Me estás estresandooo…

En la última semana no hemos jugado una, ni dos, si no hasta tres partidas, al flamante regalo de cumpleaños del gañán verde aka Fran. Este juego es el…

De las tres partidas, dos de ellas han sido a tres jugadores y una a cuatro. Entre los simios que hemos jugado con ambos números de jugadores, tenemos unanimidad y lo preferimos a tres. Es mucho más dinámico y tiene bastante menos AP.

Detrás del aspecto desenfadado del juego, y el alma que tiene (entrañable eso de hacer dibujos en la arena, transportar turistas a las diferentes islas, buscar tesoros y pescar en alta mar…), se esconde un juego bastante duro.

Es mucho más duro de lo que parece a simple vista...

Es un juego bastante propenso a las metalizaciones. Éstas pueden ser de lo más variadas, y para muestra, algunas de las que hemos tenido en nuestras partidas:

- Primera partida. Turno 1. Fran construye en su primera acción una cabaña en la isla de inicio, con lo que se queda pelado de pasta. El resto de acciones que tenía para el turno eran navegar, pescar, y vender pescado, que le volvería a dar dinero. Pero para navegar hacía falta un vatu (la moneda del juego), vatu que se había esfumado en la construcción de la cabaña. Así que no pudo hacer nada más durante el turno. Metalización a lo grande.

- Segunda partida.  Hice una macroventa de pescado cuando el precio de venta estaba en su máximo valor, llegando a 10 vatus. En el juego, como los habitantes de la isla son tan buena gente, al llegar a 10 de dinero, se lo gastan todo en invitar a caipirinhas y ron miel a sus amigos. Se quedan con menos dinero que el que se está bañando, sí, pero con 5 puntos más de prestigio. Así me quedé yo, con 5 puntos de victoria y totalmente tieso, en alta mar, sin dinero para echarle gasofa a la barca y moverla por el mundo, sin peces que pescar, ni tesoros que encontrar. Metalizado.

Y luego están las metalizaciones propias del sistema de juego. El mecanismo de resolver las acciones consiste básicamente en que para poder realizar una acción, tienes que tener mayoría de marcadores en dicha acción. Después de realizarla, quitas tus marcadores, quedando en mayoría otro de los jugadores, y así sucesivamente. Esto hace que como planifiques mal o tus amigos sean unos gañanes, haya acciones que pierdas y no puedas realizar en el turno. Me parece genial esta mecánica.

El juego como he dicho antes me parece mucho mejor a tres jugadores que a cuatro. A cinco debe ser insufrible, y con muchísimo AP, así que yo descartaría jugarlo con ese número. Además la cantidad de recursos, islas, peces, tesoros, etc.. que salen en la partida son siempre los mismos. Aunque salen en diferente orden, salen siempre en la misma cantidad. En ese sentido el juego no escala nada bien. Lo que hace añadir más jugadores es que cada vez haya más pelea por los mismos recursos y la escasez de dinero, pasta, peces así como la lucha por transportar turistas sea incluso mayor  (a tres jugadores ya hay mucha pelea).

Como no podía ser de otra forma, el gen G salió de nuevo a relucir y probamos algunos cambios:

- Sobre el orden de turno, el reglamento original propone que el que sea jugador inicial marque el orden del resto de jugadores. Este “Síndrome Agrícola” no me gusta. Te puedes encontrar con que puedes pasar de penúltimo a  segundo, o viceversa, sin haber hecho nada.  Probamos el gen G de utilizar los marcadores de jugador que sobran, para hacer un track con el orden de turno. El que realiza la acción de ser el nuevo jugador inicial, avanza al primero, y el resto baja una posición. El juego funciona bien de ambas formas a tres jugadores por motivos obvios, pero a cuatro creo que funciona mejor con la variante gen G

- Uno de los personajes, el L’acheteur, está bastante descompensado con el resto. Este personaje te permite embarcar un recurso adicional de manera gratuita. Con el L’acheteur, por tres monedas te puedes llevar fácilmente 10 puntos de victoria. Me parece una barbaridad para un juego en el que se hacen poco más de 50 puntos, como pasó en la partida de ayer. Jugamos con la variante G de que el que cogía este personaje podía embarcar un cubo de recurso adicional, pero pagándolo. Así creo que quedó mucho más compensado este personaje respecto al resto.

Como conclusión, decir que me parece uno de los mejores descubrimientos del grupo simio de los últimos tiempos, un juegazo para tres jugadores.

Día del gañán: Jose, Cristian, Jokin, Fran, David.

Amago de Jokinada… día del gañán amarillo…

Varios días después de jugar, haremos una pequeña reseña de lo que pasó el Viernes…

La tarde empezó camino de Almensilla, donde veo que suena el móvil con un aviso de correo electrónico entrante…son dos correos. El primero de Jokin, diciendo que no viene… qué gañán!!! Pero bueno, un punto a su favor, ya no avisa tres horas después de la hora que hemos quedado, como hacía antes :P. El otro correo, de Cristian, diciendo que es mi día del gañán… ayyy omaaa y no he pensado ningún juego, ni llevo nada de casa, sólo a la hermana del tío del pecho depilado, por si surgía un Yomi :S.

Al llegar a casa de Fran, ya estaba Cristian. En un principio casi decidimos que no corriera día del gañán, pero me acordé de mi preciado Goa, y las ganas que tenía de volver a jugarlo, así que día del gañán palante.

En la partida, Cristian y yo fuimos apalizados por Fran. Fue una partida un tanto extraña, bajamos bastante menos en los tracks que en otras partidas a las que hemos jugado.

Después nos pusimos con un juego que tenía bastantes ganas de probar, el Tyros de nuestro amigo Wallace.

Es un juego sencillo de reglas y de entender. Es un juego familiar, casi filler para nosotros, que me atrevería a sacar con no jugones. Me gustó bastante, y me gustaría volver a jugarlo pronto.

Nada más terminar la partida, llegó David. Se pegó un baño y nos contó que se habían presentado muy pocos alumnos a su examen. Fue incapaz de hacerlo sin que se le escapara esa media sonrisa que sueltan todos los profesores [inserte adjetivo aquí] como él :P.  Tras esa media sonrisa, le dimos una nueva oportunidad al último descubrimiento de Cristian (más de un año después de haberlo comprado :D), el Walhalla.

El juego pasó la prueba de fuego de la segunda partida. Funciona bastante bien a 4 jugadores. Otro filler con galletas, barcos que llegan, vikingos que se emperchan, cartas que dan magia, mayorías… y se juega bastante rápido.

Como fin de fiesta, jugamos un San Petersburgo con expansión, con una gran polémica final sobre si el observatorio desequilibra o no, el juego. Por un lado, David y yo pensamos que sí lo desequilibra mucho, le da mucha ventaja esa carta (que sólo cuesta 6 monedas) al que la lleva. Por otro lado, Cristian y Fran pensaban que no. A destacar, que yo pienso que si lo desequilibra, aunque tenía un observatorio, y quedé último. Eso sí, jugué fatal :D. Fran tenía el otro, y nos sacó una barbaridad de puntos al resto.

Queda lo mejor de la sesión (además de la compañía)  por comentar, pero no contaré nada hasta que Jokin venga a jugar, a ver si así se anima el gañán :P.

Día del gañán: Jokin, David, Cristian, Fran, Jose.

Viernes 20 de Mayo…

Este pasado Viernes nos juntamos todos los simios menos Jokin, que fue sustituido por Lolo, un amigo de David. Al no contar día del gañán, nos juntamos como antaño con bolsas de juegos, que llevamos tanto Fran como yo. Mientras venía Cristian, jugamos al único filler del que disponíamos en ese momento, (David, a ver si te haces de algún filler. Al Puerto Rico no se puede jugar en media hora :P), el Razzia


Cada vez me gusta más este  juego. Ocupa muy poco sitio, se juega rápido, pueden jugar tanto jugones como no jugones… y me encantan las subastas judiciales :D

Después de repartirnos el botín (algunos más que otros :P), pasamos al segundo plato del día. Al final nos decantamos por el Navegador.


Gran juego y gran partida. De los últimos juegos que he tenido la oportunidad de probar, creo que éste es de lo mejorcito.La partida estuvo bastante reñida, con mucha pelea sobre todo a la hora de colonizar nuevos territorios. La partida me dejó un sabor agridulce, cometí algunos errores de bulto, en los que caí después, lo que me hizo quedar en una meritoria última posición :P. Así que estoy deseando volver a jugarlo pronto.

Día del gañán: Jokin, Jose, Cristian, Fran, David

Viernes a dos…

Por compromisos simios variados, este Viernes sólo pudimos quedar para jugar Cristian y yo.

En un principio, planeó la posibilidad de jugar a un pepino para dos, pero finalmente nos decantamos por estrenar algunos de los regalos por nuestros respectivos cumpleaños. La tarde empezó con una espectacular tarta, gentileza de mamá Cristian. Nada más terminar, nos pusimos con el primer juego de la tarde, el Die Burgen von Burgund, de Stefan Feld.

Die Burgen vun Burgund

Al preparármelo en casa y leerme bien las reglas, tenía mis serias dudas de si sería un chusco o finalmente estaría bien el juego. Con la partida quedaron resultas mis dudas. Me gustó bastante el juego. A Cristian también le gustó. Funcionó muy bien a dos jugadores. A tres creo que también lo hará, y a cuatro, habrá que probarlo. En este juego, antes de cada ronda (son 5 turnos, de 5 rondas cada uno), hay que tirar los dados, y hacer una acción por cada tirada. Visto así, puede parecer dependiente del azar, pero en ningún momento me dió esa sensación. Salga lo que te salga en los dados, siempre tienes cosas que hacer. Es un pelín distinto a otros juegos de Feld en el sentido de que aquí no vas agobiado por calamidades tipo ratas o chinos que duran menos que lo que tardan en llorar Mourinho y Cristiano Ronaldo después de jugar contra el Barcelona…

Acaban de echar a la geisha del palacio...

La partida acabó muy ajustada, con pocos puntos de diferencia entre los dos. Y ambos jugamos con dos estrategias totalmente diferentes, así que otro punto a favor para el juego. Tengo ganas de probarlo con más simios.

Después nos pusimos con el Ra The Dice Game, que habían regalado a Cristian el día anterior. Es un muy buen filler. Básicamente, tiene las mismas formas de puntuar del Ra/Razzia, pero no hay subastas. Lo que hay son tiradas de dados, hasta tres por turno, buscando combinaciones de dados, pudiendo quedarte con los dados que más te interesen. Lo jugamos bastante rápido, y sólo sacamos 4 puntos de diferencia entre Cristian y yo. Con más jugadores estoy seguro que ganará, y eso que a dos fue bastante bien.

Ra The Dice Game

Para acabar una buena tarde de juegos, nos pusimos con el que creo que va camino de convertirse en un clásico para las simioquedadas de dos, o para antes de las simioquedadas con más jugadores, el Yomi. El combate fue entre el metalizasimios aka Grave y el aspirante Rook:

Rook

VS

Grave

El combate estuvo bastante igualado. Tanto que el Guerrero del viento venció por sólo 7 puntos de vida de diferencia. Los suficientes para metalizar y guardar otra cabeza simia como trofeo  :D. Y es que la pretemporada de Grave en Tailandia hizo su efecto…

Oso amoroso… y …A lo cubano, botella de ron, tabaco habano…

El Viernes volvió a haber golfa. Fuí una quedada un poco especial, en la que nadie gastó día del gañán.

El primero que apareció en Almendrilla fuí yo, con mi mazo de Grave debajo del brazo. Mientras llegaba el resto, echamos a pelear el panda de Fran con mi guerrero del pecho depilado. El pobre panda, más bien parecia un oso amoroso, el animalito hizo menos daño que el pescado blanco :D. Apenas tuvo nada que hacer contra mi guerrero del viento.

Grave, momentos antes de dar 45 puntos de amor...

Me imagino que habrá nuevas entregas de este tipo de combates, Lum creo que se quedó con ganas de revancha. Cada vez me gusta más el Yomi, creo que es un filler (David, digas lo que digas, es un filler :D) perfecto para jugarlo mientras llega el resto de gañanes. Deberíamos ir haciendo una clasificación simio-Yomi, para ver cuántas veces muerden el polvo vuestros aprendices de guerreros :P

Cuando llegó el resto, pasamos al plato fuerte de la tarde. Le tocaba el día de gañán de Fran, pero vino un amigo de Jokin, así que decidió sabiamente no sacar el Indonesia que tenía pensado con los simios. Al final decidimos entre todos el juego. El juego elegido fue el Cuba junto con la expansión El Presidente.


Yo lo había jugado sin la expansión, hacía mucho tiempo, en una Bibliokedada, y recuerdo que me gustó mucho. En la partida me metalicé a lo grande,y Fran nos dió un buen repaso a todos. Es un juego que me gustaría volver a repetir pronto. Es un eurogame puro y duro, en el cual hay que producir mercancías, construir edificios que te dan magia, manufacturar las mercancías, embarcarlas por puntos de victoria, cambiarlas por pasta, utilizarlas en los edificios propios para producir puntos de victoria…

Tiene unas cuantas mecánicas bastante chulas. Me gusta mucho eso de construir encima de zonas de tu parcela que te producían algún tipo de recurso, con lo cual dejas de producir para el resto de partida ese recurso concreto. Eso hace que haya que pensarse mucho donde quieres edificar, porque luego puedes echar mucho de menos el recurso sobre el que está el edificio. De un turno a otro, o en el mismo turno, ya te has arrepentido de donde has construido el edificio. También me gusta mucho la interacción que hay en la votación, en la que salen cuatro leyes que serán sometidas a votación, siendo el ganador el que decida dos de esas leyes, que entrarán nuevas. Eso hace que siempre tengas que guardarte recursos y pasta de sobra, por si el gañán de turno aka FidelJokin, baja alguna ley que te pueda putear.

Lo que menos me gustó fueron los edificios. No los edificios en sí, si no el hecho de que sólo haya un edificio que intercambie puros por puntos de victoria, y otro que intercambie ron por puntos de victoria. Al haber un solo edificio de cada tipo de éstos (que creo que son los más potentes), el que lo construya primero obliga al otro que iba a por lo mismo, a cambiar completamente la estrategia. A mí me pasó con Fran, que al ir él antes que yo en el orden de turno, construyó ese edificio antes y me metalizó para el resto de partida, obligándome a embarcar por PVs. Esta estrategia es dura, porque los barcos salen al azar, y pueden llevarse varios turnos sin salir barcos que soliciten esa mercancía. Además, al ir a la estrategia de embarcar, siempre tendrás que utilizar la carta del Mayor, con lo que perderás 5 votos cada turno, y rara vez podrás elegir qué leyes bajar, y como no estés preparado pueden metalizarte bastante. Aunque creo que pensando un poco después de la partida, creo que se puede hacer algo cuando te obligan a ir a puntos por embarque. Si no pasa mucho tiempo hasta la próxima partida y me sigo acordando, la probaré a ver si funciona :D.

Lo mejor de todo es que gustó a todo el mundo, incluyendo a Emilio, de hecho creo que fue al que más le gustó de los 5. A Cristian también le gustó mucho, a ver lo que tarde en hacerse con una copia :D. En resumen, gran tarde de juegos, y gran compañía, aunque echamos de menos al simio albino.

Al no gastarse día del gañán, la cosa sigue como estaba:

Turno del gañán: Fran, Jokin, David, Jose, Cristian.