Tiburones en los rascacielos entre San Francisco y Nueva York

Tarde de viernes donde Jose tiene la potestad de dirigir nuestros destinos…. Y no podía comenzar con otra cosa que con la que llevaba alguna que otra semana rondándole por la cabeza:

¡¡¡Menuda portada!!! Y eso que es una reedición, pero parece que con los años no han ganado en gusto, al menos han intentado quitarse de encima un pequeño estigma de racistas eliminando de la portada al pobre afroamericano cargado con un martillo más grande que su cabeza, bigote incluido…

Es el Wallace que he probado que menos tilín me hace, y realmente no sé porqué, ya que es bastante gañán, lo que sí sé es que en todos en los que hay que hacerse con acciones de empresas (Steam Barons, Chicago Express, etc.) me veo perdido en las partidas, sin saber cuál es la mejor compañía con la que puedo hacerme en ese turno, así que en esta partida me dediqué a coger la compañía que más beneficios instantáneos me daba en cada turno, sin preocuparme demasiado de los cubos que luego podría coger esa compañía, y me fue bien, quedando a 40 $ de David que quedó primero.

Como segundo plato:

Jugamos la primera compra del grupo en amazon.es, y no es otro que Survive, al cual Jose jugaba de pequeño y del que tenía gran recuerdo: Nos lo pasamos pipa, y es que es un juego muy divertido, con todo el aroma al Pompeji ya que debes intentar salvar a todos los meeples que puedas llevándolos a cualquiera de las zonas de tierra firme que hay en las cuatro esquinas del tablero, pero claro, para ello debes pasar por un mar infestado de tiburones, delfines, ballenas y serpientes marinas. Debajo de cada meeple tienes un número del 1 al 6, que son los puntos que consigues por salvar a ese meeple. Este asunto creo discusión y acordamos jugar  puntuando por meeple y no por el número que hay debajo, cosa que en un principio nos pareció bien, pero que al final de la partida volvimos a discutirlo, siendo yo partidario de puntuar por el número, ya que al ser una fiesta el juego como es, lo suyo es que esa puntuación final sea un poco incógnita, pudiendo incluso ganar alguien que haya salvado 2 meeples frente a uno que haya salvado 4 ó 5. En esta partida Jose nos sacó del mapa, pero nos lo pasamos bien saltando desde el acantilado al mar, “robándole” la barca a alguno, hundiéndolas con las ballenas y zampándose a los David Meca que se atrevían a cruzar a nado el oceano.

Como colofón a la tarde:

A Jose se le ocurrió sacar el Villa Paletti… La cara de David y Cristian era un poema, pero en cuanto empezamos a jugar se transformó  totalmente y disfrutaron del juego un montón, oyendose frases estilo “abro un pedido mañana para pillármelo”. Las dos partidas que jugamos fueron espectaculares, recuperando columnas imposibles, tentando a la física como ni el mismísimo Newton se hubiera atrevido. En una de ellas tiré yo la torre, ganando el resto, y en la otra la tiró David al suelo.

Gran tarde de juegos, que acabó con una cena en familia junto con Patricia, David, Úrsula, todos los peques y yo. ¡¡¡Tengo mono!!! ¡¡¡Quiero más!!!

Día del Gañán: Jokin, David, Fran, Cristian, Jose

Anuncios

7 pensamientos en “Tiburones en los rascacielos entre San Francisco y Nueva York

  1. A mí me pasó exactamente igual con el Villa Paletti, que me parece un juegazo tremendo, igual que el Pitch Car; disfrutamos como lindos e inocentes niños cada vez que sacamos alguno de los dos 🙂

  2. Buena reseña Fran.

    El Steel Driver, aunque no es de los mejores juegos de Wallace (el Tito pone el listón muy alto), me parece un buen juego. Con la variante de la Spielbox que jugamos, mejora bastante el juego. Durante la propia partida se va viendo si una compañía se va a metalizar o va a conseguir muchos puntos por sets. Ver eso tal y como vienen las reglas originales, es bastante más difícil.

    Respecto al Survive, me encanta. Es un filler fiesta gañán, es entrañable eso de llevar las serpientes marinas contra tus amigos. Lo mejor de la partida sin duda, el momento lanzamiento de bomba desde la montaña, y y el estrellar un bote vacío contra una serpiente marina :D. A ver qué añade la expansión del calamar gigante que llegará en breve junto a la de 5-6 jugadores.

    Opino como Lethan, el Villa Paletti me parece un juegazo. Si no fuera tan grande la caja, seguiría en mi colección. Mirando en la BGG, llevaba ¡¡¡3 años!!! sin jugarlo. Espero que no pase tanto tiempo hasta la próxima partida.

  3. No sé que le pasa al Steel Driver que no lo veo, además el viernes me metalicé a lo grande pillándome compañías que se iban a pique. No es que sea malo, es que los hay de trenes tan mejores, me estoy acordando del Last Train to Wensleydale y Steam sin siquiera salirme del mismo diseñador. Fran hizo lo más inteligente, yo traté de ver a largo plazo pero hay tantas compañias que, por mucho que creas que vas a llegar hasta aquella ciudad que te da ese cubo que te va a dar pastaca, al turno siguiente ves que esa compañía ya ni la controlas y el nuevo dueño la lleva para otra parte y el resto de compañías también construyen y en dos turnos está todo más apretado que un dedo en el culo.

    El Survive me divirtió, sobretodo lo de asesinar a los pobres meeples de los demás…

    El Villa Paletti ya lo había jugado, no puse mala cara por el juego en si, aunque la otra vez que lo jugué no me gustó ni la mitad que esta vez, lo que pasaba era que mis obligaciones como padre estaban resonando en mi cabeza. Al final no jugamos una si no dos partidas, es un gran juego que me compraré en cuanto se me ponga a tiro, este tipo de juegos también hay que tenerlos que uno no puede vivir únicamente de Wallace.

  4. Bueno la verdad es que el Steel Driver es un buen filler, aunque no me lo quiero imaginar con las reglas originales. Sería un tostón horroroso ponerse a recoger los cubos al final de la partida… El juego en realidad me pareció bastante sencillo, sobre todo por que para la subasta de compañías, todos tenemos los mismos “cubos” de inversión, por lo que en realidad nunca estás metalizado, siempre tienes más o menos las mismas posibilidades que el resto de jugadores (es decir, por hacerlo mal los primeros turnos, no vas metalizado el resto de la partida por que no tengas pasta para apostar). Eso simplifica todo mucho. En cada turno sólo hay que intentar ver cuales son las compañías más rentables tanto a corto plazo (las ciudades que conectas en un turno), como a largo plazo (los cubos que son capaces de coger). Tengo que decirlo, es una mecánica muy elegante 😉 Si te equivocas un turno, siempre te puedes volver a enganchar el siguiente.

    Me gustó como cada turno, el valor de las compañías cambiaba según su orden de construcción, los cubos que podía coger e incluso por las acciones que ya tenías en la saca. Para ser un juego (principalmente) de subastas, me gustó bastante. Por supuesto, tiene el +1 de Wallace.

    El de los bichomeeples es un gran juego, pero va a jugar con vosotros Perry Wilson, panda de malnacidos. Fran empezó la partida cascándome. Para variar. Menos mal que Jose y Cristian estuvieron más comedidos. Fue casi una regresión al Small World… ¡Qué me frustra que me asestéis!

    Villa Paleti un gran juego, aunque no se si funciona con nosotros. Antes muertos que dejar en el piso inferior un palo grueso. Prefiero que se termine la partida en ese instante, que esperar y no tener oportunidades de ganar. Recuedo la frase de Fran “estoy seguro de que sale” mientras el palacio temblaba de arriba a abajo. Después quedó como el de la foto del post…

    Por cierto, he visto que el próximo día le toca J. ¡así estaremos todos! 😉

  5. Juer David, no te casqué, simplemente me piré con la barca y dos de mis meeples. Luego sí me pegásteis entre todos, mamones, que fui el que menos salvó…

    En el Villa Paletti es que si no arriesgas no tiene gracia. Está claro que hay algunas columnas que son imposibles retirar, pero las que intentamos coger no lo fueron. Es más, yo tiré la torre al colocar la columna en el piso superior, no al sacarla.

  6. Saludos, amiguitos, y perdón por la intromisión.
    Ya que el Survive parece que os ha hecho gracia, quizá en el festival de Córdoba podais probar el original, Atlantis, del año de la polca, y con unos pulpos y tiburones de plástico super kitsch! (Digo quizá porque no sé si es de la asociación o de un particular). En el original, cada meeple salvado es un punto. Y las piezas de terreno son 3D de verdad. Mismo juego, pero en viejuno (perdón, vintage 😉 )
    El Steel Driver no me acabó de convencer cuando lo jugué el año que Wallace vino al festival. Bastante incontrolable, por lo que recuerdo.
    Abracitos,
    Javi

  7. Para variar como los últimos 3 años, no pasaré por Córdoba a disfrutar de esa joya del Paleolítico. Disfrutad por mi, y si juegas con Fran, ¡tírale al agua por mi!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s