De excavaciones varias y regalos de cumpleaños

Lo que llevamos de noviembre ha sido bastante intenso lúdicamente hablando. Para empezar, ha sido Essen, a donde este año tampoco hemos podido ir, pero que antes o después volveremos. Cumplo años el día 4, y ya es tradición comprarme alguna de las novedades como (auto) regalo patrocinado por Patricia. Cuando termina la feria, empieza la búsqueda del juego del año… Pero este año (todavía) no me he comprado ninguna novedad de Essen, entre otras cosas, por los precios brutales de los juegos para jugones. Vamos, que por menos de 50 euros poca cosa te compras: Nations, Khole und Colonie, Amerigo… Parece que hay tarifa plana de 50 euros. Y el caso, es que uno ya se lo piensa. En realidad, el problema es que habiendo probado La era del carbón, y sabiendo que tiene un gran precio y es un juegazo, me da una pereza terrible comprar algo a ciegas sin probarlo. Dicho esto, el Pathfinder me lo he comprado, aunque no cuenta por que no es de Essen 😉

Dejemos de divagar. El mes comenzó (o casi) con una visita a la guarida del conocido como el sexto simio, Javi Santos, y como paso en mi anterior visita, me sorprendió con una esquisita bebida refrescante…

¡Chispeante pulpa de guayaba!

¡Gracias Javi! Así tendremos que repetir la visita de vez en cuando.

Como plato lúdico, jugamos una partida al Pergamon, un juego muy interesante de 2011 que creo que ha pasado sin pena ni gloria. He de decir que es un juego que me supera, y me dieron una soberana paliza. En el último turno, presenté dos fulas de exposiciones, pero limpias limpias… Javi nunca había visto tantas monedas dando lustre juntas (ver foto adjunta). Es un juego que como he dicho me parece muy interesante. En el inicio de turno, con una acción (pones el meeple en un track) decides a la vez ¡el dinero que puedes recibir, el orden de turno, las losetas que puedes comprar, y el orden de inicio del siguiente turno! Una barbaridad. Se puede jugar en Yucata, y si te pones a pensarlo, es una decisión durísima. Además, hay otra capa de complejidad, que es que el valor las losetas que compras (es un juego de comprar losetas y hacer sets, pero en forma de puzle) no es fácil de estimar, ya que el sistema de puntuaciones es relativamente sofisticado; hay diferentes tipos de piezas, cada una puntua en un momento del juego, al final puntúan todas de forma especial y para colmo de males, las losetas que presentas para puntuar van envejeciendo, pudiendo puntuar varias veces o no. Lo dicho, sofisticado. Creo que es un gran juego, pero su duración/complejidad no está equilibrada. Aunque uno puede puede pensar que es familiar, no estoy nada de acuerdo. Es un juego duro, y a 4 jugadores ni te cuento.

Lo que es no tener ni idea de lo que había que hacer…

Más adelante, en la sesión golfa, me tocaba el turno del gañán y aunque estaba pensando en venderlo, saqué mi regalo de Essen del año pasado, el Snowdonia. Aquí me encontré con otro regalo de cumpleaños, por que no sólo jugamos Jose, Fran y yo, sino que Patricia se apuntó y jugó la partida entera. Jugamos el segundo escenario que trae el juego, que por cierto, es mucho peor que el primer desde mi punto de vista, ya que divide a los jugadores en dos equipos, subiendo la montaña por dos caminos diferentes, por lo que hay la mitad de tensión. La partida estuvo simpática, el juego se llevó un +1 por el minipunto de pareja, así que se queda en la colección, es más, me he comprado una expansión de Essen de este año 😉

Mi juego de Essen de este año

Lo curioso, es que el Snowdonia volvió a salir a la mesa no otra vez esa semana, si no dos. Primero con la gente de la asjm en casa de Frescology, y el fin de semana, de nuevo con Patricia como segundo regalo de cumpleaños (+2 puntos de pareja). LA verdad es que funciona bastante bien, aunque mejor a 3-5 jugadores que a 2, que flojea un poco. Lo único malo, el setup, que es infernal. Para vender el juego 😉

Por cierto, después del Snowdonia, en mi día del gañán jugamos el San Petersburgo. J-U-E-G-A-Z-O al que no ganaré nunca. Vaya rabo de proporciones herculíneas nos metió Fran. Pero vamos, que fue para olvidar la partida. ¡Y eso que compré el observatorio en el primer turno!

Además de todo esto, conseguí sacar a Cristian de su madriguera para que probara el Julius Caesar, pero esa reseña, se la dejo a él 😉

Turno del gañán: Jokin, Cristian, Fran, Jose, David

Anuncios

7 pensamientos en “De excavaciones varias y regalos de cumpleaños

  1. Totalmente de acuerdo con tu idea del Pergamón, juegaco que a 4 se hace terriblemente jodido. No te quejes tanto, que ya nos has dado pa’l pelo en Yucata gracias a mis clases (no tan) magistrales.

    El batido no era de guayaba, sino de guanábana, que no te enteras 🙂

    Y no me puedo creer que hayas olvidado el pedazo de partida a Santiago de Cuba que siguió a la susodicha guanábana. Otro juegaco, pero que por suerte no ha pasado con pena, sino con bastante gloria.

    En la partida introdujimos una de las miniexpansiones que se regalaron en el festival, pero la dinámica de la partida fue tal que no entró en acción absolutamente para nada, lo que provocó cierto cachondeo y delirio colectivo. La expansión era la del barrio revolucionario, y consiste esencialmente en que si alguien se salta el puerto, puede colocar una carta de revolución en un barrio. A partir de ese momento, visitar ese barrio cuesta una moneduqui. La expansión no entró en juego porque la partida fue de voracidad total, con embarques sí o sí, es decir, 7 barcos zarpados en las 7 vueltas que dio el coche. Tremendo.

    Debo decir que yo había probado antes la expansión, y es interesante. Porque no altera básicamente en nada el juego, pero introduce un matiz. Eso para mí es lo que debe hacer una expansión.

    A repetir pronto. Sigo con un buen surtido de bebidas extravagantes 😀

  2. Otro post que se me había pasado por no verlo en el saturado Planeta lúdico…

    Pues sí, Pergamon es un muy buen juego. Con decisiones duras que tomar.

    Y San Petersburgo mejor aún. Juegaco de tres pares.

    Snowdonia a mí me encanta pero no caló en mi grupo.
    A mí me gusta mucho!!!

    Un abrazo para lso simios!

  3. David, como yo tenga que hacer la reseña del Julio César vamos apañados… Estoy muy liado en esta recta final de año, las dos semanas en Madrid de curso me están pasando factura…

    Por cierto, estáis consiguiendo entre todos que me arrepienta de vender el Pergamon pero precisamente lo que me echa para atrás del juego es lo que comentáis, duro como para ser familiar pero un poco descafeinado para simios de culo pelao, o más que descafeinado hay otras ofertas lúdicas que tienen duración similar y dejan una mejor sensación AKA San Petersburgo, Razzia, Caylus Magna Carta… Incluso el olvidadísimo Walhalla.

    • El problema es que no creo que SP, Razzia, o CMC (y el magnífico Walhalla) dejen MEJOR sabor de boca. Lo dejan igualmente bueno. Lo siento, la cagaste y vendiste un juegazo 🙂 Otra cosa es que puedas vivir sin él, indudablemente. 😀

      • Qué ha pasado con mi gravatar en los posts anteriores? será el puto Ipad?…

        Otro que casi juega en esa liga y que es un juegazo es el Firenze al que por fin me he decidido a subirle de un 8 a un 9 su rating en BGG porque es una auténtica maravilla de juego. No dejéis de probarlo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s