Evo y Saint Petersburg

Día del gañán de David, que estuvo encantado de cascar dos juegos por fin. Nosotros también lo estuvimos ya que son dos juegazos a los que nunca diremos que no. Y ya es difícil que coincidamos todos…. Eso sí, ya que era su día del gañán, tuvimos que jugar con Gen G en ambos.

Como primer plato empezamos con un Evo, teniendo como variante G el no poder repetir gen en la subasta, sacar un gen menos que los jugadores, pero como premio de consolación (aunque a veces no tanto y se pujaba por ello) una cartita.

Divertidísimo juego familiar, aunque con la variante G un poco más gañán, que se juega en hora y media. Se trata de tunear tu raza de dinosaurios para que puedan ir sobreviviendo a los cambios climáticos, para lo cual los equiparemos con pieles para el frío, sombrillas para el calor, huevos para poder reproducirse a cascoporro, patas para incrementar su movilidad, un gen especial para pagar menos en la subasta, rabos para ir primero en el orden de turno y cuernos para atacar sin piedad a razas más débiles.

Es ante todo divertido, ya que por mucho que planifiques, hay cartas de eventos que pueden echar por tierra todos tus planes. Aún así has de medir muy bien lo que gastas en las subastas (se paga con PV), quedándome siempre la sensación que gana el que menos paga en éstas. El final de la partida es una incertidumbre, ya que depende de una tirada de dados a partir de un cierto números de turnos.

En esta partida que jugamos, varios de nosotros llegamos a tener los 10 dinosaurios dentro del tablero, cosa que nunca había visto, por lo que el espacio escaseaba por todas partes. Cristian y yo fuimos los únicos que conseguimos un cuerno, por lo que los demás intentaban separarse de nosotros todo lo que podían. Al final, el pobre Jose fue el único que recibió unas cuantas cornadas por mi parte, mientras que Cristian lo único que hacía era sacarle brillo al cuerno, y claro, tanto frotarlo y cuidarlo, que cuando tuvo la oportunidad no quiso mancharlo de sangre….

La partida estuvo muy igualada, ganando David, a un punto yo y Cristian a un punto mía. Jose se quedó algo descolgado, ya que durante varios turnos se dedicó a forrar de pieles su especie y eso le lastró al final.

En su día probamos también la nueva versión publicada por Asmodee: https://simiosgolfos.wordpress.com/2011/09/03/la-evolucion-evoluciona/ y aunque meten algunos ligeros cambios en los genes y situación de inicio, el juego continúa siendo el mismo. Muy divertido también, con una estética diferente, más futurista, pero en mi opinión igual de atractiva.

Como acabamos rapidito, salió a la mesa el Saint Petersburg, otro juegazo como la copa de un pino.

Me encanta todo en este juego, empezando por su estética, su mecánica y sus estrategias.

Jugamos con la expansión New Society, pero eliminando del juego los observatorios (Gen G), ya que desequilibran la partida bastante al poder hacerse con una carta extra el que lo posea, habitualmente un noble. En este juego construimos la ciudad de San Petersburgo, contratando artesanos, construyendo edificios y atrayendo a la corte a importantes nobles de la época.

Es el típico juego en el que siempre vas con el dinero al límite, teniendo que medir a la perfección lo que construyes en cada turno, así como cuando pasar, o cuando realizar acciones. Hay que estar muy atento también a las cantidad de cartas que se van a reponer, ya que lograr que te salga un noble o artesano más que a los demás es importante, lo mismo que no quedarte con la posibilidad de coger uno menos que los otros.

Otra vez más acabó la partida en un suspiro, empatando David y yo a puntos y Jose quedándose a un puntito nada más. La verdad que luego te pones a pensar y ves que la partida se ha decidido por detalles que parecen no tener mucha importancia, pero cuando todos juegan bien sus posibilidades, estos detalles nimios son los que marcan la diferencia.

Gran tarde de juegos, en la que no tiré la cerveza encima de los juegos y en la que Cristian no tiró el cuadro del salón, por lo que podremos volver a casa de David 😉

Día del Gañán: Jokin, Jose, Fran, Cristian, David.

Anuncios

12 pensamientos en “Evo y Saint Petersburg

  1. Gran crónica.
    El Evo no lo conocía, me interesé por él con la reedición de Asmodee, pero no me acababa de llamar, y menos que sea para mín imo 3.

    En el Saint Petersbrug coincido plenamente en que es un juegazo, con muchas más cosas a tener en cuenta de las que parece en un principio.Y es que te lo explican y te quedas con cara de ¿eso es el juego? Pues vaya. Hasta que lo pruebas y…

      • Pero explicalo mejor: los hombres y los dinosaurios coexisten, y cada raza/pueblo/tribu humana esta asociada a un tipo de dinosaurio. Asi explican que los humanos puedan alterar geneticamente a los dinosaurios. No he probado ninguna de las dos versiones, pero unos dicen que el antiguo se ve mas claramente (o queda mas divertido/familiar) el dinosaurio en plan caricatura con los genes encima. A mi me llama mas el nuevo diseño, los dibujos son preciosos y ese toque de ciencia-ficcion con humanos y dinos me encanta.

  2. Está claro que “gañán” se escribe con G, así que en mi día puedo no sólo jugar a lo que quiero, si con los gen G que quiero. Que placer.

    El Evo es simplemente espectacular. La modificación de poner una carta fija y no repetir genes en la subasta es estupenda. También usamos la regla de romper los desempates en el orden de turno usando la posición de la subasta. La verdad es que agiliza bastante el juego al no tener que tirar el dado para hacerlo. De la última versión, hay alguna otra regla cambiada. Una de ellas es la de que el atacante no muere si pierde un combate. Miguelón dice que es para fomentar las galletas, pero le quita ese momento de gloria al dinosaurio sin cuerno que es capaz de defender su cueva… El otro cambio gordo, es el de la subasta. Básicamente, que no puedes volver a pujar en el mismo gen en el que te han sobrepujado. Cambia completamente el juego, y para mi gusto, lo complica innecesariamente. Si quiero pagar 5 por mi cuerno, ¿por qué no voy a poder? Lo que creo que si le da cierta gracia a la versión nueva, son los genes especiales. ¿Sacarán una versión en P&P para actualizar la versión antigua?

    El Saint Petersburg es un gran juego que Bravucon metio en mi vida. Hemos tenido (y tendremos siempre) una gran discusión sobre si el Observatorio está roto o no. Gracias a Wallace, que el día del Gañán ha acabado con la polémica. Cristian, podemos jugar con el Observatorio y con el edificio pepino que te permite robar (nobles) del descarte cuando quieras (gastando tu día del gañán) 😉

  3. Dos juegazos que tienen la virtud de que gustan a todos los simios sin excepción. Son pocos los juegos que gozan de ese éxito, por algo será.

    En Evo, me alegra que hayamos llegado a una versión de “reglamento simio”, publicable como variante oficial (a falta del OK del amigo Philippe) que recoge lo mejor de la edición antigua y lo mejor de la nueva manteniendo la estética que me gusta que es la desenfadada que pega más con el tipo de juego que es.

    En el caso de San Petersburgo, el juego original no está roto, quizá hay alguna carta muy poderosa pero nunca determinante, el observatorio es un pepino pero he visto a gente con los dos observatorios perder la partida. Esta carta es fuente de las más acaloradas discusiones entre David y yo cuando la carta más descompensada del juego es el noble de 18 que te da 6 de pasta y 3 PV cada vez que acaba la ronda de nobles. Adoro este juego, me parece perfecto. Es un claro ejemplo de que no es necesario embarullar un juego con múltiples reglas y complicaciones para que sea sublime.

  4. Que siiiiiii, que el no morir en los ataques fallidos es la caña… porque lo mismo mueres igualmente al no poder conseguir el nuevo territorio (que pasarme, me ha pasado)
    Por cierto, más arriba he leído que el juego es para tres, pero no, el juego (al menos la nueva versión) se puede jugar perfectamente a 2, trae su tablerito para ello. Además, es chungo de narices el juego, qué manera de caer a cascoporro.
    Lo que sí me rechina es lo de los humanos que modifican dinos… una cagada gorda, molaba más cuando los dinos evolucionaban por su cuenta. El apartado gráfico es espectacular, cuidado al máximo, una pasada, me quedé con la boca abierta cando abrí mi copia… eso sí, los tableracos que traen hace que el juego a 5 ocupen más que un Twilight Imperium y una Guerra del Anillo juntos.

    Abrazos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s