La construcción de un sueño

Jokin tenía un día del gañán y sabía como utilizarlo. Ni corto ni perezoso, sacó del armario un juego que él mismo le había cascado un cinco unos años atrás, Europa 1945-2030.

Quizás la portada más fea del mundo

El juego era fácil de explicar aunque algo más complicado de jugar. Mi opinión es que como juego basado únicamente en votaciones (y por lo tanto en diplomacia), funciona relativamente bien. A Cristian le pareció que estaba todavía por pulir, y quizás tenga razón, pero el juego creo que al menos consigue que hay que negociar para avanzar. El detalle de que la inluencia política era pública, pero no los puntos de victoria, me gustó mucho. Más o menos sabías contra quien había que ir, pero no tenías ninguna seguridad. Era un poco tedioso de jugar con los marcadores, las cartas y los números, pero no se me hizo largo, sobre todo por las guerras, que le daban algo de variedad al final. Por desgracia, es un tipo de juego que no me gusta. Siempre tengo la sensación de que hay maldad hacia mi persona y que no puedo hacer nada para evitarlo. Además, el juego es incontrolable, simplemente por que no puedes controlar a tus amigos. Es un caos. Es más importante hablar y convencer, que pensar cual es la mejor posición para tus votos. Lo que comúnmente llamamos una fiesta. No voy a decir más, a ver si Fran se anima a rajarlo del todo.

Recordar la partida de Quo Vadis y la frustración absoluta de Fran al ver que no podía hacer nada por culpa de una regla Chari. También le dejo a él que se despache a gusto.

Turno gañán: David, Jose, Cristian, Fran, Jokin

Anuncios

4 pensamientos en “La construcción de un sueño

  1. Política en la Vetusta Europa y en la Roma Imperial, 2 chuscos 2 de la ganadería J, con vitola azul y roja.

    Europa 1945-2030… ¿2030? ¿qué se había fumado Colovini por aquel entonces que sólo veía querubines en bolas? En fin, dejando atrás una portada para el olvido el juego me gustó, aunque me quedé con la misma sensación que David de no tener las simpatías conmigo y por lo tanto no prosperar en las coaliciones, aunque bien pensado, el que nos hundió la estrategia fue Cristian, que se dejó embelesar por los cantos de sirena de Jokin, que lo único que estaba haciendo en realidad era cavar nuestras tumbas un poquito más profundas, Cristian incluído. Es verdad que la colocación de los números de los países es un poco coñazo, pero efectiva y necesaria. Me alegro de haberlo jugado.

    Ahora hablaremos del GRAN chusco de la velada, Anone Vas? (AKA Quo Vadis). Aparte de mi gran metalización sólo comparada con el triste Agrícola con 14 cartas, me pareció un juego malo, malo de verdad. ¿Política? Fula diría io, había compadreo nada más si ambas partes se beneficiaban en el mismo turno, sino no se movía ni er Tati, bueno uno se movió, que cometió el gran error de salir de las posiciones iniciales al no haberse enterado de que en vez de moverte podías mover el Cesar, y si volviese a jugarlo es lo que haría, hacerme fuerte en las posiciones iniciales, que es lo que te da la partida, al poder sacar y meter senadores a cascoporro. Alguno llegará….
    ¿Diversión? Con nosotros no, desde luego. Imposible que haya puñaladas porque somos incapaces siquiera de dar la oportunidad para que las haya. No sé si alguno se lo paso bien, pero las caras no decían eso…
    Conclusión: Mi voto no va para nadie a no ser que en ese mismo turno io pueda mover un senador interesante a cambio, ó a no ser que sea el jugador que va a mi derecha y que quiere sacar un senador de la zona inicial, para que io pueda meterlo. Todo lo demás es dejar pasar el tiempo moviendo al Cesar de pasillo en pasillo…

  2. De regla Chari nada, la explicó Jokin 3 veces!

    Tienes 3 opciones:

    1. Entrar en el edificio (por el lado más próximo a donde se sentaba David 😉 )
    2. Votar para que te dejen avanzar.
    3. Mover a Cesar.

    Yo me lo pasé muy bien y eso que ninguno de los dos juegos era, ni por asomo, brillante. Para pasar un buen rato lo unico que hace falta es buena compañía.

    Lo del turno del gañán no lo termino de ver 😉

  3. En nuestro recuerdo quedará como una regla Chari 😉

    Lo del turno del gañán tampoco lo veo, me fio más de la foto que de mensajes nuestros tergiversados por la posibilidad o no de asistir a la quedada del poseedor del turno gañán ;D

  4. Gracias, Cristian, porque tú tienes memoria 😉
    Tres veces, tres, expliqué la regla. Con niño y sin niño.
    Vamos, no he explicado un juego así de bien en mi vida, que soy un negado para hacer exposiciones ordenadas 😛

    Lo de que no es nuestro juego, lo entiendo. Pero entonces otro día, con más calma, me explicáis por qué os gustó tanto el Kremlin, que es exactamente igual pero con caricaturas de rusos (y unas cartas para dar puñaladas sin poder defenderte).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s