De Siam a Grecia y tiro por que me toca

Día curioso, en el que los 5 simios se juntan en una mesa y en el que por el chorreo de llegada de gente a horas diferentes y mi necesidad de volver pronto a casa (Duérmete Niño es hasta peor para los padres que para el pequeñajo, ya que la férrea rutina ha de ser implacable) hace que no se gaste día del gañán:

Al llegar a casa de David, 3 minutos tarde, ya me encontré a Jose allí sentado, tras charlar un poco e increpar a David para que sacara un Dominion, ya que teniamos 50 minutos solo, nos suelta un “paso, que lo tengo sin desprecintar” O_o

 

En su lugar sacó un King of Siam:

Es raro este juego, lo he jugado 3 veces y lo he visto jugar alguna más y siempre siempre los gobiernos ingleses se han impuesto. De lo que va el juego realmente es de ir equilibrado en cubos y despuntar al final en algo, porque sino pasa como con los azules ayer, que acaban todos en un país que va a puntuarse y desaparecen del mapa. La mayoría de las veces el juego consiste en quedarte tú con la última carta que se juegue, ya que probablemente te dé la victoria. Jose se decantó muy pronto por los azules, David un poco después por los rojos y yo tenía un poco de ambos. A partir de la mitad del juego, las cartas se empiezan a jugar por obligación, ya que si no, dejas que otro se lleve el gato al agua, y así me favoreció el timming de la partida y logré quedarme con una carta, que al jugarla me proporcionaba la victoria por mayoría de sets y ser el último en jugarla, al formarse el 4º gobierno inglés.

 

Ya con Cristian viendo el final de la conquista británica de Siam, se sacó a la mesa el plato “fuerte” del día…

Tras desplegar y un setup que le hizo perder un par de puntos, llegó Jokin con ganas de trollear y desde el minuto 0 se dedicó a pinchar a David con comentarios sobre chimeneas y demás sinónimos ígneos. David, en defensa de su última adquisición, entraba al trapo…. El caso que tras una breve explicación de las reglas, comenzó la partida, en la que todos fuimos un poquito a ciegas, empezando a comprar tecnologías con más miedo que vergüenza. Por mi parte, debido a la disposición inicial y por el cubo de recurso que te dan, me enfilaron hacia una espada, que sembró un poco de cacota en todos los que me rodeaban, ya que era muy costoso echarme de una región y por el contrario esclavizaba como churros. Mi partida se basó en viajar poco y comprar muchas tecnologías (1 maravilla incluida) e intentar siempre estar por delante en la carrera armamentística. Pasé completamente de los dioses, lo que me pudo costar la partida, pero que finalmente no fueron tan dañinos.

Es un juego entretenido, quizá algo caótico a 5, ya que las galletas llueven del cielo y pueden esclavizar a todos tus tokens si te adelantas mucho en el tiempo (creo que Cristian llegó a estar así). Aún así, parece que hay muchas maneras de sacar puntos de victoria al final de la partida, ya que quedamos todos en un puño y eso es bueno. El juego no me ha deslumbrado, pero no es que sea malo. Me parece un poco lioso el cuadro de tecnologías, en el sentido de ver qué necesitas para comprarte una, y cuando lo has hecho y la compras, ves que podías haberte comprado una mejor todavía porque no viste ese recurso que tenías por ahí. El mapa algo pequeño pero funcional. Los dibujos de los recursos se confunden en algunos casos, en cambio los dibujos de las losetas de tecnologías son muy chulas. Pero son detalles nimios. Muy importante, y no precisamente a su favor, es lo que han dicho ya David y Jose, que no tiene alma ninguna, por lo que no acabas de meterte en el papel….

Buena tarde de juegos, con buena compañía… ahora a esperar que pase pronto la semana para que la que viene volvamos a quedar.

Anuncios

2 pensamientos en “De Siam a Grecia y tiro por que me toca

  1. Vamos, como si el juego no mereciera los comentarios pirotécnicos… Si en vez de sacarlo David lo jugamos en el día del gañán de Cristian, hubierais pedido chimenea vosotros, aunque no fuera un Colovini…

    Mi opinión: si es el día del gañán de alguien no llamaré diciendo que me he puesto malo y subiré a jugarlo, pero por propia voluntad no lo juego ni de coña. Y mucho menos pensar en comprarlo.

  2. Le faltan meaples con formas entrañables (mis espartanos machacan a tus persas…), le falta la emoción de tirar un dado cuando atacas a tus enemigos, le faltan losetas de tecnologías para que sea más variadas las partidas, le falta un token de Hades para marcar que tienes dos espadas más, en resumen, le falta alma. Los discos de madera redondos tienen menos gracia que los cubos de los animales del Agricola. Si por lo menos tuvieran una pegatina con un dibujito… Yo estaría más feliz si fueran contadores tipo Smallworld.

    Una pena, por que el juego es de los que me gustan, de galletas. Como tiene un +1 por ser mío, volveré a jugarlo con Patricia y no lo descarto como filler en alguna golfa, pero si es cierto que quizás sea de los juegos nuevos más flojos que hemos sacado últimamente.

    Quizás deberíamos de haber sacado el Perykles, que no todos los días nos juntamos los cinco simios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s