¡¡¡Muchas gracias simios!!!!!

Imagen

 

Sirva este post para agradecer de manera pública el regalazo que me han hecho los simios. Me ha hecho mucha ilusión y no me lo esperaba para nada. ¡¡¡Muchas gracias gañanes!!!

Anuncios

En avión a Nueva York; nos espera Humphrey Bogart.

A veces parece que nuestro criterio es otro, que jugamos a cualquier cosa con el único criterio de que te derrita el cerebro durante 90 a 180 minutos, y no es así. Nosotros somos de Wallace a piñón.

En mi último día del gañán (que ya no recuerdo si fue antes o después de las Zona Lúdica o si me volverá a tocar antes de que termine el año, pero sí recuerdo que coincidimos los cinco) volvimos a hacer un día Wallace, esta vez de seminovedades.

Abrimos noche con Aeroplanes con el único interés de decidir si estantería o chimenea. Todas las veces que lo habíamos jugado habíamos interpretado mal las reglas (nota a nuevos visitantes: eso es a lo que llamamos “hacer un comuni“), tirando el dado de jugador inicial nada más que al principio de la partida y con cada cambio de fase de juego, y por lo visto ha de lanzarse tras cada ronda de juego. Otra de las dudas de reglas, que originó una de las siempre entretenidas discusiones dialécticas entre David y yo, fue si los asientos que no has rellenado en fases anteriores (y que tienes representados por una linda minificha de pasajeros) siguen restando en el balance de pasajeros transportados en el cálculo de PVs de final de ronda. Alex Yeager, de Mayfair Games, a quien consideramos voz de la experiencia en la duda anterior, nos aclara que no cuentan. En cada una de las tres puntuaciones se cuentan los pasajeros enviados y se les restan los asientos vacíos de los aviones comprados en esa fase de juego.
Lo bueno de dicha discusión es que coincidió con el momento despliegue y cena, así que en verdad robó poco del tiempo de juego.

©Bill Waterson. Usada sin permiso y sin ánimo de lucro, porque ¿quién podría resistirse?

Por supuesto, lo resolvimos hablando educadamente como personas adultas

El veredicto final es que yo creía que el dado iba a ser más caótico, mientras que en verdad introduce un importante elemento de incertidumbre a la hora de planificar las acciones. Como jugábamos antes un jugador podía saber a ciencia cierta que llegaría (por ejemplo) a Japón antes que los demás jugadores, por lo que sería él quien se llevara la ficha con los 5PV. En cambio, con el orden de turno azaroso obliga a llevar a cabo las acciones importantes antes, no compensando dejar pasajeros en barbecho. O, más allá, incluso a perder la carrera por colocar un aeropuerto y transportar allá dichos pasajeros.

El segundo veredicto es que soy aún peor de lo que parecía en las otras dos partidas. Intenté una estrategia de colocar infinitas fichas de pasajeros (perdiendo puntuaciones de beneficios en rondas I y II pero hinchándome a llevar pasajeros en la III) y nada. Fran sí que la supo hacer y quedó segundo. Yo quedé el último. Ganó David, a pesar de todos los lloros porque le robé nosecuál aeropuerto asiático.

Como postre saqué el P.I. de la bolsa opaca en la que lo llevaba (para que nadie huyera antes de tiempo). Un juego de deducción con una puntuación en la BGG más baja de lo que merece, que algunos han definido con un Cluedo en tres rondas.

Tablero de juego.

Muchas pistas en la fría Nueva York

P.I. es un juego entretenido, ligero y breve. Aunque a nosotros nos llevara jugarlo hora y media por culpa del cansancio (empezamos a las 0:00, después de un día de trabajo y un Aeroplanes entre pecho y espalda) se puede jugar en 45 minutos. Sí, muy parecido al Cluedo, pero con bastantes ventajas, como eliminar el sistema de movimiento e integrarlo con la petición de pistas (recuerdo con horror los paseos para ir de la cocina al estudio, mientras los demás se hinchaban) o dar casos independientes para cada jugador.

Los inconvenientes encontrados fueron dos. El primero y principal tiene que ver con el orden de juego. Y es que al jugador a quien le haces las preguntas, quien tiene la solución de tu caso, es el jugador de tu derecha, el que acaba de jugar. Y por tanto está pensando qué le han querido decir poniendo un cubito en la Skid Row. Eso genera un retraso entre turnos al que también podemos culpar de haber prolongado nuestra partida.
David y su incontrolable Gen G (nota para visitantes: G de Golfo, el que lleva a algunos más que otros a cambiar las reglas de todo lo que ponemos en la mesa porque “yo sí que sé y no este ganapan que saca los juegos sin testear”) propusieron cambiar el orden de juego (o la distribución de las cartas) de manera que uno pregunta después de haber dado pista, por lo que puede pensar mientras el siguiente hace su pregunta.
Yo no digo ni que sí ni que no; podría probarse. Mi duda es si en ese caso no estarás dando una pista al jugador que viene después, el que te está dando la pista, con lo que en verdad estás haciendo el orden de turno más relevante para la puntuación final de lo que ya es.

El segundo inconveniente es un poco metalúdico y no afecta al sistema, pero dio pie a muchos chistes: cada jugador, jefe de un equipo de cinco investigadores, sabe que tiene que resolver un delito, en una localización, cometido por una persona, pero no sabe ninguno de los tres. Imaginaos la escena:

– McKeihan, vete por la ciudad, que sé que ha pasado algo.
– Ok, jefe. ¿Dónde ha sido?
– Ni idea. Averígualo.
– Eh… vale. ¿Es algo de drogas? ¿Prostitutas? ¿Le han cosido el cuerpo a balazos a alguien?
– No me lo han dicho.
– ¿Sospechamos de alguien?
– No, ¿por qué íbamos a sospechar tan pronto?
o_O Pues pa ser el jefe, mu listo, mu listo, no eres…
– ¡Un respeto, McKeihan!
– ¡Tequiíyar caraho, hombre! ¡Me vuelvo a mi pueblo!

Me desquité de los aviones ganando la partida, lo que hizo que inmediatamente esta panda de simios resentidos y llorones me otorgaran el «U Award». Lo tengo expuesto en la vitrina.

Las bicicletas son para el verano

El tiempo pasa rápido, sin darnos cuenta estamos ya en otoño y el verano nos ha dejado. Playa, niño, chiringo, siesta, viaje, calor, alguna partida y a decir verdad poco blog.

Pero el otoño ya está aquí, y con el nuevo curso académico, damos comienzo también a una nueva temporada simia que promete  muchas novedades.  Suenan tambores de golfas golfas y el rol más clásico acecha detrás de cada viernes… de eso hablaremos otro día Annagul, lo prometo.

Siendo nuestro cuaderno de bitacora un pequeño diario de todas nuestras quedadas, se hace necesario hacer balance otra vez para ponernos al día desde lo que pasó en las TDN… ¡garcias a Wallace que la bgg nos guarda celósamente nuestras partidas! Tras una búsqueda por los perfiles simios, he podido reconstruir la secuencia de golfas que nos han traido hasta el día de hoy. ¡Una vulta completa! Sí, Jokin también ha venido… a sus dos días del gañán claro 😉

Por cierto, también se nos queda en el tintero las Meeting Games. Especaculares, ¡al menos para los niños! Agradecer de verdad al comando San Fernando montar el tinglado por tercer año consecutivo. Ha sido un auténtico placer poder ir.

Rapa Nui, Tuareg y Doge. No hay que decir nada más. Critian es el único con el superpoder de sacar tres juegos en su día del gañán. Por cierto, el Doge defraudó un poco. Buena idea, pero demasiado complicado. En mi vuelta después de mi escapada playera, no se me ocurrió otra cosa que sacar un Eclipse… ¡Con mi casa llena de niños! Carlos me hizo entender que quizás no era una buena idea. Todavía estoy buscando un cubito azul de población… Juegazo, aunque Fran empieza a tener sentimientos encontrados. Espero poder sacarlo con todos los simios a la vez, ¡quizás antes de 2014!

¿Venecia? ¿Otra vez?

Jose nunca defrauda. Para que enredar cuando puedes sacar un Wallace. Está vez volvimos un juego que ha pasado sin pena ni gloria, pero que ya va teniendo un cierto peso en nuestro grupo, el Bizantium. Un juego esquizofrénico que con una idea muy experimental de hacer participar a los jugadores como parte de los dos bandos de un conflicto, permite recrear (ligeramente) el ambiente de conflicto interno y guerras civiles en torno a la caida del imperio bizantino. Juegazo. Ese día Fran metió su cuña, y sacó el Innovation, juego caótico con el que tengo una extraña relación de amor odio. Ha visto ya mucha mesa para intentar decidir si es una fula o extrañamente adictivo.

En ruso están preciosas, pero sería un poco complicado jugar

Otro juego al que le hemos dado duró ha sido al Mage Knight. Juego difícil que siempre te deja con ganas de volver a intentarlo. Es un poco como el Heroes of Might and Magic de ordenador, durante toda la partida te preparas para ese momento estelar final, pero al final te deja un poco a medias. Fran lo sacó en su día del gañán, pero alguna otra partida hemos jugado.

Después llegó Jokin con un juegazo, el… bueno, eso mejor que lo cuente él, que quería hacer la reseña 😉

Una imagen vale más que mil palabras…

En realidad se ha jugado más, bastante más, pero siempre quedando con quedadas furtivas a dos. Thundestone, Twilight Struggle, Command and Colors, D Day Dice, London, Yomi (sí, he perdido, Jokin actualiza el torneo…), y hasta un Agrícola de los nuevos han visto mesa estos meses. Pero esas reseñas se las llevo el verano. Se habrán ido a dar una vuelta en bici 🙂

Partida épica, nunca mejor dicho

Turno del gañán: Jokin, Cristian, Fran, David, Jose

Haciendo balance

Mayo se fue, y parece que hemos estado en conserva desde Zona Lúdica, pero no ha sido así. Hoy me he puesto a hacer balance de nuestras partidas para el autor más jugado y no han sido pocas las veces que nos hemos juntado.

Jokin nos deleitó con dos juegazos, Stone Age y Pueblo. Los juegos de trogloditas tienen para mi un +1 automáticamente (ni me pensé el comprarme el Primeras Chispas…). Eso de cazar tiene un encanto especial. El Stone Age sigue siendo uno de mis juegos familiares favoritos (entrañable cabaña del amor). Aunque en general el final de la partida suele ser algo duro para no jugones por culpa de la puntuación final, las partidas son siempre divertidas. Como comentario gafapasta, estuvimos charlando de la estragia de matar de hambre a tu pobre tribu, que en la bgg hay multitud de hilos sobre el tema (incluyendo una demostración matemática de que está rota). Personalmente, me pasa como con el London, es una estrategia aburrida que por mi parte prefiero solucionar con una regla casera (por ejemplo que se mueran los miembros de la tribu sin alimentar). La partida de Pueblo fue también memorable. Sigo siendo incapaz de visualizarlo (soy un paquete), así que para jugar al tetris 3D, me quedo con el Blokus.

Tan fácil que hasta un cavernícola podría hacerlo…

Siguiendo con familiares, Jose nos percutió con una doble T, Trias y Tobago. El Tobago es entrañable, hay jeeps, tesoros escondidos y estatuas que se giran (sin olvidar los cubos de madera). Hasta la elección de tesoro tiene cierta tensión (cuando el último se lleva 6 monedas…). Del Trias no diré que tiene cierto peligro empezar a arder por combustión expontánea, pero casi. Es un festival en el que la sensación de estar jugando con comuni es constante y que el mundo (literalmente) cambia entre tus turnos por lo que hay poco que planear.

Es más bonito que bueno

Más sorprendente si cabe fue el día del gañán de Fran. Aunque nos había amenazado con su flamante Vinhos, sacó el Pilares de la Tierra con expansión incluida. A mi me parece un juego correcto, y a día de hoy, con tantos juegos disponibles, eso no es de la mejor de mis opiniones. Un número de acciones limitada con una especie de subasta para el orden de turno, recursos limitados, edificios (digo artesanos) para transformar recursos en PV que mejoran con cada turno, eventos para darle algo de color y piezas de madera sobreproducidas para contar las rondas. Sobre el papel suena todo estupendamente. Simplemente después las partidas me dejan algo aplatanado. No me meto mucho en el tema, y a mitad de partida parece que todo el pescado está vendido. Hay que decir que la espansión lo mejora (un poco).

El mercado (si tienes que venir, estás metalizado)

Para terminar la ronda de días del gañán Cristian nos sacó su flamante expansión nº 2 para el Steam, en particular el mapa de Inglaterra (por cierto recibido en un pedido hiper-relámpago de Juegame…). Jugamos 4 turnos y tuvimos que dejarlo (justamente cuando las locomotoras de nivel 5 estaban empezando a calentar sus calderas). Vaya juego el Steam. El seño Wallace es mi ídolo, me encantan sus juegos medios/pesados, pero tengo que reconocer que el Steam es simplemente demasiado para mi. Sólo lo puedo jugar en modo familiar. ¿Un Steam con subastas? Prefiero un Tigris… 😛

Me parece un gran juego. Es espectacular como con unas reglas tan sencillas, se llega a un juego tan profundo. Casi demasiado. La primera pregunta de cada turno (¿cuántos créditos quieres?) es durísima. Recuerdo partidas con crisis nerviosas tras 10 minutos esperando una respuesta… El modo familiar quita la subasta, lo que lo hace bastante más accesible, pero durísimo de todas maneras.

EL mapa de Inglaterra es diferente y bueno. Hay canales para mover cubos (lo que hace más llevaderos los 4 primeros turnos) y movimientos por puertos para aliviar la escasez de cubos en los cuatro últimos. Las reglas no son demasiado difíciles y están bastante claras (posibilidad de comuni cero). No me importaría repetirlo.

Steambrass

Día del gañán: David, Jokin, Jose, Fran, Cristian.

Pero no sólo de días del gañán vive un simio, también están Los lunes a dos (que no siempre son lunes…), esas quedadas relámpago entre dos simios enmonados. Up Front, Frontline, Mage Knight y Twilight Struggle por mi parte. Seguro que me he dejado alguna partida por medio. Es curioso, por que algo que nos pasa, es que apenas tenemos tiempo para jugar a juegos de dos jugadores. Tengo mi Fighting Formations sin estrenar, y el No Retreat! me quema en la estantería. En general todos mis GMT están llorando por ver mesa. Pero que le vamos a hacer, aunque estamos en horas bajas, cuando quedamos siempre aparecemos al menos tres simios (bye bye Combat Commander). Seguimos en forma incluso habiendo cogido la acción de procrear (la cabaña donde entran dos y salen tres) más de lo sanamente recomendable…

Y esperemos que siga así 🙂

Por tierras extremeñas

Con motivo de la entrega del premio al autor más jugado 2011, una representación simia (un 40% para ser exácto), se plantó en Almendralejo para formar parte de tan insigne momento.

CSI Babajoz está organizado, no como los simios...

Como extremeño que soy, les debía una visita desde hace ya eones, así que esta oportunidad me vino estupéndamente. Además, aproveché para hacer algo de publicidad y llevar a dos insignes jugones pacenses de cuando en Badajoz vendían juegos NAC en Dumbo, Carlos Montero y Manuel María Díaz Molina (¡haceos oir si estáis leyendo!). Espero llevárles por el mal camino.

El día fue intenso, y aunque nos tuvimos que ir temprano (para que el bétic tuviera su ración de derbi), nos dimos un buen homenaje de jugar. Por cierto, vaya obsesión de poner quien ha quedado el último que tienen mis paisanos… 😛

La gente de CSI ya ha hecho una estupenda reseña, así que me centraré en cosas más intrascendentes 😀

Hay ciertos momentos que quedarán para el recuerdo. El primero, el desayuno que nos metimos entre pecho y espalda Musambay y yo. Básicamente, pedimos y par de tostadas enteras con jamón, que quitaban el sentido. Tenemos documento gráfico, pero me da verguenza ponerlo.

Otro momento entrañable, fue el encontrarme en un mercadillo el Runequest básico segunda edición, Este es de demonios, nos informó el vendedor al preguntarle. No se cuantas horas jugué al RQ de joven, pero seguro que fueron demasiadas. 2019 pesetas costaba el libro y nunca tuve dinero para comprarlo. He tenido que esperar a 2012 para tenerlo original…

¿Dónde si no puedes encarnar a un pato que empuña una ballesta?

Por último, que decir del concejal de juventud que apoyó el evento y entregó los premios CSI, ¡KUDOS! Por cierto, vaya Globall que me traje de vuelta, ¡juegazo!

Para 2012, deberíamos aportar el accesit Autor más jugado por Simios Golfos, aunque en realidad, no hará falta contar las partidas para saber quien se lo lleva 😉

El sitio, inmejorable. La Córdoba chica con patio incluido. La compañía, gañana hasta decir basta. Gracias Pedrote, Miguelón, Capitán Badajoz y al resto de participantes por acogernos. Hay que repetir. Almendralejo y Sevilla están muy cerca.

El Simio Albino se ha puesto el tinte!

Esa regla es muy rara. A ver, déjame las reglas en inglés!

Oso amoroso… y …A lo cubano, botella de ron, tabaco habano…

El Viernes volvió a haber golfa. Fuí una quedada un poco especial, en la que nadie gastó día del gañán.

El primero que apareció en Almendrilla fuí yo, con mi mazo de Grave debajo del brazo. Mientras llegaba el resto, echamos a pelear el panda de Fran con mi guerrero del pecho depilado. El pobre panda, más bien parecia un oso amoroso, el animalito hizo menos daño que el pescado blanco :D. Apenas tuvo nada que hacer contra mi guerrero del viento.

Grave, momentos antes de dar 45 puntos de amor...

Me imagino que habrá nuevas entregas de este tipo de combates, Lum creo que se quedó con ganas de revancha. Cada vez me gusta más el Yomi, creo que es un filler (David, digas lo que digas, es un filler :D) perfecto para jugarlo mientras llega el resto de gañanes. Deberíamos ir haciendo una clasificación simio-Yomi, para ver cuántas veces muerden el polvo vuestros aprendices de guerreros 😛

Cuando llegó el resto, pasamos al plato fuerte de la tarde. Le tocaba el día de gañán de Fran, pero vino un amigo de Jokin, así que decidió sabiamente no sacar el Indonesia que tenía pensado con los simios. Al final decidimos entre todos el juego. El juego elegido fue el Cuba junto con la expansión El Presidente.


Yo lo había jugado sin la expansión, hacía mucho tiempo, en una Bibliokedada, y recuerdo que me gustó mucho. En la partida me metalicé a lo grande,y Fran nos dió un buen repaso a todos. Es un juego que me gustaría volver a repetir pronto. Es un eurogame puro y duro, en el cual hay que producir mercancías, construir edificios que te dan magia, manufacturar las mercancías, embarcarlas por puntos de victoria, cambiarlas por pasta, utilizarlas en los edificios propios para producir puntos de victoria…

Tiene unas cuantas mecánicas bastante chulas. Me gusta mucho eso de construir encima de zonas de tu parcela que te producían algún tipo de recurso, con lo cual dejas de producir para el resto de partida ese recurso concreto. Eso hace que haya que pensarse mucho donde quieres edificar, porque luego puedes echar mucho de menos el recurso sobre el que está el edificio. De un turno a otro, o en el mismo turno, ya te has arrepentido de donde has construido el edificio. También me gusta mucho la interacción que hay en la votación, en la que salen cuatro leyes que serán sometidas a votación, siendo el ganador el que decida dos de esas leyes, que entrarán nuevas. Eso hace que siempre tengas que guardarte recursos y pasta de sobra, por si el gañán de turno aka FidelJokin, baja alguna ley que te pueda putear.

Lo que menos me gustó fueron los edificios. No los edificios en sí, si no el hecho de que sólo haya un edificio que intercambie puros por puntos de victoria, y otro que intercambie ron por puntos de victoria. Al haber un solo edificio de cada tipo de éstos (que creo que son los más potentes), el que lo construya primero obliga al otro que iba a por lo mismo, a cambiar completamente la estrategia. A mí me pasó con Fran, que al ir él antes que yo en el orden de turno, construyó ese edificio antes y me metalizó para el resto de partida, obligándome a embarcar por PVs. Esta estrategia es dura, porque los barcos salen al azar, y pueden llevarse varios turnos sin salir barcos que soliciten esa mercancía. Además, al ir a la estrategia de embarcar, siempre tendrás que utilizar la carta del Mayor, con lo que perderás 5 votos cada turno, y rara vez podrás elegir qué leyes bajar, y como no estés preparado pueden metalizarte bastante. Aunque creo que pensando un poco después de la partida, creo que se puede hacer algo cuando te obligan a ir a puntos por embarque. Si no pasa mucho tiempo hasta la próxima partida y me sigo acordando, la probaré a ver si funciona :D.

Lo mejor de todo es que gustó a todo el mundo, incluyendo a Emilio, de hecho creo que fue al que más le gustó de los 5. A Cristian también le gustó mucho, a ver lo que tarde en hacerse con una copia :D. En resumen, gran tarde de juegos, y gran compañía, aunque echamos de menos al simio albino.

Al no gastarse día del gañán, la cosa sigue como estaba:

Turno del gañán: Fran, Jokin, David, Jose, Cristian.