Tras la senda de Catán

Una de las dudas que nos asalta a los jugones de tanto en tanto, es ¿qué gracia tiene Los colonos de Catán? Más aun, cuanto más gañanes somos. Recuerdo una partida en la que no hubo un sólo cambio… por supuesto dejamos de jugar antes de la segunda ciudad 🙂

La golfa de Franmoli sacó a la mesa un juego que está relacionado con este tema… Graenaland. Este juego cambia el famoso “¿me das una madera por una oveja para que construya un camino y te hunda en la misesra encerrado en una esquina?” por “Dame tu madera o te quemo el pueblo”. ¿Habéis notado que no hay signos de interrogación? Eso está mucho más cerca de la filosofía gañana.

¡Dame mi madera!

En Graenaland los vikingos construyen pueblos, iglesias y otra cosas en tierras que cada turno producen alguna materia prima como madera, piedra y ovejas… Original. Lo bueno es que hay ejercitos, curas y bardos para darle algo de gracia al juego, y para más inri, se mueven con un joystick. Entrañable. Las materias primas se reparten por acuerdos de mayorías modificados por estos héroes. También se pueden construir cosas para que las tierras produzcan más, aunque en realidad, como no se benefician todos los que estén en un pueblo, pues en nuestro caso no se construyeron demasiado.

¿Verdicto? Hilo de venta. La verdad es que todo suena muy bien, pero al final resulta que es un juego muy plano. Más o menos coges uno o dos recursos por turno, y aunque hay algunos momentos de “comeme el hacha”, en general tampoco le dan demasiada emoción los héroes. Coger piedra. Construye ciudad. Repite. Tuvieron que darle condiciones de victoria diferentes a cada jugador para obligar a la gente a seguir “diferentes” caminos a la victoria. Un arreglo un tanto chapucero IMHO.

Bueno, quizás el juego no sea tan malo, quizás yo esté en mi momento más MEH del año, pero el caso es que puedo pasar si visitar Graenaland. ¡Si quiero vikingos y hachas, siempre puedo darme una vuelta por Walhalla!

Después de la partida de los vikingos, nos toco jugar no una, ni dos, sino tres partidas al Rumis. Juegazo. Corto, intenso y fácil de explicar. Da pie a gañanadas y es un filler magnífico. ¡Si es que me lo tengo que comprar! Fran, añade uno al pedido de Planeton 😉

Día del Gañán: Cristian, Jose, Jokin, David, Fran

Anuncios

6 pensamientos en “Tras la senda de Catán

  1. Ahora es cuando sale alguien diciendo “pues a mi el Catn me gusta”.
    Descarto tras leeros el Grenaland como “posible pensamiento de a lo mejor se me ocurre si me sobre sitio y dinero meterlo en un pedido”.

  2. De acuerdo con tu opinión David, el juego se merece un poquito de calor…

    Y mira que me gustó la primera partida que jugamos (el legendario cumpleaños de Annagul), en la que lo único malo que le vimos fue la gran duración de la partida debida a que sólo el jugador inicial puede construir. Para ello, al final del reglamento, el Sr. Vlada indica que para partidas algo más rápidas además del jugador inicial, construya otro jugador a elección de éste. Para evitarnos peleas del tipo “Quilo Jose que antes le diste la vaca también a David y a mí me has dejado fuera dos veces seguidas” apliqué una pincelada de Gen G, dejando fijo el otro constructor y siendo el que se sentase enfrente del jugador inicial… La partida fue regulera, no es que sea lenta, pero se sacan demasiadas cartas cada turno y se hace pesado, apenas un par de curas salieron a dar un paseo por las gélidas costas de Groenlandia, mientras que los bardos ni asomaron el bigote. Recordaba otras sensaciones en el juego. Quizá no sea para nosotros, ya que el juego es mejor si se colabora y ese sea su gran problema en nuestra mesa de gañanes (antes muerto que darte un punto de victoria, por no hablar de darte una madera más de la cuenta).

    Las partidas al Rumis son siempre entretenidas, gañanas y coloridas. A reseñar la salida de Cristian en una esquina, Jose pone pieza tapándole un lado, yo le tapo el otro y ahí acabó su participación ;P. Otro del estilo que me encanta es el Pueblo, pero eso es para otra historieta de las nuestras 😉

    Planeton viaja hacia Sevilla desde esta mañana por lo que tu Rumis ha de esperar.

    Lo hablaremos detenidamente, pero el otro día charlando surgió un gran idea:

    ¡¡¡El día del gañán del Pollo Gañán!!! Nos “obligamos” a hacerlo 5 veces al año y cada vez uno elige el/los juegos. Va a ser espectacular ;DDD

  3. Es lo malo de haber hecho público este blog, que ahora va a costar más encajar los juegos que no triunfan en nuestro grupo en los hilos de venta de labsk o mathtrades, siempre quedará el típico “no es malo, es que no funciona en mi grupo” 😛

    El principal problema de Graenaland es que es leeeento como él sólo, incluso con la variante, el sistema de reparto de bienes democrático me gusta pero bajo mi punto de vista no salva el juego.

    El Rumis me encantó, es compra segura pero mejor en Amazon.de que está muy barato. De hecho le tengo echado el ojo a algunos juegos en Amazon.de y cuando traigan las novedades de este año de Essen se puede fraguar un pedido con varios juegos en el que incluir un par de Rumis o tres porque, a parte de la copia para mi, regalaré alguno en las proximas navidades…

  4. Es cierto que la etapa MEH es más acusada de lo esperado en el diagnóstico. 😛

    Graenaland no es tan malo, tal vez es cierto que es un poco leeeeento, y siempre se está haciendo lo mismo. A Piluqui le encanta, así que a mí me tiene que gustar porque no va a salir de nuestra estantería. ¬¬

    Rummis (también puede encontrarse como Blokus 3D, si no me equivoco es el mismo juego) es grandioso. Me encanta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s