Escribe 100 veces, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega

Laura: “Pero Papá, yo no he sido”

David: “Ya lo sé hija, ya lo sé…”

Laura: “Venga Papá, te ayudó a secarlo”

El primer intento simio por estrenar mi copia del Wilderness War se quedó en la 2ª carta del primer turno… un Tsunami de leche arrasó toda la costa este de Norteamerica… tras el set up infernal que tiene el juego y una vez realizado una rápida revisión de algunas reglas que no me dió tiempo a repasar, nos quedamos con la cara a cuadros…

Para desquitarnos, seguimos enmarcados en el mismo conflicto pero con un mucho más rápido y accesible A Few Acres of Snow.

Anuncios

24 pensamientos en “Escribe 100 veces, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega

  1. A mi me pasó con el Carson City….mietras estaba explicando las reglas uno de los jugadores se estaba quedando dormido, dió un cabezazo típico de esos momentos y del susto derramó una cocacola en el tablero…. entré en furia berseker en cuestión de segundo. Menos mal que esa carita de angel tiene que quitar todos los enfados…

    • Laura no fue la que tiró el vaso, fue David. El tema es que la presencia del vaso de leche no fue advertida por ninguno de los dos…no estaba y un momento después estaba…

      La primera cosa que pensamos los dos fue “este vaso de dónde #$%& ha salido?” para inmediatamente comenzar el secado de fichas y tablero y la posterior evaluación de los daños…

  2. No se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega,no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega, no se pone un vaso de leche en la mesa donde se juega…

  3. Menudo lio. La furia se apodera de tu cerebro y gritas al cielo…porque a mi?! Es por el amor incondicional estos benditos juegos y claro por la inversion. Ya me ha pasado y comprendo la situacion.

  4. Con el Pandemic, jugando en la piscina, una racha de aire hizo volar algunas cartas al agua… Vestido y todo me tiré a recuperarlas, secarlas con la toalla, airearlas y ponerlas al sol. Menos mal que este juego tiene unas cartas un poco plastificadas y no hubo daños mayores…

    Pd.- Por su puesto, se recogió el juego inmediatamente.

  5. El primer día que conocí al novio de mi hermana derramó un vaso de cocacola encima del tablero de Aventureros al Tren. Sabiendo como cuido los juegos, la cara de mi hermana era un poema.

    No le pasó nada al juego.

  6. En México los juegos de mesa salen entre un 30% y 50% más caros que en EU o España, ya se imaginaran el cuidado que tenemos con ellos, pero si el asunto es jugar y no tenerlos como reliquias sagradas abandonados en un closet, ¡hay que relajarce!, no hay partida sabrosa sin botana ni bebidas y la verdad prefiero un juego con heridas de batalla que me haya brindado muchas horas de diversión con mi familia y amigos a tener una inmaculada colección de perfectos juegos tristes que ya nadie quiere jugar con tal de no lidiar con el neurótico que los cuida. 🙂 saludos.

      • Con esa edad Lucas no podía responsabilizarse de nada, su padre era el dueño del té, y el que debería haber previsto la situación (los otros 4 adultos que estábamos allí no tuvimos nada que ver 😉 )
        Y tu acto de generosidad te convierte en un caballero, desde luego. Suerte que fue en agua, y no en leche…

  7. Yo ya no me preocupo por esas banalidades… cuando suceden y ayer sucedió sobre un Pingüinos & Cia y también un vaso de leche con cacao, con Jaime de protagonista y espectadora de excepción su madre, que supuestamente estaba ‘controlando la situación’, yo me doy la vuelta y canto: “uno dos y tres, cuatro cinco y seis; yo me calmaré, todos lo vereis”. Varias veces. Y luego el secado.

    • El A Few Acres of Snow es un juegazo como la copa de un pino. Y que sepas que no te perdono haberte librado de tu copia de coleccionista sin haber hablado antes conmigo, sabiendo cómo suspiro por sus fortificaciones y sus casitas 😦

      • microcasitas Jokin, microcasitas… fijate si son fula que el otro día lo jugué con Jose y preferí jugar con sus cubitos y discos de la edición para pobres… sólo me llevé de mi copia el kit deluxe de fuertes y el dinero “del 7Wonders”… 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s