Corazón wargamero

Es curioso, pero aunque en general todos los simios (y amigos) tenemos agendas muy difíciles, y quedar es en general algo complicado, resulta que casi siempre que lo conseguimos estamos al menos tres jugadores. Esto significa que los juegos para dos jugadores ven poca mesa, y para más detalles, los wargames. Tengo Hannibal, No Retreat, Fighting Formations, Napoleon de Columbia y alguno más sin estrenar y mi pequeño corazón wargamero encogido.

¿Pero esto de los juegos de guerra que tiene de especial? ¿Por qué no jugar un Caylus o un Alta Tensión con robot en esas quedadas a dos? No digo que no sean grandes juegos, y que no los juegue con gusto, pero hay cosas que sólo te dan los juegos de guerra. Esas batallas míticas en las que el azar da la vuelta a la partida, esa tensión durante el turno del oponente, ese placer de poder hacerle sangre de verdad, no quitarle una madera (y encima pedirle perdón por hacerlo). En los juegos de guerra puedes (en realidad debes) ir a hacer daño. Es como la Cúpula del Trueno, dos entran uno sale

El caso es que en este mes hemos tenido algunas quedadas a dos, en las que hemos podido jugar estos juegos (o similares), bueno también jugamos un Civilization (el nuevo) para probarlo, pero a dos también se dan galletas :-).

¿Qué tienen los juegos de galletas/guerra/wargames? Alma, tema, tensión, historia y dados. Muchos dados. Jugamos una partida al Guerra del Anillo Jose y yo, la revancha de nuestra partida de inicio de año. ¡Qué juegazo! Sí, técnicamente no es un juego de guerra, es una especie de híbrido, pero que me encanta. En esta partida, después de mucho tiempo, conseguí quemar Rivendel y Los puertos grises, ¡qué placer! Esos elfos saltando al mar sin barco ni nada. Aragorn falleció en Minas Tirith bajo la maza del Rey Brujo, Saruman se quedó en su torre toda la partida, pero consiguió conquistar el Abismo de Helm, aunque Edoras se le escapó. Pero al final, los héroes de la partida no tenían nombre propio. La Sombra le faltaba quemar una última ciudad. Mandó a una horda contra La Comarca, pero Tom Bombadil impidió que entraran a perturbar la paz, así que el Ojo dejó en manos de los Sureños el último asalto a la ciudad de Valle, en la que Bardo esperaba sin saber nada de la guerra que tenía lugar, pero que justo a tiempo, recibió ayuda inesperada de los elfos del bosque. No mucha, pero suficiente para afrontar la horda de Mumakil que tenían a las puertas. Sin héroes, ni nazgul, ni cartas de evento. La última batalla fue a puño desnudo entre los sin nombre de la Tierra Media. Sureños, Hombres del Norte y Elfos se encontraron, y Los Pueblos Libres consiguieron aguantar un día más para que Frodo y Sam (al turno siguiente) tiraran el anillo jugándose el cuello y la cordura, quedando al límite de fallar (11 de corrupción). Se me pone la piel de gallina recordándolo. Y perdí, pero eso en un juego de guerra, es lo de menos.

Los héroes anónimos de los Pueblos Libres

La historia de los hombres de Valle no es la única digna de ser recordada, pues poco después en otra era, en otra dimensión, los hombres de la legión romana con sede en Córdoba leales a Julio César (aunque cambiaron de mando no una sino dos veces a lo largo de la guerra civil, pero eso es otra historia) fueron los últimos supervivientes en la batalla de Tarraco, en la que un contigente de tropas leales a Pompeyo muy superior en número no pudieron terminar con los defensores a tiempo, perdiendo la guerra capitulando tras cinco largos años de lucha. La batalla fue espectacular.

Los valientes de la décima legión

En Julius Caesar se lucha por el control de ciudades clave del Imperio romano que dan un cierto número de puntos de victoria. En el último turno, Julio Cesar controlaba 7 puntos de victoria, y Pompeyo 6. Si Tarraco cambiaba de manos, también cambiaría el resultado de la partida. El combate en Julius Caesar es similar en cierta forma al Eclipse, cada tropa tira un cierto número de dados para hacer bajas según un orden de iniciativa, sin embargo, hay una diferencia fundamental, si en tres rondas de combate los atacantes no han vencido (bien por retirada o por eliminación), están obligados a retirarse. En Tarraco, en la última ronda del último combate, quedaban sólo dos legiones frente a todo el ejercito de la península. Pero la décima sobrevivió, y Pompeyo tuvo que capitular. La última ronda, como no podía ser otra forma, tiramos los dados de uno en uno, de pie, sudando cada uno de ellos. Espectacular. Para variar, yo llebava Pompeyo. Espero que mi contrincante disfrutara su victoria tanto como yo mi derrota.

Digamos que ni siquiera el último turno de una partida de Brass, es tan emocionante (o al menos no siempre).

Anuncios

5 pensamientos en “Corazón wargamero

  1. Soy un jugón duro. Me gustan los juegos económicos, la falta de azar y que cada decisión que tome me hunda o me eleve a lo más alto del track de PVs. Aún así cada juego tiene su momento y esto de tirar dados tiene su encanto. Si tomas una mala o buena decisión siempre están ahí los dados para darle la vuelta a la tortilla. Aunque algunos lo vean como algo negativo, te obligan a ser muy precavido con las decisiones e ir al combate con todo para tener más certeza. Aún así siempre queda la épica como el caso de la legión cordobesa defendiendo Tarraco a la numantina. Pedazo de partida a Julius Caesar. Lo de ganar es lo de menos, la experiencia de coger el flanco, de cubrir los puertos de la península y obligar al rival a entrar por Cádiz, de ver como un niño con una piedra se carga a una legión de golpe,… No tiene precio!!

  2. Cada juego tiene su momento, eso está claro. No todo puede ser PV y acciones!

    Me alegro que te gustara, así lo repetimos. En cualquier caso, ni siquiera en un juego tan ligero como el Julius Caesar los dados son definitivos, saber jugar bien marca una gran diferencia (lo que es un problema por que los dos jugadores tienen que tener un nivel parecido para pasárselo bien), lo que pasa es eramos los dos unos paquetes 😀

  3. Con los wargames tengo sentimientos encontrados. Más bien con todos los juegos para dos jugadores.
    Para empezar, no me gusta que tengan demasiado azar. No quiero que una tirada de dado me arruine la planificación irremediablemente. Pero tampoco me gustan con demasiado poco. No quiero saber que el único motivo por el que pierdo es porque he sido más inutil que mi rival.
    Y luego me gustan especialmente poco los juegos de puramente masacar a tu rival. Me da mucha pereza estar continuamente eligiendo entre pegar o defender, y acabo yendo a remolque en la iniciativa, cubriendo los agujeros más que propiamente llevando a cabo mi juego.
    Pero ese Julio César me lo debes. Y tenemos dos compromisos inexcusables, aunque demorados, con Sekigahara y Senderos de gloria 😉

    • Esa relación de amor odio con los juegos de dos jugadores te persigue Jokin, por un lado molan, por otro pueden ser más exigentes que los euro normales… En cualquier caso, a ver si los vamos jugando. A los compromisos inexcusables tienes que añadir el GDA edición coleccionista, aunque ese podríamos meterlo en la sección de 4 jugadores para disfrutarlo como se merece.

      El Senderos de Gloria tendremos que esperara a la jubilación.

      • El Guerra del Anillo es de los que más he jugado. Sí, es a dos y hay que machacar al otro, pero tienes varias estrategias que aplicar (¿cazo a la compañía o aplasto a los pueblos libres? ¿Empiezo machacando por el sur, más rápido pero mejor defendido o empiezo la marcha hasta el desguarnecido norte?) y el azar da vida pero no invalida una estrategia (basta ir con el suficiente número de tropas y líderes para saberte ganador, aunque las bajas sean mayores que las inicialmente estimadas). El único inconveniente, las cuatro horas y media: tres cuartos de hora para montar, tres horas de partida, y tres cuartos de hora para desmontar. El mío. El tuyo se desmonta mucho más rápido 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s