Cocktel de Aliento de Dragón, Cerveza y Vinho (14-10-11)

Golfa atípica por lo complicado de encontrarle fecha y finalmente lugar. Nos reunimos en el Flamingo Lounge de los bravos, sin brava y sin bravita, para gastar mi día del gañán.

La verdad que sin tener mucho tiempo para prepararme juegos, opté por un eurogame ya conocido por todos y mi último filler adquirido.

Comenzamos con el filler para ir abriendo el apetito: The Red Dragon Inn.

A este juego le tenía muchas ganas, y es que me parecía muy divertido el tema, y que podía encajar perfectamente con nosotros si se daba el ambiente idóneo. La verdad que es un juego en el que hay muchas reglas interpretables y se crean situaciones que no aparecen contempladas en ellas, así que puede crear polémica y confusión. La partida comenzó un poco rara, con miradas que decían “qué coño es esto”, menos mal que luego se animó un poco y logramos reirnos incluso. El peor aspecto del juego es que los jugadores quedan eliminados, bien porque se han quedado sin pasta y la dueña de la taberna les echa a patadas a dormir a los establos, o bien porque se han emborrachado demasiado y hay que subirlos a sus habitaciones mientras que los demás jugadores y la tabernera se reparten su dinero. El juego es bastante sencillo y hay que meterse en el papel del que interpretas, jugando las cartas y proclamando a voz en grito el título de la carta, que son bastante divertidas. En la partida, Jokin se quedó sin dinero, mientras que David, Cristian y yo nos hartamos de alcohol hasta perder la conciencia. Al final de la partida, quedando Cristian y yo nada más, se dió una situación de las que no sabemos resolver y es que perdimos la conciencia los dos a la vez, con lo que no quedó claro quien era el ganador…. No sé si repetiremos, quizá la segunda partida sea algo mejor, ya que os conocemos las cartas y sus repercusiones.

Como segundo plato del día y ante el pavor de los demás, saqué a la mesa el Vinhos.

De verdad que no entiendo las razones que esgrimen para decir que este juego no les gusta. A mí me parece un GRAN eurogame, lleno de alma e interacción, en lo que todo funciona perfectamente y está integrado en reproducir la vida de unos viticultores. Al final de la partida pensé que habían disfrutado más del juego, pero se ve que no.

Se trata de un juego en el que tienes relativamente pocas acciones para montar tu imperio del vino, por lo que has de escoger cuidadosamente en lo que empleas tu turno y no malgastar el tiempo en hacer cosas que no optimicen tu jugada. La partida estuvo marcada por las buenísimas y las malísimas cosechas, así que hubo turnos con vinos de grandes valores, mientras que en otros, hubo que hacer grandes inversiones para llegar siquiera a producir. Por mi parte aproveché una de esas ocasiones de bonanza para hacer mi única exportación de la partida, en la que llegué a meter un vino de 12, y dos de 10, lo que me granjeó muchos puntos, ventas en cambio hice tres a lo largo de la partida, las primera obligada por el gran desembolso inicial en bodegas y viñedos, y las otras dos para subir en la cuenta bancaria y lograr los puntos al final de la partida por situación de dicha cuenta. Intenté no descolgarme demasiado en ninguna feria, incluso quedé por delante en una de ellas. Las acciones de bono que nos permiten los empresarios sólo las empleé un par de veces, una de ellas para comprar viñedo barato y otra para colocarme en el multiplicador 4x bodegas subterráneas. No tuve muchos vinos nunca, por lo que al final de la partida solo me quedaron dos para colocar en multiplicadores. Con todo ello me llegó como para hacer 105 puntos (la vez que más he hecho) y es que según juegas más, eres capaz de optimizar mejor.

Comparto las críticas sobre la acción innatural de poder retirar dos barriles de la misma zona de venta y meter por ello dos cubitos de Denominación de Origen en dos regiones diferentes, ya que no tiene ni pies ni cabeza.

Las demás objeciones que se dijeron ayer:

– Es muy complicado: Hombre, no es un juego familiar y requiere de varias partidas para dominarlo, en la primera vas muy perdido, pero ya a partir de la segunda empiezas a ver las cosas más claras.

– Es antinatural: No la comprendo, de verdad, un juego que rezuma alma por los siete costados y que lo único raro es lo comentado anteriormente.

– No es elegante: No sé porqué lo decís, a no ser que vuestra visión de la elegancia es el minimalismo…

– Tiene muchos minijuegos: Lo que tiene es maneras de resolver las cosas diferentes, no es lo mismo la exportación que la venta, pero es que el premio tampoco es el mismo, PV y dinero respectivamente.

En fin, como dije ayer, menos mal que tenemos el día del gañán y no os quedará otra que volver a jugarlo conmigo 😉

Aún así y con todo, me alegro de haber pasado la tarde con vosotros y muchas gracias al anfitrión por sus cervezas, agüita fresquita y frutos secos que amenizaron más la tarde.

Día del Gañán: Cristian, Jose, David, Jokin, Fran.

Anuncios

16 pensamientos en “Cocktel de Aliento de Dragón, Cerveza y Vinho (14-10-11)

  1. Antes de nada, darle las gracias a Fran. Para mí fue pena haberme perdido la golfa, aunque visto el plato fuerte del menú, la pena ha sido menor :P.

    Dónde quedó eso de que uno mismo no puede reseñar su propio día del gañán?? A ver los comentarios del resto de simios, me huele que Fran ha escrito la reseña exprés para evitar una reseña mucho más sangrante 😛

  2. No, si los comentarios de los asistentes los he puesto, al menos todos los que me acuerdo. No se trata de imponer un dogma de fe, si no te gusta un juego pues nada, para el día del gañán del que le gusta…. Si es que no están hechos los manjares para la boca del cerdo ;P

    Hay precedentes legales, así que no se me va a inculpar por haber escrito la reseña de mi día…

  3. Vamos a ver, quizá no es que el Vinhos sea malo (aunque tras la segunda partida mi opinión sobre él ha decaido aún más), es que simplemente está por encima de mi inteligencia… habla Fran de juego lleno de interacción, pues no sé, yo ya estoy desbordado sólo con mirar mi tablero y el escaso dinero que me queda, como para fijarme en los de los demás para hacerles daño con mis acciones.

    Elegante? Es elegante Belen Esteban vestida de Victorio & Lucchino? Vinhos es como un festín que te metes un poquito de Brass, un poquito de En el Año del Dragón, un poquito de “insertar aquí nombre de un juego que te guste” y tras el atracón, empachado de tantos manjares, echas un vómito. En ese vomitajo ves vestigios del plato de Brass (track de ingresos), del de EeAdD (track de influencia), de algún juego de Mac Gerds (“rondel”), pero no deja de ser un vómito apestoso. Miles de detalles, llámalo minireglas, minijuegos, miniobjetivos… MILES. En otros juegos se les llama caminos hacia la victoria, en este no veo esos “caminos”, veo confusión. Eso no es elegante.

    Además tirarte 2 horas y media fundiéndote los sesos para terminar viéndo cómo has hecho cincuenta y tantos puntos mientras que Fran ha conseguido más del doble, es el momento en el que piensas que no merece la pena el esfuerzo de intentar una próxima partida en la que hacer 20 puntos más porque Fran te seguirá ganando por 40 (mímino). Fran, has ganado, este juego es para mentes privilagiadas como la tuya, pero no nos tortures a los que no llegamos al mínimo requerido para entenderlo.

    Ventaja:

    – Que de los 5 simios, sólo le gusta a Fran. Así que sólo puede proponerse en su día del gañán y no creo que lo proponga muy a menudo (Una partida al año puede que sea tolerable pero, por Wallace!, no más de una al año). Si a esto se le puede llamar ventaja, porque no es una ventaja del juego en si. Es una ventaja del grupo de juegos 😛

    Inconvenientes:

    – Largo. Más de 2 horas de sufrimiento desde la primera vendimia.

    – Artificialmente complicado, o lo que es lo mismo, nada elegante. Si se eliminasen la mitad de los minijuegos que lo componen el juego hubiera colado igualmente.

    – Tablero. El tablero es feo, sobrecargado, rococó, no se entienden muchos símbolos.

    En resumen, lo que al principio empezó con una coña ha acabado como una realidad, y es que el único juego de vinos que se salva es el Toscana: ni el Grand Cru, ni por supuesto el Vinhos y tampoco el Vintage de la añada de 2011, aunque me complace decir que hasta el Vintage me parece mejor juego que el mismisimo Vinhos… todo siempre IMHO. 🙂

    PD: El Red Dragon Inn, divertido pero demasiado largo y con cabos sin atar en las reglas…

    • El Red Dragon Inn me parece que puede ser un juego entretenido, como el Munchkin, pero la partida del viernes me hizo darme cuenta de que estoy mayor para estos juegos a lo Steve Jackson de poca regla y mucha excepción, y que ya no soy su público.
      Las reglas a priori son sencillas y breves. El problema es que prácticamente cada carta es diferente (dentro de nuestro mazo pero también con respecto al mazo de los demás héroes), con demasiado texto, y excepciones a cualquiera de las fases del turno. Eso nos llevó no sólo a perder mucho tiempo en leer cada carta para saber cuándo se podía usar (y si se podía usar para interrumpir el pelotazo que nos acababa de pegar un compañero), sino también a las típicas discusiones adolescentes «sí se puede / no se puede / pues tú antes me lo hiciste y sí se podía».
      Nos pusimos a él con idea de filler y pasamos hora y media discutiendo.

      Quizá con otro entrante la sensación del Vinhos no hubiera sido tan negativa. No porque sea buen juego, sino porque hubiera sido más tolerable.
      Cristian lo ha dicho de manera tan poco elegante como la propia mecánica del juego, pero no le falta nada de razón.

      Es un juego en el que tienes que estar pendiente de diez focos (sin contar los tableros de los demás), de irregular relevancia, y de poca lógica, con elementos pensados meramente para complicar las decisiones que tomar pero con poco sentido para planificar acciones en el transcurso de la partida.

      Por ejemplo, y haciendo un tour por los elementos que me chirriaron:
      En vez de presentar tu mejor vino a la feria, presentas uno mediocre o malo. Sólo servirá para sobornar a A, B y C. A y C tienes un 50% de oportunidades de sobornarles (blanco/tinto o vino de una entre cuatro regiones de las ocho posibles que hay) y B cuesta bastante más (igual pide un vino de valor 4 que pide uno de 8). Sin embargo, las acciones “gratis” o los puntos de victoria extra que otorgan cada uno no son sustancialmente diferentes (B es la más difícil de sobornar pero sus mejoras no marcan diferencia con A o C).
      Otro elemento artificial del soborno es que, quitando el vino que presentes a la feria, el que desechas para ganar el privilegio que te dan los comerciantes puede ser cualquiera. Da igual lo que les dieras a probar antes: luego les regalas los posos avinagrados que ni los jornaleros te robarían y te llevas un chorro de PVs.

      En cambio, los puntos de victoria los ganas tirando el vino al mar. Porque sí. No es que los vendas a América (porque vender da dinero, como cuando los vendes a la casa de fados) ni que los presentes a ferias de ultramar (porque el mecanismo de feria tiene su propio minijuego y en la matriz del mar, al contrario que lo visto antes, tu mejor vino sí te hace ganar puntos de victoria. Otro aspecto dudoso es la lógica que puede haber debajo de que poner dos vinos en la misma columna te haga llevarte los PVs al final de la partida, aunque tus vinos sean peores que el que está en la parte alta de la columna).

      Otro elemento impostado y artificial son los cubos blancos. Si alguien siembra una finca en alguna de las regiones entra un cubo blanco para que cualquier otro que tenga vino de esa región suba el precio o la valoración de su vino. ¿Por qué? ¿Es más valorado un vino porque haya muchas plantaciones? Precisamente debería ser al contrario: si hay mucha fincas de una región el valor baja; o si un vino es muy apreciado, crecen las fincas en esa región. Pero que llenemos de viñedos la región de Murcia no va a hacer que el Don Simón tenga mejor aceptación.
      Y, por supuesto, que al distribuir vino a los bares coloques dos cubos blancos en distintas regiones es un artificio destinado a devolver cubos blancos al mapa una vez que hemos dejado de comprar fincas nuevas.

      El mecanismo de quitar barriles en los bares para volver a ponerlos no lo veo del todo mal (en vez de verlo como venderle un barril, se puede ver como un contrato de distribución), pero no le veo lógica dentro del juego a que tengan que ser los dos en el mismo bar, más allá de hacerte más difícil el que puedas retirar tu barril y te obligue a perder una acción en poner el segundo barril para más adelante retirar los dos si quieres (y entonces ya perder la partida sin remisión).

      El rondel es otro elemento excesivo. La acción de presentar vino a la feria es absurda cuando todos tienen gratis una acción para presentar vino a la feria correspondiente. Lo de pagar por repetir la acción que otro ya ha hecho no lo comparto (como el rojo se ha comprado una finca en Lisboa, a mí me va a salir más caro comprar una en el Alentejo. Ya, claro…) pero agradezco que no copiaran al Agricola. Lo que ni comparto ni comprendo es por qué hay que pagar otros mil si coincidimos con el marcador de turno. Dentro de lo que cabe, ésta es la típica regla que aunque no sepas a qué se debe es fácil de aplicar, pero no le veo otro sentido que el hacer más difícil el juego, obligándote a pensar si puedes gastar esos bagos.

      Y eso de no poder elegir la uva que plantar en una finca, tampoco tiene otro sentido que dificultarte a ti y no darle la oportunidad al contrario de plantar las dos fichas en su finca. «Buenas, quiero uva blanca» «No, éste año sólo se siembra tinto» «¿Por qué?» «Porque sí. Y en este pueblo no nos gustan los forasteros que hacen muchas preguntas…»
      Sin mencionar el hecho de que tener más cantidad de vino no hace que tengas más barriles para colocar, sino que la calidad de tu vino sea mejor. Igual es que no tengo ni idea de cómo funciona en verdad la industria del vino (que es verdad, yo sólo sé beberlo, no cómo se hace), pero si eso fuera cierto el vino de Valdepeñas sería mejor que el vino de La Rioja…

      Doble rasero: si este juego lo saca Cristian, no hubiéramos parado de hablar de chimenea (como con Assyria 😀 ) pero en cambio es simplemente que los demás no somos tan listos como para comprenderlo, y tenemos que jugarlo más veces hasta pillarlo…
      Fran, no pasa nada, bienvenido al club del chusco. También merecen un huequito en nuestro corazón, pero eso no los hace buenos 😛

      Y, por cierto, me debéis una reseña: Ankh-Morpork y King of Tokyo 😉

  4. Cristian:

    “Fran, has ganado, este juego es para mentes privilagiadas como la tuya, pero no nos tortures a los que no llegamos al mínimo requerido para entenderlo”.

    No me han gustado ni en el fondo ni en la forma.

    Jokin:

    Intentaré darte mi visión a varios de los puntos que planteas, ya que todo en esta vida tiene varios enfoques:

    1.- El juego es complejo: Totalmente de acuerdo, aunque si lo abstraemos del todo hay 4 lugares donde conseguir puntos de victoria: Exportación, Feria, Multiplicadores y Cuenta Bancaria (muy relacionada con la venta de vino). Hay que centrarse en ellos y no descolgarse mucho en ninguno.

    2.- Qué vinos presentar a la Feria: Lo que tu dices está bien pensado, pero no has tenido en cuenta que el valor del vino que presentes también marca el número de expertos en vino que van a poder ayudar a mejorar alguna de las cuatro características de tu vino en la feria (Aroma, Sabor, Contenido en Alcohol y Aspecto), lo cual suele marcar la diferencia entre el que está delante y el que está detrás en la Feria, por no hablar de que si presentas un vino superior a ¿9? sumas también puntos de Feria. Las condiciones que pide Beatriz (valor mínimo del vino) están adecuadas a la loseta de cosecha que aparece, de tal manera que si es muy mala cosecha (-2) pide un valor de vino bajo (4), y al contrario si la cosecha es buena.

    3.- Cubos Blancos: Determinan el Renombre de una región determinada, en la traducción y explicación, un poco libre, los denominé cubos de Denominación de Origen, pero creo que Renombre o Fama es más adecuado. Otro prisma con el que mirarlo es que en las regiones en las que más instalaciones hay (Bodegas y Viñedos) es normal que tengan más fama como regiones vinícolas, y que los vinos que salen de ahí, tengan un valor añadido solo por ese renombre de la región. En la vida real pasa algo parecido, el mismo producto siempre será más caro si lo presenta una marca conocidísima que si es una nueva compañía la que lo hace, y solo porque en la etiqueta ponga Nike, Levis, o lo que sea.
    Aparte, me gusta que esto sea también objeto de “pelea” entre los jugadores, ya que si alguien está en tu misma región, debes cuidar de esos cubos y te lo piensas mucho mejor antes de meter más cubos allí.

    4.- Lo de retirar los barriles de la zona de venta: Ya está comentado y estoy de acuerdo en que se lo han sacado un poco de la manga y que es totalmente artificial. Han intentado aquí crear un recurso adicional (los barriles) con muy poco éxito.

    5.- Rondel: No veo mal que realizar la misma acción de otro jugador te cueste un plus. La acción de presentar un vino te permite varias cosas: Ir primero en el orden de turno, elegir primero el bonus y las características (suele haber alguna más avanzada que otras) del vino que te harán ganar más puntos de Feria que el resto y si realizas esta acción en el segundo turno, a partir de ahí podrás ya sobornar a los empresarios para que te den un bono.
    Que el marcador de turno te fuerce a pagar dinero por entrar en su misma posición, pues de acuerdo contigo, es una regla más y punto. ¿Sentido? es dificil encontrárselo.

    6.- Elección de la uva: En fin, a mi me gusta que haya las dos posibilidades y que se de la situación del otro día por ejemplo: quiero comprarme el mismo viñedo que se ha comprado David, ahora bien, él compró tinto y el que yo puedo comprar es blanco, pero si me lo compro, igual le dejo a él descubierto el otro viñedo de tinto que hay en la región. Para mí es otro punto de interacción.
    No entiendo la relación que dices entre número de vino y barriles y la calidad del vino. Tener más vino no es tener mejor calidad de vino.

    7.- Doble rasero: Ni de coña, estoy encantado con debatir sobre el juego, y no me importa que no os guste (ni que yo fuese el Sr. Lacerda o Ianelli, no vivo de esto). No tengo ningún problema con decir que me parece una fula aunque el juego sea mío (véase Graenaland). Respecto al Assyria, siento deciros que fuisteis David y tú los que lo marcastéis con esa cruz negra. Pienso que ese día, al igual que el pasado viernes, no había buen ambiente de juego y que cada uno no venía en su mejor día, bien por problemas de mucho, poco o no tener trabajo, los niños, etc. Y así todo sabe un poco peor.
    Pero qué le voy a hacer si a mí me parece un juegazo…. Te tomaré la palabra y como tenía pensado, lo jugaremos alguna vez más, porque es un juego que tengo, me gusta y que no se lo puedo sacar a mi madre para jugarlo (aunque no lo descarto ;P)

    8.- En el club del chusco estamos todos, y por supuesto yo, porque ya sería raro no tener 10 ó 15 chuscazos en los doscientos y pico juego que tengo. Pero a algunos se les tiene cariño.

    9.- La reseña se la pidió David, pero no tengo problema por hacerla si él no tiene tiempo.

    • Venga ya Fran, a estas alturas no me vas a aceptar una broma?

      En realidad es cierto que este juego gana a mi inteligencia, cuando he leido las pegas que le ve Jokin, me he dado cuenta de que él si que sabe justificar por qué no le gusta Vinhos (lo has clavado). Yo ni siquiera lo he sabido justificar más que con la parábola del empacho degustativo y posterior vómito.

      Jokin, me inclino ante usted y su impecable exposición de los motivos por los que Vinhos es una fula.

      Fran tiene razón en lo del estádo de ánimo de cada uno… el viernes creo que no era el día de nadie… además Teresa llegó a casa con la niña berreando como una loca (colico del lactante lo llaman) y le tuve que echar un cable con el baño en mitad de la partida para ver si se calmaba, eso me sacó ya definitivamente de mis viñedos y de todo… y creo que enfrié la partida etc etc etc

      Mala vuelta a los juegos en el Flamingo Lounge… snif snif

    • Respondiendo al punto 6 y ampliando lo que no supe explicar:
      Si yo compro, en una región en la que ya tengo finca, una nueva plantación con el mismo tipo de uva, los valores de las losetas se suman para obtener un vino mejor, en lugar de tener el doble de vino. En vez de tener dos vinos de 2, tengo un vino de 4. No veo cómo el plantar más vides puede hacer que mi vino sea el doble de bueno, en lugar de tener el doble de cantidad del mismo vino mediocre.

      Y respecto al resto de puntos, sigo sin verlos, pero me temo que hemos llegado a ese punto en que ya no nos convenceremos, porque lo que tú ves bien hilado yo lo veo postizo, por mucho que nos expliquemos los motivos. Del mismo modo que no conseguiremos jugar al Catán en una golfa o que David deje de intentar salvar el Age of Industry… 😛

  5. Sí, bueno, si en ese punto ya estábamos desde hace mucho respecto al Vinhos 😉

    Dándole un paseo a Álex se me ha encendido la bombilla y he entendido a qué te referías con lo de más vino, como bien explicas.

    Lo bueno del Catán es que no nos gusta a ninguno, lo malo del Vinhos es que a mí sí.

    Cristian, ya está aclarado, pero esa parte del comentario estaba a tono con el resto del mensaje y no había por donde captarle la ironía.

    • A mí me gusta el Catán. Tengo todas las expansiones y la edición de coleccionista en cofre y fichas de resina 🙂
      Afortunadamente lo puedo jugar con David y nuestras esposas, que ellas no tienen problema en comerciar 😀

  6. Polémico tema con discusión acalorada. Lo primero es que la reseña es impecable, sea o no del dueño del juego. Tampoco es necesario que la haga un simio “imparcial”, entre otras cosas, por que no existe ;P

    El Red Dragon Inn me gustó. De todos los juegos que he probado de ese tipo, me parece de los más conseguidos. Aunque Jokin tiene razón en que quizás estemos algo mayores para leer tanto texto, y que somos un poco pijoteros con las reglas, el juego tiene un final relativamente rápido y no se hizo demasiado largo. Eso siempre es de agradecer. El tema estaba muy conseguido, y ver a Cristian “interpretar” no tuvo precio…

    Respecto al Vinhos, ¡qué decir que no se haya dicho! Jokin ha puesto de manifiesto muchas de los detalles que no me gustan (ha estado inspirado este golpe). Sin entrar en demasiado, no me gusta por que me parece artificialmente complicado. De todas formas, a ver si la tercera vez con la versión en castellano y con un ambiente más propicio (por ejemplo con una botella de Molinero’s en vez de unos panchitos), lo disfrutamos más 😛

    Ahora a destrozar el último chusco de Wallace…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s