Del desierto de Mojave al desierto de Gobi

Como ya comentó David en su post sobre el Bullfrog Goldfield, había que repetirlo sin fallos para ver cómo se comportaba el juego. Otro aspecto que también queríamos probar era menos de 5 jugadores y como Jokin y José no podían venir por diferentes motivos, lo probamos a tres. David había preparado una hoja Excel para ayudarnos en la fase de ingresos pero casi no dio tiempo a sacarle partido.

El juego me estaba gustando un montón, tenía a la Bullfrog Goldfield Railroad Company (la negra) a punto de liberarla de todo préstamo y empezar a ganarle pastaca gorda cuando Fran que se vió totalmente descolgado conectó su compañía ferroviaria verde con la mina morada haciéndola superar el valor 100 en el track de ingresos y provocando el final de partida aún a sabiendas de que iba último.

La compañía causante del fin de partida.

Jamás había visto, en los más de tres años que llevo jugando con Fran, una jugada como esa en un jugador excelente como es él y que siempre juega a ganar (y casi siempre lo consigue). Me dio la impresión que quería acabar la partida para empezar con otra cosa. Fue antinatural e hizo que me hundiera perdiendo la compañía negra todo su valor al no poder devolver el préstamo por un puñado de billetes de 1.000$. Como he dicho, no estoy acostumbrado a que Fran haga ese tipo de cosas. Me recordó al día que me hizo jugar al Excalibur en el que yo también hice una cagada que le hizo pensar mal de mí. Pero recogiendo el juego se justificó que no le quedaba nada que hacer y era verdad. Era alargar su agonía y la partida estaba en manos de David.

Bullfrog Goldfield es un juego que no permite errores, tienes que controlar al menos una compañía ferroviaria de manera muy eficiente y dirigirla hacia tus minas intentando que lo que los demás hagan te reporte un cierto beneficio.  

Primera conclusión, a 3 el juego se controla mejor (pero no quiero decir que sea mejor a este número) y hay oportunidad para el gañaneo porque puedes incluso comprarte una compañía ferroviaria sólo para que no venga a molestarte donde tú estás forrando a otra. De esta forma, fuerzas a otro jugador a comprarse las dos acciones restantes de esa compañía para liberarla. Cuantas más acciones poseas mejor y diversificadas. Si ves que te pueden arrebatar una compañía que quieres mantener en propiedad, más vale que ahorres y la blindes comprando una segunda acción de ella.

Segunda conclusión, el personaje 2 dueño de fundición (que te da 10.000$ al comienzo del turno) es el más poderoso en los primeros turnos, Fran y yo no caímos en un principio por lo que David se lo pilló dos veces seguidas dándole mucha vidilla para poder comprar más acciones que nosotros. Ahí empezó su carrera triunfal.

El fin precipitado me dejó sensación de coitus interruptus por lo que quiero seguir explorando las posibilidades del juego, lo que no sé es cuándo habrá otra oportunidad, supongo que dentro de unos meses. Ahora mismo no sé si el juego es mejor a 3 o a 5, ni siquiera sé si el juego se bueno o no porque parece que es demasiado determinante pillarse el personaje 2 en el primer turno. Lo que está claro es que cambia mucho la prioridad y orden de las acciones que debes hacer, sobre todo en los primeros turnos. No sé si aplicaré gen G quitando las cartas de personaje, haciendo que el orden de turno se subaste con dinero o rebajando la cantidad de dinero que te reporta el personaje dueño de fundición. Lo intentaré probar una vez más antes de pensar en el Gen G.

Como la partida a Bullfrog Goldfield había sido mucho más corta de lo esperado, quedó tiempo para un filler. Así que nos pusimos con un magnífico En el Año del Dragón. Hacía mucho tiempo que no lo jugaba, este juego es una maravilla. Fue una partida/carrera por la influencia en la que perdí un par de turnos afianzando el liderazgo en el track de influencia a base de hacer la acción de Cascos (y no me refiero al exministro del PP). Esto minó el número de chinos en mis palacios y me hacía ganar pocos puntos en todos los turnos quedándome descolgado en el track de PVs. Así que acabé el año rezando y empollando para los finales de diciembre dentro del palacio mientras los demás competían por hacer el mejor espectáculo de fuegos artificiales de fin de año. El empujón final en los dos últimos turnos me dió para adelantar a David por un punto pero quedar a 9 de Fran que nos vapuleó. Mención especial a que la carrera por la influencia dejó una pila de muertos por el camino y que hizo que el vencedor sólo obtuviera 93 puntos. Poquísimo para lo que acostumbramos.

Si, soy un friki. Me llevé una ficha de palacio a mi luna de miel en China. Total, como sobra toda una plancha...

Espectacular día del gañán con un juego por descubrir y otro totalmente consagrado en el top10 de (casi) todos los simios.

Ahora toca recoger las velas y dejar paso a los demás pués tras esta racha de dos días consecutivos de “se juega a lo que yo diga” queda mes y pico para mi próximo día del gañán y todo un año para mi Pollo Gañán. Pero ha estado muy bien.

 Turno del gañán: José, Jokin, Fran, David, Cristian.

About these ads

5 pensamientos en “Del desierto de Mojave al desierto de Gobi

  1. Aunque no suelo postear, sigo vuestras reseñas de sesión y me gustan mucho.
    Juegazo el Año del Dragón. El Bullfrog, tras leer sobre vuestras dos partidas, no me llama nada

  2. Bueno, pues tras dos partidas al Bullfrog, el veredicto es que el juego tiene buenas ideas, pero no pasa el corte.

    Cosas que me gustan:

    - Que haya dos tipos de compañías diferentes. Creo que esta idea se le puede sacar más punta. Le da un aire freso a los juegos de inversión. Lo malo, es que en este juego el director de una mina tiene poco que decidir.

    - Que las compañías de minas se hundan al acabarse el mineral. Le da un punto de incertidumbre curioso al juego.

    - Reglas sencillas. Aunque nos hayamos equivocado varias veces, en realidad las reglas son muy sencillas.

    - Es un buen híbrido entre un juego de inversiones tipo 18xx y un eurogame. El orden de turno y las acciones que realizas cada turno son vitales y da para mucho gañaneo.

    - Hay préstamos, trenes y personajes especiales ;)

    Cosas que no me gustan:

    - Que el valor de la compañía y su beneficio por turno sean el mismo valor. En cuanto una compañía produce un beneficion interesante, no hay quien compre una acción.

    - Demasiadas pocas acciones. No digo que hay que poner 10 acciones por compañía, pero la verdad es que tres es demasiado poco. Además, hace que el juego no funcione bien a 3 jugadores. La posibilidad de que cada jugador compre una acción es demasiado alta. En ese caso, la compañía se deja morir hasta que le venga bien al director. Algo un poco irregular.

    - Que los dividendos se paguen de la caja y no de los beneficios. Parece una tontería, pero complica la fase de compañías innecesariamente.

    - Que las minas sólo puedan usar su dinero para construir edificios en su zona. No tienen casi nada que decidir.

    - Los personages están poco compensados. El número dos es importantísimo al principio.

    - Es muy frágil, es decir, cuando un jugador empieza a despuntar por culpa de un par de errores tontos de sus compañeros, es difícil pararlo. Además, creo que es fácil equivocarse y mandar al traste tus opciones. Vamos, que es frágil. Si alguno no sabe de que va el juego, lo revienta. En general, esto pasa conm muchos juegos, pero me parece particularmente evidente en este.

    Bueno, dicho esto. No me importaría volver a jugarlo (a ser posible a cuatro).

    Por cierto, no has dicho nada de la página excel que preparé para repartir los dividendos… ;)

    El Año del Dragón es un juegazo. Vaya partida estoy jugando por internet con personajes de labsksevila de renombre… voy metalizadísimo.

    • Como que no he dicho nada de tu hoja excel ?!?! Lee la reseña otra vez. No me hundas el Bullfrog Goldfield que el autor es colega mio :P. En algunas cosas coincido contigo, en otras no. Es cierto que es un juego que como un novato juegue contra experimentados puede liarla parda y hacer que el desarrollo de la partida sea muy dispar entre una y otra partida.

      Yo quiero jugarlo más, en general me parece un buen juego. Al menos es por fin algo muy distinto a los típicos eurogames-refrito a lo que nos están acostumbrando… Este año parece el más flojo de Essen en mucho tiempo, ¿no? Al menos a mi no me motiva casi ninguno.

    • David, eres una llorona. En la partida internetera del momento, de metalizadísimo nada, que estamos los cuatro en un pelo, y cada uno con una estrategia diferente. Tremebunda partida. El juego es una obra maestra. Lástima que a mi señora no le guste demasiado (tras dos partidas en las que se ha quedado al final con cero ¡sí, cero! chinos). Lo de que a Jokin no le guste no tiene nombre.

  3. Pues más o menos de acuerdo con David, incluso con lo de repetirlo.

    Y respondiendo a Cristian, tienes razón en que mi form de jugar es buscar la victoria, vamos, es la de todos, pero cuando estás hundido irremisiblemente y el juego te da la opción de acabar la partida ¿para qué seguir sufriendo hora y media más?

    La mina morada, aka “la gran culpable de todo esto”, iba a morir tarde o temprano, pero no sabiamos si tarde o temprano, y mientras durase en activo ingresábais un dinero que os permitía comprar acciones de más compañías, tanto ingresábais, que podíais comprar hasta de las que iban ya bien. Yo en cambio iba a ritmo de empanada caminito a ninguna parte. Lo que pensé en aquel momento es: si tengo alguna oportunidad en la partida es ahora mismo. Y efectivamente, era el momento, ya que David me dobló en puntución, pero es que de la otra manera me hubiera quintuplicado mínimo.

    No os lo toméis como si me hubiera levantado de la mesa y os hubiera dejado tirados, que no es lo mismo. Fue donde me llevó la lógica (quizá equivocadamente), pero es que el juego me lo permitía.

    Im Jahr des Drachen es divertidísimo. Cierto que hicimos muy pocos puntos, pero es que no hubo un claro dominador. Se cogieron muchos cascos pra avanzar en la iniciativa, se cogieron muchos fuegos artificiales, estuvimos pelados de pasta toda l partida. Como dato a reseñar: Nos quedamos sin tokens de fuegos artificiales, de todos los que nos llevamos entre David y yo. No han visto semejante despliegue pirotécnico en China desde la época de Mao Tse Tung.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s