar en la BGG y producir de una vez! que para algo os pago!

 Como seguía quedándonos tiempo, decidí estrenar mi regalo de Reyes, Santiago de Cuba. No voy a hacer una reseña de este juego cuando Javi Santos hizo una increíble para Cubo Magazine, si queréis conocer más sobre esta agradable sorpresa de Michael Rieneck sólo tenéis que pinchar en el siguiente enlace: http://cubomagazine.com/?p=5562

La idea era ver qué tal funciona a 3 jugadores. Definitivamente este es un juego que como más me gusta es a 2 jugadores, es un juego en el que el rondel compartido tiene gracia si más o menos puedes forzar al rival a gastarse más dinero para ir con el coche a dónde más falta le hace. Con 3, y sobre todo con 4 jugadores, no hay manera de controlar más allá del jugador sentado inmediatamente a tu izquierda, por lo que el gañaneo es muy complicado.

Por Wallace Carlos, trata de arrancarlo!

A 2 jugadores lo he jugado en yucata y me gusta mucho más. Otro aspecto que me gusta mucho de Santiago de Cuba es que el tablero cambia de una partida a otra dotando de mucha rejugabilidad al juego. De todas formas una pega más que le encuentro al juego es que no hay sensación de avance a lo largo de la partida, sólo Alonso el Arquitecto te permite apropiarte de algunos edificios y hacer que te den 1 PV cuando los usa otro jugador o hacer la acción asociada cuando vuelvas a caer en este mismo personaje. Pero a pesar de esto, me parece un buen juego familiar para jugarlo en 40 minutos con tu pareja o con un amiguete. Me gusta encontrar buenos juegos para 2 jugadores que no sean siempre wargames…

La partida la ganó José seguido de cerca por Fran mientras yo trataba de ligarme mulatas en una cantina de mala muerte olvidándome de los PV’s.

En resumen, una gran tarde de juegos (aunque jugara catastróficamente en todos ellos) que puso fin a una sequía jugona de varias quedadas y dió paso a otra que va camino de ser peor aún. Espero que mi hija en breve se recupere de su br0nquiolitis y me permita volver a jugar pronto con mis simios.

Día del gañán: Fran, David, Jokin, Jose, Cristian.

Anuncios

cuando el hombre descubrió el fuego…

Turno de David, tenía ganas de estrenar sus Reyes, este año Melchor le trajo un Alta Tensión: Las Primeras Chispas, el nuevo juego de Friedemann Friese de su ya franquicia Power Grid.

Imagen

Ante todo, he de reconocer que soy fan del hombre del pelo verde, me encantan sus juegos, los buenos y los reguleros. Creo que es uno de los diseñadores de juegos más versátiles de la actualidad, hace eurogames económicos y de gestión de recursos (Alta Tensión, Director de Fábrica), juegos familiares muy divertidos (Finstere Flure, Fauna, Black Friday) y fillers geniales (Famiglia, Filou (aunque este en nuestro grupo con una pequeña dosis de gen G)). Por lo general sus juegos si bien no son considerados obras maestras, a excepción del aclamado Power Grid, todos sí que son muy divertidos y ya es hora que reconozcamos que cuando jugamos lo que pretendemos es divertirnos, que para sufrir para que te alcance el dinero para todo lo que quieres ya está la vida real (con subida del % de IRPF del PP incluida, tenía que decirlo).

Tras este aviso de que mi opinión puede estar un poco condicionada por ser un fanboy de FF,  volvamos al día del gañán de David, tras una convulsa explicación eclipsada por los llantos, risas, charloteos de un número de nenes que ya casi rozan la incompatibilidad con los juegos de mesa 😉 . El caso es que gracias a que el juego está muy relacionado con el Power Grid, la explicación no fue muy complicada, a pesar de todo nos volvió a visitar el amigo Comuni.

Tratando de hacer un paralelismo con su hermano mayor, en Las Primeras Chispas manejamos comida (dinero) con la que se expande y alimenta a nuestro clan, se compran mejores técnicas de caza (cartas de centrales) y se añade un nuevo elemento que son cartas de avances tecnológicos que no cuentan para el clásico límite de 3 centrales, estos avances te dan mejoras como que la comida no se pudre de un turno para el siguiente o que se pueden tener 4 cartas de “centrales” en lugar de 3. El mercado de comida funciona de forma distinta al de Power Grid, aquí en lugar de carbón, petróleo, residuos orgánicos y uranio tenemos bayas, pescado, osos, mamuts y hojas silvestres. En esta ocasión se tiene una capacidad de recolección de determinados tipos de comida en función de lo buenas que son nuestras cartas de “centrales” y de que nuestro clan esté en el tipo de campo correspondiente, es decir, si tengo una carta que me permite pescar y no estoy en un campo con un lago, eso se traduce en cero pescado te pongas como te pongas. A medida que vamos adquiriendo cartas mejores, pescaremos o cazaremos más en cada turno.

Aquí un ejemplo de cómo pueden ir mejorando nuestras habilidades cazando mammuts:

Imagen

En Las Primeras Chispas el concepto central eólica se traduce en cartas de campo que nos dan hojas silvestres independientemente de los campos que ocupe nuestro clan. La expansión de tú gente se hace a través de unas losetas que en cada partida generan un tablero modular, cada hexágono es un campo de caza de mamuts, osos, peces o bayas.

Este juego ha sido bautizado como un “Power Grid familiar” y la verdad es que en esta ocasión todo rezuma al juego original no como Director de Fábrica que es un juego completamente distinto (y para otro gran juego infravalorado de Friese). Lo familiar del juego viene en que las cartas se compran sin ser subastadas, simplemente el jugador en turno saca una carta al mercado y es el último en tener la opción de compra (con comida), un poco como en Ra pero con un precio fijo. Esto le quita mucho de la dureza del juego original pero la sensación que deja este nuevo juego es muy buena. Otro punto a favor es su estética, con unos dibujos en las cartas muy cachondos, con ese toque divertido que le da a los juegos de FF su inseparable artista gráfico Lars-Arne “Maura” Kalusky. Me remito a la imagen de más arriba en la que se puede ver como la primera carta de caza de mammuts (la más chusquera) hace que nuestro clan huya despavorido al ver a un baby-mammut, esto se traduce en mucha dificultad para cazar un sólo mammut cada turno. En cambio en la última, la técnica de caza está muy depurada y con poca dificultad tu clan conseguirá un par de ejemplares por turno para alimentarse.

Por otra parte el juego trae maderaca por un tubo:

Imagen

Había leído muchos comentarios de que el juego era bastante flojo, un Power Grid demasiado simplificado y, con lo desilusionado que estoy con las novedades de Essen 2011, no esperaba mucho de éste Las Primeras Chispas pero tengo que reconocer que me gustó mucho más de lo que esperaba. Quizá el problema es que tiene demasiada poca chicha para jugones de pelo en pecho pero puede ser un poquito demasiado complicado para no jugones… no lo sé pero creo que va camino de convertirse en otro juego infravalorado de Friese, ¡otro más!

Hubo un empate entre José y Fran, quedando yo a 3 espigas de conseguir 15 asentamientos como ellos, David como dueño del juego y beneficiario del día del gañán se hundió como casi sólo bravucon sabe hacerlo… de todas formas creo que el juego está hecho para compensar a los jugadores más metalizados, creo que es un juego que invita a finales muy ajustados.

Siempre es un gran día del gañán cuando otro simio saca a la mesa un juego que tú llegarías a proponer para el tuyo 🙂

Día del gañán: Jokin, Cristian, José, Fran, David.