Duelo al sol, por un puñado de gatos

Sorpresivamente, y gracias a la misma lluvia que a mí me permitió salir de casa, Jose se unió a nosotros para aprovechar su día del gañán.

Como cada vez que tiene un arrebato consumista acaba abriendo un nuevo hilo de venta para hacer desaparecer chuscos sin levantar sospechas, su colección se mantiene esbelta y sin relleno. Lo malo es que pocas veces nos sorprende. Lo bueno es que siempre que saca un juego es de los que merece la pena.

La tarde empezó con una hora de retraso (Doc Holliday lo desaprobaría, sin duda) pero teníamos todo el valle disponible para hacer prosperar lo que en el futuro la gente conocería como Carson City. Y, a pesar de no dejarnos el sabor de los grandes juegos, creo que confirmó su hueco en la estantería.
Cierto es, con poco lugar para la apelación, que la mecánica flojea en aspectos concretos. El juego gana quien más armas maneja, así que la jugada Sheriff-tres pistolas o forajido con sus tres pistolas son ineludibles no sólo para quien quiera ganar, sino para remontar algún turno nefasto anterior.
Otra gran pega es la incontrolabilidad de las acciones. No ya por aleatoriedad, sino por el estar todas las acciones disponibles a todo el mundo gracias a los duelos. Tu estrategia de varios pasos puede verse arruinada por perder el primer duelo. Y, al contrario, perder en duelo una acción “pa por si” te puede reportar un pistolero adicional para aquel enfrentamiento que sí te merece la pena ganar. Hay juegos más controlables y juegos menos. Éste es de los menos. Y ese tipo de juego no suele gustar en el grupo Simio.

Sin embargo, la emoción que se crea con cada intercambio de disparos compensa las desventajas. Fran nos barrió del mapa desde turno uno. Infinitos secuaces patrullaban sus ranchos atemorizando el poblado y dejándose el dinero en timbas y en furcias (bah, olvídate de las timbas…) Pero cada uno de los duelos que se jugaron, tuvieron su emoción. Allá donde un hombre luchaba por lo que consideraba justo, se contenía la respiración. Allá donde un cuatrero asaltaba el Drugstore de un honrado tendero, se mascaba la tragedia. Son esas historias, es esa sangre la que forjó la leyenda de las Golfas.

Como segundo plato, gatos. ¿A quién no le gusta comprar gatos?
Ya lo dije por la tarde, y lo repito: Friedemann Friese sacó su último juego en 2007, Filou, y entonces murió de un infarto, siendo entonces el koreano que tiene escondido en el armario el encargado de seguir explotando la marca y sacando juegos con su nombre. Unos mejores, otros peores, pero ninguno verdaderamente bueno.

Una subasta semiciega en la que tú sabes lo que has puesto en el saco, y tratas de averiguar lo que los demás han puesto por su actuación en la subasta. Simple y bonito.
En mi opinión, quince ratones es poco capital inicial. Te permitirá ganar una o dos subastas como mucho a lo largo de la partida, obligándote a pasar el primero o el segundo durante muchas rondas como para que verdaderamente tu comportamiento sea sugestivo de la carta que has metido en el saco. Salvo que pujes con ratones que no tienes, como algunos.

Pero divertido, qué narices. Uno de los grandes juegos de relleno.

Turno gañán: Cristian, Fran, Jokin, Jose, David

Anuncios

4 pensamientos en “Duelo al sol, por un puñado de gatos

  1. Magnífica reseña, mejorando sin duda el nivel de las anteriores… 😉

    Respecto al Carson City, creo que se merece un huevo en la estantería. El problema de las pistolas viene resuelto de fábrica con los personajes alternativos. Como hiciéramos una vez con el Puerto Rico, si volvemos a jugar, yo recomendaría probar todos los personajes independientes, y así hacernos una ideas de cuales se pueden jugar, y cuales lo hacen un poco menos divertido como el Superpistolero y el Supersheriff. Tres pistolas no sólo es complicado de superar, sino que además las casillas de PV y dinero por pistolas, no hacen más que hacer esta estrategia más que óptima.

    Otra variante (oficial) que recomiendan probar, es la de las fichas de duelo. En vez de tirar dados, cada jugador tiene unas fichas y saca una al azar (creo). No me acuerdo demasiado, pero en general, hablan muy bien de esa forma de jugar.

    Como no puedo dejar nunca de pensar en variantes por culpa de mi gen G, os dejo lo que me estuvo rondando la cabeza tras la partida… No merecía la pena robar. Daba pocos beneficios, y lo que es peor, quitaba poco a los otros compañeros. En el mejor de los casos, se asaltaría una mina de 15$, que te da 7$ que le quitas a tu compañero por un valiosísimo pistolero. Aunque fuera mi edificio, por 7$ no me molesto en ir a hecharlo del eficio. Seguro que hay otros sitios más rentables, sin ir más lejos, robarle un edificio a tu agresor. En todo caso, es una acción sosa y aburrida. Mi variante “gen G aproved” sería que el que roba se lleva la mitad, pero al que le roban no se lleva un duro… así tiene incentivos para ir a defender su territorio. Obviamente, supongo que el forajido sólo tiene dos pistolas, y que el Sheriff no es intocable…

    Espero que vuelva a la mesa pronto (no hagáis la chanza de que puedo usar mi día del gañán).

    El Filou es magnífico. Lo quiero en mi colección… ¿Cristian, para cuando un pedido a Alemania? 😛

  2. Magnífica reseña de Jokin, ciertamente de un estilo más constructivo que las de David 😛

    Me gustó el Carson City, más que la primera partida pero es una fiesta en la que:

    1)se pone la música que el sheriff quiere
    2)se bebe lo que te deja el forajido (agua de grifo)
    3)mujeres cero
    4)lo mismo un indio te embauca al final de la fiesta con un par de porritos que de hachis del malo que valen para nada.

    Me sorprende que nos guste un eurogame asi, es un ameritrasto con madera!

    El Filou caerá pero en pedido español a una de nuestras tiendas preferidas: Dracotienda, Planeton o Lapcra…

    Y una puntualización: Friese no se murió, el que se murió fue el coreano, el mu cabrón lo tenía viviendo en condiciones infrahumanas en su sótano de Bremen dándole con un látigo sin piedad para que sacara una bomba como el Power Grid y terminó espichando justo cuando acababa de terminar el Fabrikmanager como última bala…

  3. Todavía me huelen las manos a pólvora, el pelo a polvo y la entrepierna a perfume barato, como bien dice Jokin Brokeback, pero no se fijó en que mi negocio fueron las Droguerías, controlndo el centro del pueblo con una cadena de supermercados que ríete tú del Mercadona.

    Carson City: 3 casas, 4 tiendas, dos bancos, 8 minas, 3 ranchos y una prisión en las lejanas montañas. Sin un buen Saloon poco más había que hacer que pegar tiros a mansalva…

    De las partidas que he jugado ha sido en la que más duelos ha habido, con diferencia, y eso es porque el poder de las pistolas marca la ley de la ciudad. Desmedido este poder que nos tiene que hacer cambiar los personajes, ya que para ganar me bastó con tener siempre muchas pistolas y/o una banda bien nutrida de gente sin escrúpulos. Con 3 ó 4 acciones por turno vas sobrado (1 edificio, 1 parcela, pastaca y puntos de victoria).

    El caso es que también llevo una racha que los dados me adoran (vease Doom pegando de 4 siempre con el dado rojo) y tuve suerte en algún duelo igualado, eso junto con un primer turno en que pillé una buena mina y el mejor rancho me dió bastante pasta para el resto.

    Respecto al Filou, pues es un filler divertido, pero estoy con Jokin en que te vas a llevar como mucho dos y en la mayoria de los casos 1 subasta, que además te deja hundido y sin pasta para el resto de los turnos, obligándote a pasar temprano y con pocos beneficios. Como buen filler influye mucho la suerte, pero pasas un buen rato, más aun si Cristian nos deleita con su cara de no me entero de ná 😉

    Es un gusto juntarnos los 5, una pena que en estos Santos días no podamos volver a repetirlo. A ver si hay suerte y nos juntamos Jose, Jokin y io para aplacar el mono.

    ¡¡¡Fotografías de las quedadas imprescindibles!!! Resultados, tableros al final, de nosotros jugando, los niños en brazos alrededor de la mesa… Son momentos que con el tiempo nos gustará ver y recordar.

    Hablando de otros temas y que quizá necesite otro hilo, podíamos abrir este blog de quedadas clandestinas al resto del universo, enlazándolo a la BGG, LABSK y Facebook para que el resto de mortales compruebe nuestro frikismo y alguno que otro se muera de envidia, y no digo nombres no vayamos a abrirlo al público en general 😉

    Deseando volver a jugar

    Fran.

  4. Pingback: Pólvora y cerveza « Simios golfos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s