Dios también se equivoca…

pero esta vez por lo menos lo ha aceptado. Hablamos por supuesto del mejor juego de 2011, El A few acres of snow.

El tamaño sí importa (por Miguelón)

No, no ha decidido enviarnos casitas del tamaño del Caylus (eso sería demasiado), si no del temido Halifax Hammer… suena a película porno por cierto.

En todo caso, antes de meternos en vereda, no quisiera dejar de comentar que antes de jugar el domingo pasado a este juego, Jose, Patricia y yo jugamos un TTR India, la última adquisición navideña de Patricia. Tenemos todos los mapas menos el original y el de Europa (somos así de indies) y la verdad es que me ha gustado el mapa. Básicamente, introduce un nuevo tipo de trayecto que son lo contrario de los túneles. Son las montañas, y en vez de ser trayectos que como los túneles son menos rentables que los trayectos normales, lo son más. El caso es que tienes que poner más trenes que las cartas que pagas, y en resumidas cuentas, lo que pasa es que la partida es más rápida. Muy rápida. Se va volando con unos atascos de escándalo en Katmandú. ¡Qué más le puedes pedir a un nuevo mapa!

No te puedes fiar del amarillo... ¡ni en el TTA! Mi compañía negra tenía que llegar de Pekín a Krasnoyarsk

Volviendo al A few acres of snow, sólo comentar que el juego original estaba oficialmente roto. Rios de tinta se han vertido en la bgg, hasta el punto que al final ha habido una modificación oficial de Martin Wallace.

¿Por qué estaba roto? Básicamente el inglés se quedaba con un mazo de 4 cartas que tenían un barco, dos provincias de 3 monedas de mercado, y el Home Support. Usando el Home Support, podía básicamente usar cartas y volver a robarlas para ganar 12 monedas en un turno, y en el siguiente, comprar un soldado, robarlo el mismo turno y meterlo en asedio. El caso es que estaba roto roto. ¿Es esto una sorpresa? La verdad es que no. Los juegos de cartas son complejos. Sólo hay que mirar el Magic. Es difícil evaluar lo que se puede hacer con una carta… En la primera edición de Magic, tuvieron que limitar el uso de hasta 9 cartas por poderosas… entre ellas el mítico Black Lotus.

Mítico

Uno podría pensar que es normal que en la primera edición, no tuvieran ni idea de lo que hacían, y podían meter cartas con combinaciones demasiado poderosas. Pero es que no ha sido sólo en la primera edición. No hay que remontarse a demasiado lejos para encontrar una carta que hubo que prohibir directamente…

Si no parece tanto...

Skullclamp. Carta infrecuente que en teoría hacía un poco más fuerte a una criatura y te daba dos cartas si la mataban. Robar dos cartas. ¡Qué peligro! El caso es que básicamente, se usaba para cambiar criaturas por cartas y hubo que prohibirla directamente. Estamos hablando de 2004, es decir, después de 10 años de Magic y miles y miles de cartas diseñadas (y probadas) por la gente de WotC. Home Support te deja robar 3 cartas. Y es una acción gratis. Si es que tenía que dar problemas por algún lado…

El caso, es que no me extraña que al diseñar un juego basado en cartas, no te pueda pasar algo así (ya pasó en el Dominion con la Capilla). En realidad, no eran necesarios los cambios de reglas para disfrutar el juego si los jugadores no hacían el combo, pero se agradece que Wallace haya aceptado el error y dado una respuesta oficial. Kudos.

Una pena que no haya hecho lo mismo con el London… 😉

Por cierto, la partida estuvo divertida como siempre. Con o sin cambios en las nuevas reglas. 🙂

Anuncios

11 pensamientos en “Dios también se equivoca…

  1. Ahí, David, ahí, demostrando que eres freak desde hace tela de tiempo ;P

    AFAoS es un muy buen juego, Miguelón tiene el síndrome de Jokin frente al Agrícola, se sintió estafado por el tema de los materiales y le puso una cruz negra con rotulador indeleble.

  2. A mi es un juego que me atrae, y rehuyo a partes iguales (culpa tiene por supuesto los comentarios de la bgg).
    No es que Wallace me llame especialmente, tiene cosas buenas, y…otras).
    Pero es verdad que con este tengo esa relación amor-odio (¡y sin probarlo!).
    Habrá que darle una oportunidad y ver por donde salta la liebre!

    • Es un buen juego. Lo del HH era llevar al extremo el gañanismo, y los componentes una fijación de Miguelón 😛

      Pruébalo, la idea de mezclar Dominion y un mapa donde dar galletas creo que funciona muy bien.

  3. Na, en serio. Sin tener en cuenta los componentes. El juego no me gusta, se me hace muy aburrido, de verdad, eso de marear las cartas una y otra vez no es lo mío. Por eso tampoco me gusta el Dominion. Pensé que Wallace le daría un aire diferente al juego, pero lo conseguido no me convence nada. Y llegué a darle 6 oportunidades, casi seguidas, pero no hay nada que hacer. 😦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s