Novedades de Essen

La verdad es que el último fin de semana de octubre es de lo más movido en el mundillo de los jugones cazadores del último juegazo, las tropecientas novedades que se publican cada año en la feria internacional de juegos de Essen dan para mucho monóculo, guruseo y especulación. Para más emoción, tanto Fran como yo cumplimos años a principios de noviembre, lo que nos permite darnos el gusto de comprarnos algunas novedades recien salidas del horno 🙂

Celebramos mi cumpleaños no sólo con unos juegos sino con unas cervecitas de importación

Antes de comprar hay que estudiar, y lo mejor es bucear por la bgg y sus estupendos videos. Qué trabajazo se dan entrevistando a locos enseñando sus chuscos. Sólo por eso se merecen el patrocinio anual. ¿Qué juegos han salido este año? ¿Cuáles serán los mejores? El año pasado Vanuatu fue sin duda mi faorito. El año 2010 (en el que estuvimos los simios) quizás fue el Troyes, tendría que pensarlo. El caso es que cada año siempre salen muchos juegos y siempre sale alguno bueno o incluso espectacular, y nuestro objetio es cazarlo los primeros.

Yo este año he comprado dos juegos, Snowdonia y Trick of the rails. Por supuesto en el primer día del gañán que pude, los saqué a la mesa…

La portada me encanta… soy así de fácil

El Snowdonia es un juego bastante simpático en el que los jugadores están construyendo el ferrocarril que sube a la montaña más alta de Gales. La verdad es que los temas absurdos de trenes me encantan. No lo puedo evitar. El juego además tiene un cierto tono desenfadado y un aspecto que me encanta. La mecánica básica es la de colocación de trabajadores, y lo más novedoso que incluye en el juego es un mecanismo en el que un jugador fantasma también construye el ferrocarril, lo cual acorta el juego y además introduce un elemento de azar considerable. Es un juego más bien cortito (+1), correcto y tiene trenes. Ya hay rulando por la red una reseña espectacular del juego, aunque ahora no la tengo a mano…

A mi me ha gustado, aunque no levantó grandes pasiones entre los simios. Lo volverán a probar pronto de todas formas 🙂

El caso es que no sólo probamos mi adquisición de Essen, sino que además fui generoso y sacamos dos juegos que vinieron en el mismo pedido, el Wilderness de Musambay y el Hobbit de Fran. ¿Soy o no soy bueno?

Yo con el +2 de las cervezas, la verdad es que tengo un grato recuerdo de los dos, y eso que tuve una diarrea en la mitad de una ciénaga…

EL Wilderness es un juego de carreras con bastante alma en el que no sólo se lucha contra el tiempo, si no contra los elementos, el hambre, la sed y los osos del campo. Tus amigos también te pueden putear de vez en cuando. Entrañable. Es un juego ligero que han hecho dos hermanos locos. Los componentes no están nada mal para ser casi autoproducido. Por cierto, lo tuneamos con los meeple del Primeras Chispas 😛

Jokin por poco se tira de la azotea, pero a mi me gustó.

Después jugamos al Hobbit, también conocido como dale caña a Thorin. Es un tute con un poco de alma en el que en cada baza se reparten galletas para cada jugador, que representa a Bilbo, Thorin, Smaug, Gandalf o el Rey Trasgo. Dura unos 20 minutos y es un poco raro, ya que a no ser que jueguen 5, ¡Smaug juega sólo! Es un buen filler que me pillaré en el próximo pedido. Por cierto, el grafismo un poco feo. Vaya tela. Cartas pequeñas de tamaño no estándar. Los colores de los bordes te hacen sangrar los ojos. Ni una triste textura. Vaya tela con Wallace, no hace un juego bonito ni de El Hobbit. :-/

Thorin con más cascos que enanos en el grupo

En resumidas cuentas, un gran cumpleaños (tarta incluida por cierto). Ahora a probar las adquisiciones del resto de simios…

Día del gañán: Cristian, Jokin, Jose, Fran, David.

Anuncios

Glamour y buen vino [09dic11]

[Escuchar A 120km por hora, de Carlo Coupé]

Me declaro fan irredento de este juego desde la primera vez que lo vi.
Y no sólo por su estética europea y decadente, glamourosa y nostálgica.

Tras un duro septiembre llegan las fiestas elegantes

Toscana es un sencillo juego (con meeples que beben vino) que combina la gestión de acciones con unas peculiares mayorías y una simple variación de precios del mercado, en una duración menor de 90 minutos. Si bien permite la programación de acciones a uno o dos turnos vista, no exige excesiva previsión, evitando la parálisis por el análisis. Un juego medio-ligero perfecto para una tarde relajada con gañanes o una velada cualquiera con amigos que no juegan habitualmente. Para mí, el mejor de la trilogía vitivinícola de 2010.

Este viernes David nos sorprendió volviendo a sacar a la mesa un juego considerado familiar, desaprovechando la ocasión de jugar un clásico HeroQuest aprovechando que Mr. ‘Odio los ameritrastos’ Cristian y Don ‘Ya soy mayor para juegos de niños’ José no pudieron presentarse. Y fue una gran decisión.
Al menos para Fran (que ganó in extremis porque no pude vender mis reservas de rosado) y para mí (que estuve a punto de desencadenar el fin de la partida por ingresos). En cambio David nos regaló varias veces la tercera de sus célebres frases: «Yo no sé jugar a este juego», quedando bastante descolgado en la puntuación final.

Se ha propuesto la variante de no permitir la duplicación de temporeros en cada campo, pero creo que en verdad no influye en el desarrollo del juego. Introduce la escasez artificial de vino (y sobre todo de agua), pero es uniforme para todos los jugadores. Aunque no me disgustaría especialmente jugar así, creo que meramente son ganas de pasarlo mal. Y para eso ya están los juegos de Feld.

Día del Gañán: Jose, Cristian, Jokin, Fran, David,

Ya ha pasado un año…

Simios en Essen

Sin duda alguna, uno de mis mejores viajes. Espero volver a repetir pronto una vez la fiebre que nos ha entrado de repoblar el mundo se nos pase…

Inolvidables momentos con el Cardhu, el codillo, el Ikebana, la bsk y Homolúdicus, la checa,  la pila de cajas que pudimos meter en la maleta de Fran y pos supuesto…

No Kramer. No Knizia. You are our idol!

Más vale tarde que nunca…

Aunque este post también podría haberse llamado, Cuatro juegos, cuatro… Jokin sigue teniendo el record para sacarle provecho a sus días del gañán…

Tarde de viernes de octubre en la que llegamos en oleadas, con Jokin llegando tarde y Jose huyendo demasiado pronto. Pero dio tiempo a mucho. Vamos por partes.

Lo primero que vio mesa fue el Pueblo que Fran se trajo de recuerdo de Essen el año pasado. Te voy a hacer un regalo que te va a cambiar la vida. Frase mítica que resuena en mi cabeza cada vez que hablamos de este juego. Yo no lo había jugado nunca y le tenía ganas. Es un juego de rompecabezas como el Rumis, pero la puntuación obtenida por el movimiento del jefe indio le da más complejidad al juego. Me gustó mucho hasta que Cristian empezó a criticar mi AP y mi falta de visión espacial. La verdad es que fue un alivio que llegase Jokin y golpeara sin querer el tablero… 😉 En general al final, lo que menos me gustó es que los puntos de victoria son abiertos, y el primero que despunta, pues se le machaca entre el resto de amigos, pero bueno ,de eso es de lo que trata el juego. Prefiero el Rumis, que es más corto y más sencillo.

¿Quién es el fantasma que se ve al fondo?

Jokin vino (en principio), cargado de fillers, empezando por el Skull and Roses. Es un filler de apostar y engañar que tiene mucha gracia. Básicamente, hay que decidir en cada ronda si añades en secreto una rosa a tu pila (para poder intentar ganar la ronda) o una calavera (que hace que no puedas ganar, pero que otro pueda perder). Si intentas ganar, apuestas diciendo el número de cartas que puedes voltear sin dar con una calavera (empezando por todas las tuyas). Tiene mucho mamoneo y de engaño. Me gustó mucho. Ganó Jose sin hacer ruido…

Es un juego que mucha gente se toma muy en serio

Después de ese filler, sacó otro filler, esta vez de dados, el King of Tokio. ¿Juego de dados con monstruos y superpoderes en el que le puedes atizar a tus compañeros? ¿Dónde hay que apuntarse? Me pareció divertido, sin pretensiones, con mucha gracia por los poderes y de una duración bastante acertada, es decir, bastante corto. Obviamente es una fiesta de dados, y tiene poca estrategia, pero te puede hacer pasar un buen rato.

Si es que mola ser un bicho malo...

Quizás aquí deberíamos haber parado, pero cuando se fue Jose, Jokin tenía preparado el Discworld: Ankh-Morpork edición de coleccionista, y teníamos que probarlo. Es un juego fiesta, muy caótico, en el que los jugadores van gastando cartas para meter gente en el tablero (los barrios), matar la gente de los compañeros, comprar edificios o hacer alguna cosilla especial. El caso es que en principio, cada jugador sólo juega una carta por turno, por lo que debería rotar muy rápido. Sin embargo, el juego fue un poco más lento de lo esperado. Cada jugador tiene unas condiciones de victoria diferentes, y en general, son difíciles de conseguir y hay que agotar las cartas y contar los barrios controlados o algo así. ¿Qué tal está el juego? ¿gustó? Bueno, en general no gustó demasiado. Jokin y yo nos quedamos con las ganas de volver a jugarlo, no por que creamos que sea un pepino, si no por ser un juego familiar de mayorías simpático con un +1 de Wallace. A Fran y a Cristian no les gustó. Nada. Decepción fue la palabra utilizada por Fran. Creo que tuvo un -2 por el momento en el que jugamos. Demasiado tarde, demasiado cansados. Eso afecta más de lo que nos creemos. Creo que también en la semana del Vinhos (ver el siguiente post) pasó algo parecido. A mi personalmente no me disgustó. Es un juego más familiar de lo que a mi me gustaría, por lo que al no haber leído nada de este hombre, no me emociona demasiado. El caso es que tiene el +1 de Wallace, y Devir lo ha sacado en castellano (a 40 eurillos), y eso también le da cierto atractivo, pero no lo veo todavía en mi estantería aunque quiero volver a jugarlo. Bueno, a ver cuando hay otra oportunidad Creo que Fran lo volvió a jugar en Córdoba, así que tendrá una opinión más formada… ¿alto poder calorífico?

¡Cómo no nos va a gustar si hasta nos ha dedicado una carta!

Día del Gañán: Fran, Cristian, Jose, David, Jokin

Steam + Golden Spike de Age of Steam = No gracias!

El día del gañán llegó al turno de David y como todos sabemos, es el simio con más espíritu de diseñador o al menos de sacar a paseo su Gen G, muchas veces sus ganas de innovar en los juegos ha dado para grandes frases para la historia simia como la siguiente: “es mi día del gañán y se juega a lo que yo diga… y con las variaciones de reglas que yo quiera!”. También, al ser el simio con la colección de juegos más pequeña, suele ser reincidente con sus juegos más queridos lo cual me agrada, pues muchas veces no exprimimos los juegos todo lo que nos gustaría. Lo que pasa es que nunca sabes cómo te va a obligar a jugar a sus grandes clásicos (sobre todo después de la última experiencia con el Age of Industry).

A lo que vamos, cuando llegué al Palacete de Fran sobre el tapete había un combate a muerte entre el Panda de Fran y una buena moza de David, me refiero a Yomi! Primera vez que veo al Panda de Fran salvarse de una buena paliza.

Llegó Jokin y nos pusimos en serio. David apartó el Olympos para decantarse por un Steam en su versión estándar pero sobre un mapa de una expansión del Age of Steam (ya empezamos). Se trataba del Golden Spike o Clavo de Oro que se pilló David el año pasado en Essen junto con los trenes de madera de mayday. Este mapa representar la carrera entre la construcción de vías desde ambas costas de EEUU hasta que se encontraron en Promontory (Utah) formando la primera ruta transcontinental de aquel país.

 

Imagen del momento histórico que representa este mapa

Un poquito de historia aquí: http://en.wikipedia.org/wiki/Promontory,_Utah

Este mapa tiene unas reglas muy especiales como que es para exactamente 4 jugadores. Dos jugadores construyen desde Sacramento (California) y otros dos desde Omaha (Nebraska), la línea transcontinental se encuentra tapada por hexágonos (menos mal que el Age of Steam tiene losetas por una sola cara…) y se van destapando a medida que se transportan cubos, perteneciendo la vía que aparece impresa en el mapa al que movió el cubo que provocó la retirada de la mencionada losteta.

En el turno en el que uno de los dos “equipos” llega a Promontory el juego finaliza y:

  1. Si ambos equipos llegan en el mismo turno, gana el que tenga más puntos de victoria.
  2. Si sólo llega un equipo, gana el que tiene más puntos de victoria de ese equipo.

Me pareció  un buen mapa, pero jugué pesimamente, metalización en toda regla. El fallo, pues que me puse a jugarlo como si fuese el mapa del Steam y este es muy distinto. En Steam es fundamental subir en capacidad de locomotoras casi en cada turno para mover cubos desde muy lejos y poder obtener pingües beneficios ya sea en forma de dinero o de PV’s, aquí entre lo estrecho del mapa, que sólo compites contra otro jugador y que son 5 ó 6 turnos hay otras cosas más importantes como mover cubos primero para que la loseta de la línea transcontinental sea tuya (ayuda mucho, ya que no pagas costes de construcción y te abre nuevos horizontes). A mitad de partida me di cuenta que no aproveché nada mi capacidad de locomotoras de 4, que con 3 hubiera bastado y que el mapa que teníamos entre manos era muy especial y requería otra forma de plantear el juego.

Ganó Jokin, al menos me queda el consuelo que ganó mi “bando” porque en el otro Fran y David se tiraron toda la partida puteándose.

Fran le quita un cubo a David por haberle cerrado una conexión.

En resumen, Steam es un juego para el que hay que venir mentalizado desde casa. Aún en el modo “familiar” es duro como él sólo… uno de esos juegos que habría que jugar mucho más de lo que lo hacemos porque es uno de los grandes. Este es un juego que me encanta, pero el mapa que jugamos no me convenció por los siguientes motivos:

–          Al jugar dos jugadores por un lado y otros dos por otro no sabes si esperar por el otro equipo y seguir un orden para no volverte loco o ir a tu bola, la partida fue muy aburrida, llena de tiempos de espera pero artificial, por ejemplo Jokin y yo esperando para construir vías y a los 5 minutos de esperar preguntamos “¿habéis terminado de construir vías?” Y la respuesta fue “ya hemos hasta transportado los cubos”…  >_<

–          Te da igual lo que haga el otro equipo, es que te da igual, esto hace que pierda mucho de la interacción que tiene el juego original.

–          La regla de que el que mueve cubos primero descubre la loseta y se apropia del tramo de línea transcontinental es muy rara porque hay líneas, o mejor dicho conexiones que abarcan más de un hexágono resultando en que le destapas la conexión a tu rival con tu cubo y le abres nuevos caminos para transportar nuevos cubos.

 

Golden Spike

¿Y que es lo que me gustó? Bueno, lo que me gusta es el sistema Steam en sí. Me parece grandioso, seguro que hay mapas más interesantes que éste. También empezar sabiendo lo que se tiene entre manos puede ayudar. Espero que en breve volvamos a jugar a este gran juego, en el mapa que sea y me es indiferente si lo hacemos en modo familiar o modo hemorragia nasal. Pero no será en mi próximo día del gañán.

Tras calentarnos el coco a lo grande, nos relajamos con un No Thanks que hemos descubierto hace poco y que es un filler que nos hace mucha gracia. Empatamos Fran y yo que fui un cagueta con una carta y me impidió ganar. Muy buen jueguecillo de cartas aunque a Miguelón no le gusté tanto como el nuevo juego de cartas de Dajial 😛

Y como siempre lo mejor la compañía.

Turno del Gañán: Fran, Cristian, Jose, Jokin, David.