Novedades de Essen

La verdad es que el último fin de semana de octubre es de lo más movido en el mundillo de los jugones cazadores del último juegazo, las tropecientas novedades que se publican cada año en la feria internacional de juegos de Essen dan para mucho monóculo, guruseo y especulación. Para más emoción, tanto Fran como yo cumplimos años a principios de noviembre, lo que nos permite darnos el gusto de comprarnos algunas novedades recien salidas del horno 🙂

Celebramos mi cumpleaños no sólo con unos juegos sino con unas cervecitas de importación

Antes de comprar hay que estudiar, y lo mejor es bucear por la bgg y sus estupendos videos. Qué trabajazo se dan entrevistando a locos enseñando sus chuscos. Sólo por eso se merecen el patrocinio anual. ¿Qué juegos han salido este año? ¿Cuáles serán los mejores? El año pasado Vanuatu fue sin duda mi faorito. El año 2010 (en el que estuvimos los simios) quizás fue el Troyes, tendría que pensarlo. El caso es que cada año siempre salen muchos juegos y siempre sale alguno bueno o incluso espectacular, y nuestro objetio es cazarlo los primeros.

Yo este año he comprado dos juegos, Snowdonia y Trick of the rails. Por supuesto en el primer día del gañán que pude, los saqué a la mesa…

La portada me encanta… soy así de fácil

El Snowdonia es un juego bastante simpático en el que los jugadores están construyendo el ferrocarril que sube a la montaña más alta de Gales. La verdad es que los temas absurdos de trenes me encantan. No lo puedo evitar. El juego además tiene un cierto tono desenfadado y un aspecto que me encanta. La mecánica básica es la de colocación de trabajadores, y lo más novedoso que incluye en el juego es un mecanismo en el que un jugador fantasma también construye el ferrocarril, lo cual acorta el juego y además introduce un elemento de azar considerable. Es un juego más bien cortito (+1), correcto y tiene trenes. Ya hay rulando por la red una reseña espectacular del juego, aunque ahora no la tengo a mano…

A mi me ha gustado, aunque no levantó grandes pasiones entre los simios. Lo volverán a probar pronto de todas formas 🙂

El caso es que no sólo probamos mi adquisición de Essen, sino que además fui generoso y sacamos dos juegos que vinieron en el mismo pedido, el Wilderness de Musambay y el Hobbit de Fran. ¿Soy o no soy bueno?

Yo con el +2 de las cervezas, la verdad es que tengo un grato recuerdo de los dos, y eso que tuve una diarrea en la mitad de una ciénaga…

EL Wilderness es un juego de carreras con bastante alma en el que no sólo se lucha contra el tiempo, si no contra los elementos, el hambre, la sed y los osos del campo. Tus amigos también te pueden putear de vez en cuando. Entrañable. Es un juego ligero que han hecho dos hermanos locos. Los componentes no están nada mal para ser casi autoproducido. Por cierto, lo tuneamos con los meeple del Primeras Chispas 😛

Jokin por poco se tira de la azotea, pero a mi me gustó.

Después jugamos al Hobbit, también conocido como dale caña a Thorin. Es un tute con un poco de alma en el que en cada baza se reparten galletas para cada jugador, que representa a Bilbo, Thorin, Smaug, Gandalf o el Rey Trasgo. Dura unos 20 minutos y es un poco raro, ya que a no ser que jueguen 5, ¡Smaug juega sólo! Es un buen filler que me pillaré en el próximo pedido. Por cierto, el grafismo un poco feo. Vaya tela. Cartas pequeñas de tamaño no estándar. Los colores de los bordes te hacen sangrar los ojos. Ni una triste textura. Vaya tela con Wallace, no hace un juego bonito ni de El Hobbit. :-/

Thorin con más cascos que enanos en el grupo

En resumidas cuentas, un gran cumpleaños (tarta incluida por cierto). Ahora a probar las adquisiciones del resto de simios…

Día del gañán: Cristian, Jokin, Jose, Fran, David.

Anuncios

1830: Misión imposible

Quedar para mi sábado gañán fue más difícil de lo que parecía… Cumpleaños sorpresa. Mudanzas sorprendentes. Fran vuelve a la Universidad. Jokin llega tarde como un champion. Patricia me encasqueta a los dos niños media mañana (se conoce que no se explicar si no tengo a Carlos en brazos). A Jose le arde el móvil y el correo. Mi fichero con el resumen de las reglas no llega a la lista. Para abandonar…

1830Howto

Pero como dijo Jose, el partido había que jugarlo, pasar turno, dejar atrás el 1830 y mirar hacia adelante.

Finalmente el día dio para mucho más de lo que parecía. No se cuanto jugamos después de la (larguísima) explicación. Quizás unas dos horas y media. Yo creo que quedaban unas 6-9 rondas de operaciones para reventar la banca. Unas dos horas más. Es un juego largo, pero la verdad es que me volvió a gustar bastante (Jose, dale otra oportunidad algún día como al Brass).

1830 Al final del día

Hay documentos gráficos irrepetibles de la mañana como Jose con dos sobrinos, un luchador mejicano dirigiendo una compañía de trenes, Cristian sacándonos del mapa… En sus propias palabras: ¡Espectacular el 1830! Me estoy enamorando de los 18XX… que pena que no lo terminamos porque os estaba machacando y os iba a seguir machacando más aún en el siguiente turno en el que la Baltimore&Ohio iba a colocar la estación definitiva.

Todos sabemos que si ganas la partida, la puntuación en la bgg tiene un +1 😉

¡Voy a destrozar a la B&O!

A la hora de comer, nos fuimos a la bodega Santina, que puede ser el equivalente a la bodega que está cerca de casa de Fran para estos menesteres. Se aparca y se come bien. El tiempo acompañó, una pena que fuera todo tan a trompicones y no pudiéramos estar todos, pero la verdad es que fue todo muy improvisado.

La fiesta siguió en mi casa. Bombay zaphiro, Hendrix y Beefeater. Hubo de todo. Así no es de extrañar que los ánimos se calentaran para incendiar el Primeras chispas

Después de que Jose y Cristian nos abandonaran, todavía nos dio tiempo a Jokin y a mi de ver una vez y media la película de Blancanieves en HD y jugar una partida al mapa de Los Grandes Lagos del AOI (está bastante bien).

¿Cómo no te va a gustar un juego con trenes y préstamos?

Para colofón, cena mejicana. El luchador volvió a aparecer.

No estuvo mal del todo, a ver si la próxima vez, tenemos menos incidentes (de todo tipo), jugamos una partida completa y nos juntamos todas las familias.

First Train to Nuremberg y 3 gañanes

Aquí ya hablamos en su día de lo que nos parecía el juego a 2 jugadores, y en su magnífico día del gañán, Jose nos cascó de nuevo el First Train to Nuremberg, pero esta vez a 3 jugadores.

Es curioso cómo cambia el juego respecto al original, ya que lo que cobra mucha importancia por encima de todo son los pasajeros, y por supuesto el track marrón de las locomotoras (aunque éste en el original también lo era). A 3 jugadores funciona mucho mejor que a 2, ya que hay más pelea por los recursos, la elección de trenes, en la subasta, etc. Aún así me sigue dando la impresión que sigue habiendo muchos cubos y pasajeros en el mapa, y que no es tan trascendente construir vías primero porque hay abundancia de todo. Sí, ya sé que eso depende de la partida y del setup aleatorio inicial, pero es que hay muchas más regiones que en el LTtW, y muchas más donde salen recursos, por lo que salvo un setup catastrófico hay de sobra para todos…

Regiones a cascoporro

Regiones a cascoporro

Estamos ante uno de los grandes infravalorados de Wallace. Me encanta, es un juego durísimo, eso sí, ya que cualquier error te deja fuera de la partida, la subasta es durísima ya que al menos con nosotros los precios se disparan, y la verdad que tienes que medir muy bien en los tracks que vas a subir para luego no quedarte sin ese puntito que hace que no puedas vender tus vías, sin descuidar ganar puntos para el track de locomotoras…

Anda que esta subasta es como las nuestras.... hasta 7 cubos se llegaron a pagar...

Anda que esta subasta es como las nuestras.... hasta 7 cubos se llegaron a pagar...

Gran partida, pero la siguiente se promete mejor, ya que David y Jose jugaron como se juega al LTtW (vías rentables, buscar packs, y mucha cerveza), y mira que les avisé de la importancia de los pasajeros…

Día del Gañán: Jokin, Cristian, Fran, David, Jose.

Betis, Sevilla, cerveza y camellos

El pasado sábado, me planté en casa del lesionado Cristian a echar una partidita. Iba con la idea de que me sacaría a la mesa un Wilderness War, o un No Retreat!, o un Washington Wars, pero finalmente estaban el A Few Acres of Snow y el First Train to Nuremberg sobre la mesa, así que nos decidimos por este último para probr el mapa a 2 jugadores.

Last Train to Wensleydale es un juego que me encanta y que creo no tiene el reconocimiento que se merece. Todo es agónico en él, empezando por la subasta, por el orden de construcción de vías, por la elección de trenes, en la pelea por los recursos. Estás toda la partida sufriendo para que el o los que vayan delante tuya no se lleven lo que necesitas.

Bueno, pues en la variante a dos jugadores del FTtN todo eso se diluye bastante, ya que en las pujas hay espacios de sobra para que si se llevn el que quieres te cojas otro similar a menor precio, las vías solo tienen pelea en el último turno, ya que es habitual comenzar cada uno por un lado (rojo-verde) y claro, ésto evita también que haya pelea por los recursos, la elección de trenes sí mantiene su tensión y es la que marca las grandes diferencias en la partida, como luego veremos en las diferencias entre FTtN y LTtW.

Qué diferencias nos podemos encontrar entre las versiones:

Para empezar tenemos un tablero con bastantes más regiones y en la que no hay montañas, sino campos de cerveza que no se pueden atravesar. Las vías caras para construir son únicamente si cruzamos los ríos. Además, tiene dos tableros pequeños adicionales: uno de ellos para el tema de las pujas, orden de turnos y tracks, y otro para los trenes. La estética me resulta algo más confusa que LTtW. No sé que tienen los cutre diseños de Wallace, que me acaban encantando, además en el LTtW todo va integrado en el mismo tablero, lo que en mi opinión es de agradecer. Lo que me ha gustado de los tableros del FtTN es que ambos tienen doble cara, por lo que hay dos mapas y reglas especiales para ellos, así como una variante que permite jugar a 2 jugadores. Si son 3 los jugadores se puede jugar en ambos mapas, y si son 4 sólo en el que es igual al del LtTW. La calidad del tablero grande es bastante buena y la de los tableritos pequeños es algo menor, pero correcta.

– Los materiales: Aquí nos encontramos con que el queso se ha convertido en correspondencia y que las piedras ahora son cerveza. Los hinchas del Betis, del Sevilla y del Mandril siguen siendo los mismos, así como los palitos de colores que simbolizan los trazados de vías. Han hecho más pequeños los discos que marcan los tracks, cosa que ha hecho que pierdan manejabilidad. Las locomotoras de madera con las que marcamos los trenes que compramos cada turno son idénticas a las del LTtW. Me encantan, quedarían genial para tunear el Steam/Age of Steam.

Las reglas: Jugando en el mapa a dos/tres jugadores, lo que varía es el número de turnos, el espacio disponible para subastas (6 en vez de 8), y lo más importante de todo, la manera de puntuar, ya que en este mapa le dan mucha más importancia a los pasajeros que a los recursos, de tal manera que en los trenes de nivel tres, cada pasajero que metas te dará 3 PV, en los de nivel 2 te dará 2 PV y en los de uno, pues 1 PV. Ésto provoca que quizá no seaa tan importante juntar “packs” para el final de la partida, como transportar muchos psajeros en los trenes que te dna muchos PV. Curiosamente, en esta variante, se van calculando cada turno los PV que consigues y se reflejan en un track, lo que te da una clara información de cómo va la partida y cuales son tus rivales a batir en cada momento, cosa que en el LtTW siempre estás con la duda de quien va delante. Al final de la partida, se sigue puntuando por el track de beneficio y por los “packs” logrados. Como comentario final, reflejar que hay menos trenes para comprar y que la distribución de materiales y pasajeros en ellos cambia respecto al LTtW.

 

Conclusión: Creo que este mapa es para jugarlo a 3 personas, donde seguro que hay mucha más pelea en todos los ámbitos antes descritos. La partida no estuvo mal, pero nos sentimos dentro de un mini solitario, donde la única guerra fue por coger las locomotoras de nivel tres que te reportaban muchos puntos.

 

Como postre le insté a Cristian para que me enseñar a jugar al Jaipur, un juego que siempre me había llamdo la atención por su estilo colorista.

Se trata de un filler divertido, pero no mucho más allá. Lo único que no me gustó, es que hay que jugarlo (en teoría), al mejor de 3 rondas, lo que se hace algo repetitivo. Nosotros jugamos una sola. Los materiales son de buena calidad y preciosos estéticamente. Como buen filler, depende mucho de la suerte, aunque tiene también su huequito para el gañaneo y cierta estrategia. Básicamente consiste en jugar cartas que te porporcionan tokens de las mercancías reflejadas en las cartas, tantos como cartas jugaste de ese color. Además, si entregas 3, 4 ó 5 cartas de un mismo color, te llevas también un bono. En tu turno tienes una sola acción, que se puede elegir entre bajar 1 o varias cartas del mismo tipo, coger un carta de las 5 mostradas, cambiar cartas de tu mano por las 5 que hay mostradas. Lo que rompe un poco la monotonía son los camellos, que no te valen para nada excepto para usarlos como moneda de cambio al elegir la acción de cambiar cartas de tu mano por las mostradas, bueno, también le dan puntos al que más camellos tenga al final de la partida. Rompen la monotonía porque si quieres coger algún camello de las 5 cartas mostradas, has de cogerlos todos, por lo que haces que se muestren nuevas cartas y le dejas toda la magia en la mesa a tu oponente, que no dudrá en cogerse la mejor, o cambiar su fulita de la mano por las mejores.

 

Muchas gracias a Cristian por acogerme en su hogar y enseñarme ambos juegos.

 

Cocktel de Aliento de Dragón, Cerveza y Vinho (14-10-11)

Golfa atípica por lo complicado de encontrarle fecha y finalmente lugar. Nos reunimos en el Flamingo Lounge de los bravos, sin brava y sin bravita, para gastar mi día del gañán.

La verdad que sin tener mucho tiempo para prepararme juegos, opté por un eurogame ya conocido por todos y mi último filler adquirido.

Comenzamos con el filler para ir abriendo el apetito: The Red Dragon Inn.

A este juego le tenía muchas ganas, y es que me parecía muy divertido el tema, y que podía encajar perfectamente con nosotros si se daba el ambiente idóneo. La verdad que es un juego en el que hay muchas reglas interpretables y se crean situaciones que no aparecen contempladas en ellas, así que puede crear polémica y confusión. La partida comenzó un poco rara, con miradas que decían “qué coño es esto”, menos mal que luego se animó un poco y logramos reirnos incluso. El peor aspecto del juego es que los jugadores quedan eliminados, bien porque se han quedado sin pasta y la dueña de la taberna les echa a patadas a dormir a los establos, o bien porque se han emborrachado demasiado y hay que subirlos a sus habitaciones mientras que los demás jugadores y la tabernera se reparten su dinero. El juego es bastante sencillo y hay que meterse en el papel del que interpretas, jugando las cartas y proclamando a voz en grito el título de la carta, que son bastante divertidas. En la partida, Jokin se quedó sin dinero, mientras que David, Cristian y yo nos hartamos de alcohol hasta perder la conciencia. Al final de la partida, quedando Cristian y yo nada más, se dió una situación de las que no sabemos resolver y es que perdimos la conciencia los dos a la vez, con lo que no quedó claro quien era el ganador…. No sé si repetiremos, quizá la segunda partida sea algo mejor, ya que os conocemos las cartas y sus repercusiones.

Como segundo plato del día y ante el pavor de los demás, saqué a la mesa el Vinhos.

De verdad que no entiendo las razones que esgrimen para decir que este juego no les gusta. A mí me parece un GRAN eurogame, lleno de alma e interacción, en lo que todo funciona perfectamente y está integrado en reproducir la vida de unos viticultores. Al final de la partida pensé que habían disfrutado más del juego, pero se ve que no.

Se trata de un juego en el que tienes relativamente pocas acciones para montar tu imperio del vino, por lo que has de escoger cuidadosamente en lo que empleas tu turno y no malgastar el tiempo en hacer cosas que no optimicen tu jugada. La partida estuvo marcada por las buenísimas y las malísimas cosechas, así que hubo turnos con vinos de grandes valores, mientras que en otros, hubo que hacer grandes inversiones para llegar siquiera a producir. Por mi parte aproveché una de esas ocasiones de bonanza para hacer mi única exportación de la partida, en la que llegué a meter un vino de 12, y dos de 10, lo que me granjeó muchos puntos, ventas en cambio hice tres a lo largo de la partida, las primera obligada por el gran desembolso inicial en bodegas y viñedos, y las otras dos para subir en la cuenta bancaria y lograr los puntos al final de la partida por situación de dicha cuenta. Intenté no descolgarme demasiado en ninguna feria, incluso quedé por delante en una de ellas. Las acciones de bono que nos permiten los empresarios sólo las empleé un par de veces, una de ellas para comprar viñedo barato y otra para colocarme en el multiplicador 4x bodegas subterráneas. No tuve muchos vinos nunca, por lo que al final de la partida solo me quedaron dos para colocar en multiplicadores. Con todo ello me llegó como para hacer 105 puntos (la vez que más he hecho) y es que según juegas más, eres capaz de optimizar mejor.

Comparto las críticas sobre la acción innatural de poder retirar dos barriles de la misma zona de venta y meter por ello dos cubitos de Denominación de Origen en dos regiones diferentes, ya que no tiene ni pies ni cabeza.

Las demás objeciones que se dijeron ayer:

– Es muy complicado: Hombre, no es un juego familiar y requiere de varias partidas para dominarlo, en la primera vas muy perdido, pero ya a partir de la segunda empiezas a ver las cosas más claras.

– Es antinatural: No la comprendo, de verdad, un juego que rezuma alma por los siete costados y que lo único raro es lo comentado anteriormente.

– No es elegante: No sé porqué lo decís, a no ser que vuestra visión de la elegancia es el minimalismo…

– Tiene muchos minijuegos: Lo que tiene es maneras de resolver las cosas diferentes, no es lo mismo la exportación que la venta, pero es que el premio tampoco es el mismo, PV y dinero respectivamente.

En fin, como dije ayer, menos mal que tenemos el día del gañán y no os quedará otra que volver a jugarlo conmigo 😉

Aún así y con todo, me alegro de haber pasado la tarde con vosotros y muchas gracias al anfitrión por sus cervezas, agüita fresquita y frutos secos que amenizaron más la tarde.

Día del Gañán: Cristian, Jose, David, Jokin, Fran.