Día de las H: Hawaii e Hibernia

Y llegó el día del gañán de Jokin, que estaba deseoso de cascarnos su flamante Hawaii proveniente del Secret Santa de la bgg… bueno, proveniente de su cheque regalo más bien ;P. La verdad que yo sólo he participado una vez en el Secret Santa y la experiencia fue bastante buena, lástima que la economía no ande boyante como para repetirla… de momento 😉

De este Essen-11 parece que todo lo que jugamos son las novedades más playeras y desenfadadas, a priori, ya que todas se desarrollan en zonas de buen rollito y poco estrés, aunque luego te ves Los Descendientes y ves que no todo en Hawaii es felicidad y caipirinhas bebidas mientras el sol se pone en el océano… Como pasa además también en este juego

En Hawaii encarnamos a unos antiguos habitantes de la isla, antes que ésta fuese colonizada por el ladrillo y el hormigón armado. Todavía se adora a los antiguos ídolos, el Hula-Hula se baila todas las noches alrededor de las hogueras y existen hombres sabios en los mejores poblados. Al igual que Vanuatu, es un juego para jugones, aunque en Hawaii la mecánica principal es la gestión de divertidos recursos.

Los componentes del juego son espectaculares, con infinidad de losetas diferentes, tableros individuales para los jugadores y madera abundante y divertida (tiene pinta de tardarse un ratito en destroquelar).

El tablero central conforma la isla de Hawaii, dentro de la cual hay muchas localizaciones donde gastar nuestros recursos, la mayoría de ellos son para comprar edificaciones con la que ir formando nuestros diferentes poblados, también podremos pescar, construir canoas, hacer de estibadores y contratar bailarinas, hombres sabios e ídolos protectores para nuestros poblados.

Tenemos un recurso para movernos por la isla, para pescar y para hacer de estibadores, que son los pies.

También tenemos la moneda con la que pagar las adquisiciones restantes, que son las conchas marinas.

Y por último tenemos la fruta, que nos sirve de comodín, siempre que paguemos todo con ella.

Cada turno el valor de los edificios y contrataciones a realizar va variando ya que sacaremos unos tokens aleatorios para cada localización, incluso el número de compras disponibles en cada localización será variable en función de los valores de los tokens en cada una de ellas, por lo que ir primero tiene su cierta importancia, tanto por hacerse con cosas exclusivas y/o hacerse con las cosas más baratas. En la mayoría de las localizaciones tienes la posibilidad de pagar el doble del valor del token para hacerte con dos cosas en vez de una, o una versión mejorada del edificio normal. Una vez que pagas, te quedas el token, por lo que nadie más puede usarlo. Tenemos dos tipos de token de valor, unos normales y otros con una Tortuga Ninja en ellos.

Cada turno hay que cumplir un objetivo, que cada vez será mayor, y consiste en alcanzar un cierto valor con los tokens con los que te has hecho. Así, al final del turno, se reparten suculentos PV entre los que más han conseguido en ese turno. La cosa se complica, ya que aunque el valor mínimo necesario aumenta (al igual que los PV que se reparten), cada turno nos dan menos recursos, por lo que hay muchas veces que se hace complicado llegar a cumplirlo.

En tu tablero individual irás colocando todas las compras, tenemos 5 diferentes filas (5 diferentes poblados) donde colocarlos, pero siempre hay que comenzar un nuevo poblado con una cabaña. Para lograr puntuar los poblados al final de la partida necesitamos dos cosas imprescindibles, la primera es que haya un hombre sabio en nuestro poblado, y la segunda es que sea tan grande que llegue a los ídolos protectores, un track inverso que podemos ir rellenando y así logramos que los poblados no tengan que ser tan grandes si queremos.

El juego es relativamente rápido, se juega en 5 rondas y nos lo podemos ventilar en unos 90 minutos, tiene una preparación entre turnos que puede ser un poco coñacete, al igual que el setup inicial, pero no insufrible. Para los que vayan a jugar su primera partida sólo les daré un consejo: haceros tan pronto como podáis con la cabaña que te da PV cuando coges una token Tortuga Ninja, y pagar el doble por él, de tal manera que te dé 2 PV cada vez que coges uno de esos tokens. Por supuesto, si puedes cógete más de un edificio de esos 😉

Primera fila, segunda columna... Edificio objetivo Nº1

Primera fila, segunda columna... Edificio objetivo Nº1

En nuestra partida tanto Jose como yo construimos esos edificios, mientras que David y Jokin no, con lo que cada vez que cogiamos un token Tortuga Ninja ganábamos 4 y 5 PV respectivamente… Como hay igual cantidad de tokens de un tipo que de otro, les sacábamos 16-20 PV de diferencia cada turno… Se llego a oir que el juego está roto, pero no creo que sea así, sólo hay que conocer el potencial brutal de ese edificio y pelear por él.

Como segundo plato jugamos a Hibernia, que venía con la etiqueta de chusco antes de saber nada de él.

Creo que fui al que menos le gustó de todos, aunque no es para meterle fuego, más siendo un filler que se juega en 20 minutillos. Es un juego en el que se ham de controlar territorios con tus ejércitos, conquistándolos a base de galletas muy simples: Se van eliminando 1 cubo del defensor por un cubo del atacante.

Hasta aquí nada nuevo bajo el sol, lo más curioso del juego es que rodeando al tablero hay una disposición de colores (coincidentes con los de los territorios), cuando acabas tu turno, ves qué colores controlas y en función de la disposición alrededor del tablero avanzas si coinciden.

El número de ejércitos es limitado y los muertos van a una reserva de cadáveres que pueden ser devueltos a la vida. Si un jugador escoge como acción la resurrección, se coge todos sus cubos de dicha reserva, mientras que los demás jugadores cogen la mitad de los suyos.

En cada turno tenemos 2 acciones, una de ellas viene determinada por un dado, que nos indica a qué color de territorio debemos movernos/atacar, y la otra es libre entre atacar, mover, reforzar o resucitar.

Hecho en falta que la disposición de los colores alrededor del tablero no sea aleatoria, lo que le daría más variedad al juego. También me pareció bastante estático, haciéndose difícil expandirse, por lo que destacar en la puntuación se hace muy difícil.

Día del gañán: Fran, Cristian, David, Jose, Jokin.

Anuncios

5 pensamientos en “Día de las H: Hawaii e Hibernia

  1. El Hawaii tiene pintaza, y son de los que suelo picar porque visualmente me atrae. Es mu bonico el jodío.

    El Hibernia ni me sonaba, y la verdad es que tampoco pinta mal. Voy a investigarlo un poco más por la BGG

  2. El Hibernia no sé por qué me llamó la atención, pero el caso es que acabé comprándolo.
    Tras la primera partida, me alegro de haberlo pillado. Es un juego rápido, de repartir bofetadas, pero controlando la expansión. Me gusta especialmente la puntuación según territorios que controles, y no creo que disponerlos al azar vaya a variar el juego: al principio de tu turno ves qué territorios tienes, hasta dónde puedes avanzar y qué necesitas conseguir para arañar uno o dos pasos adicionales en el track.
    También influye mucho el limitado (limitadísimo) número de tropas que tienes. Como es imposible teñir el mapa de tu color, es muy importante elegir en qué fregados te metes y a cuales es inútil enviar tropas.

    Como dijo Jose, lástima que el juego sea mío: es el filler perfecto para jugar la media hora durante la que me esperáis 😛

    Y Hawaii tiene sabor a Hans im Glück de los buenos (como Stone Age o Finca). He jugado tres veces, las tres veces he perdido miserablemente pero las tres me lo he pasado genial recorriendo la isla.
    Un puntito por encima del juego familiar, un puntito por debajo del juego culoduro gañán. Como a mí me gustan 🙂

  3. El Hawaii creo que ha sido nuestro segundo juego de Essen 2011 (si no me he olvidado de alguno…) y la verdad es que me ha gustado mucho. Aunque en algún lugar viene descrito como juego de colocación de trabajadores, a mi me parece más un juego de inversión puro y duro. Al inicio de cada turno, hay una oferta variable (en cantidad y precio) de productos. Se abren las puertas del super, y todos los jugadores empiezan a comprarse nuevas cositas para sus pueblos. Un oda al consumismo ;P

    Las puertas del supermercado están a punto de abrirse… y sí, el amarillo perdió la carrera de fichas por primera vez

    Vaya metalización por no comprar las casitas de las tortugas ninja… ¡y eso que J. y yo ya habíamos jugado dos partidas!

    El Hibernia entrañable y ràpido.

    Vaya sesión gafapastaca.

  4. Hawaii mola mazo, sí señor. Y además, no creo que haya una estrategia clara, porque todo puede depender de los precios que salgan.
    Lo que sí me ha dado la sensación es que a 5, la cosa está tan, tan, tan apretada, que el último turno se puede volver un poco inútil, y además, durante la partida en general, hay mucho descontrol.
    La media partida que eché a 3 fue la que más disfruté, sinceramente. A 4 supongo que también rulará bastante bien.
    Y los pies… ¿una de las mejores figuritinas de la historia lúdica?

  5. Pingback: Nuevo viaje a Venecia | Simios golfos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s