Brass 10/04/10

Es un tema recurrente las convesaciones post-golfas, “tenemos muchos juegos y no repetimos…”. Y es verdad. Tanto, ya no recordaba la última vez que jugué al Brass y ni siquiera recodaba por qué me gustaba el Brass. Gracias a Dios, digo a Wallace, he podido jugar no una, sino dos veces en la útima semana. Ya se por qué Wallace es el más grande. Juegazo.

El domingo contra todo pronóstico el domingo 4 cayó una partida a tres y ayer una partida a dos con Fran que duró unas dos horas si no recuerdo mal. En la primera gané olgadamente construyendo casi todo lo que se podía construir. Ayer Fran me arrasó, y eso que durante buena parte de la partida estaba seguro que le iva a sacar del mapa… Vamos, que no tengo ni puta idea. Y sin embargo, empiezo a ver la luz al final del tunel. Ayer disfruté de lo lindo y empecé a entender un poco más el juego (que me sigue sorprendiendo).

Mitad de la era de los raíles. Fran construye un puerto de nivel 4 conectado a la red de ferrocarriles. Mi comentario… “¿Vaya metalización no Fran?”. Pago mis 27 libras (el hierro y el carbón estaban por las nubes…), construyo una fábrica de nivel 4 en Manchester y vendo en su puerto. “Te he sacado 12 puntazos del ala”. Nada más lejos de la realidad. Fran había ganado 9 puntos con su puerto. Pero eso no es lo más importante. Lo más importante es que Fran había gastado 9 libras y una acción. Es decir, me gasté 18 libras y una acción en ganar 3 puntos de victoria, y hay que tener en cuenta que 18 libras son medio préstamo. Metalizado. Curiosamente en la partida anterior parte de mi éxito fue vender en puertos ajenos… Es un juego un poco raro. ¿Por qué me gusta entonces? En breve, por la mezcla entre estrategia a largo plazo y capacidad de aprovechar las oportunidades que hay que tener.

Turno 1. Desarrollo. ¿Qué me quito? ¿Puertos? ¿Algodoneras? ¿Astilleros? Después de una hora de partida, todavía te estás arrepintiendo de esa primera decisión… Espectacular. Tan solo igualado por el Steam y sus subastas diabólicas.

Breve guía de estrategia.
– El dinero es mucho menos importante que las acciones. Por eso hay que pedir préstamos a cascoporro. ¿Se puede intentar ganar teniendo ingresos muy altos? Ni idea. Lo intentaré la próxima partida. Pero si quieres jugar conservador, que no te falten tus préstamos al final de la era de los canales ni a mitad de la era de los raíles.

– La era de los ráiles y la era de los canales son completamente diferentes. ¿Por qué? Desde mi punto de vista por la regla que impide que construyas dos industrias en la misma ciudad en la primera era. No construyas un puerto en Liverpool en la era de los canales, al menos si no quieres que algún gañán te clave un astillero de la nada usando una carta de Liverpool y usando tu puerto para conseguir el preciado carbón. No construyas un canal a un puerto si no puedes vender directamente tu algodón. Si no llegará un gañán y utilizará tu canal para vender. La era de los raíles sin embargo es diferente. En un turno y con dos acciones, puedes cascar tu puerto y tu astillero en Liverpool. Ala. Puntacos a dolor. Por supuesto, la recomendación de no construir el puerto si no vas a “cagar” un astillero se mantiene vigente (también es aplicable a los famosos enlaces de ferrocarril que unen las otras dos ciudades con astilleros). En resumidas cuentas, esta regla también es la que hace un infierno la gestión de las cartas. Eso lo comento en el siguiente “brass-consejo”.

– Las cartas de ciudades son buenas en la era de los canales y las cartas de industria son una fula. Las cartas de industria son buenas en la era de los raíles y las cartas de ciudades son una fula.

– Cuidado con descartar Wigan. Nunca sabes cuando vas a necesitar carbón.

– Desarrolla, desarrolla y después desarrolla. Ya habrá tiempo para construir… En resumidas cuentas, las construcciones de nivel 1 y casi todas las de nivel dos son una fula, en particular las de algodoneras. No vas a vender tanto algodón como para construir de todos los niveles. Creo que algo parecido se le puede aplicar a los puertos, pero eso hay que preguntarselo a Fran, que es el experto. Quizás el hierro y el carbón sea menos crítico, pero por si las moscas, desarrolla que así es más difícil que te sobre-construyan.

– ¿Para que vale el carbón? Dicen que para construir vías, pero el que quiera carbón que lo compre en el mercado exterior… 😀 Ahora en serio, no lo se. Da pocos puntos de victoria y bastantes ingresos. ¿Pero a quién le importan los ingresos? Al menos una mina de nivel dos sin voltear al final de la era de los canales no es una idea malísima. Te va a permitir construir a partir de una ciudad. También puedes ganar hasta un poco de dinero rellenando el mercado. Pero en general, son como las chicas en e Mus. “Jugador de carbón perdedor de Brass”.

– Las ventas de algodón buenas son las que van de dos en dos. La jugada de Fran comentada al principio más o menos justifica este comentario. Esto enlaza en que está bien que vendan en tus puertos, pero no está tan bien si venden dos (o tres…). Los puertos los sigue cargando el diablo.

– En la era de los canales se hancen unos 40 puntos. En la era de los raíles se hacen unos 140 puntos. Creo que este dato habla por sí solo. No vas a ganar en la era de los canales. Intenta sobre todo quedar en una buena posición para el comienzo de la nueva era, ¿qué es una buena posición? Creo que dinero disponible y puertos o minas con carbón en ciudades importantes. Tampoco está mal ser primero. ¿El track de ingresos? No importa… al menos demasiado.

– Los raíles se construyen de dos en dos. Los canales, si puedes, no los construyas. Que los hagan tus compañeros para que los puedas disfrutar tu… 😀 Esto es más fácil decirlo que hacerlo.

LO BUENO

– Agonía y tensión desde el primer al último turno.
– Muchas estrategias diferentes para ganar. Todas son buenas, pero hay que estar atento a lo que hacen los demás.
– La interacción entre los jugadores. Espectacular.

LO MALO

– El lío de las cartas.
– El canal virtual de Liverpool.
– Que te puedas pedir un préstamo de 10.
– Que no le guste a Jokin.

Bueno, estoy cansado de escribir. Otro día más.

Anuncios

Un pensamiento en “Brass 10/04/10

  1. Pingback: Vuelve un clásico con más fuerza que nunca « Simios golfos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s