Vuelven los clásicos

Tras varias semanas de vacío, este martes conseguimos coincidir para una golfa a dos Musambay y yo. En estas raras quedadas, intentamos consensuar el juego, y esta vez le tocó a mi flamante Guerra del Anillo, así que antes de bañar, cenar y acostar a mis herederos a la espera de Jose, desplegué las más de 200 miniaturas (incluyendo expansión)…yY entonces llego un wassap inesperado, por la hora, y por su contenido. Cristian viene. Esto podría denominarse jokinada. Aunue en un principio no me lo creía, me fui haciendo a la idea de ir recogiendo todo en la caja :’-(

Todo listo… para volver a la caja

Pero la verdad es que fue una grata sorpresa jugar los tres. Por la premura del cambio, se llegó a un acuerdo entre caballeros de escoger un juego por consenso y no pasar día del gañán, y el elegido no fue otro que el Brass.

Por un puñado de libras

Los clásicos son clásicos por algo. El Brass es un gran juego. Quizás un poco obtuso, pero un placer cuando lo empiezas a conocer. Es una bestia extraña, por un lado es un juego de oferta y demanda, por otro lado es un juego de conquistar territorio, tiene algo de tirar vías de trenes y por supuesto tiene préstamos y el canal de Birkenhead. Tiene el factor de azar de las cartas, pero siempre te da la sensación de que podrías haberles sacado más rendimiento al finalizar la partida, no de haber tenido mala suerte. Tienes que jugar prácticamente de estómago desde el principio, al ser difícil predecir el efecto de tus acciones a medio plazo (aunque a corto plazo esté claro). Una delicia.

Cristian no sólo disfrutó, si no que ganó por un punto a Jose (yo tenía 10-15 puntos menos…). Fue una partida extraña (como todas) en la que no había hierro (se dejaron de construir un par de fundiciones) y sobraban puertos. Pocas algodoneras se construyeron pero se taparon todos los astilleros. Así es la vida. Siempre se dice que es mejor con cuatro, pero lo disfrutamos igual con tres.

Por volver a ciertos temas recurrentes, al mirar al AoI después de la partida, te das cuenta de que se parece más a la fase de los canales, que a la fase de los raíles. Es un poco descafeinado. Creo que ya lo había comentado, pero tengo un cuarto gen G para la próxima partida al AoI (que probablemente sea en Rusia), que el hierro y el carbón se comporten como en el Brass, es decir que el hierro se teletransporta pero es necesario para desarrollar, y que las vías sólo cuesten carbón. Es por molestar 🙂

En todo caso, una noche espectacular. Pizza, cerveza, Wallace y como siempre, lo mejor, la compañía.

Anuncios

Un pensamiento en “Vuelven los clásicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s